“Hay que cambiar el juego, no simplemente ir a ganarlo”
Entrevistas / Miguel Grimaldo

“Hay que cambiar el juego, no simplemente ir a ganarlo”

Luis J. Menéndez — 26-12-2019
Fotógrafo — Archivo

Hace poco menos de una década que los componentes de Urano Players, el colectivo que ayudó a cambiarle la cara al rap español, tomaron caminos separados. Desde entonces Miguel Grimaldo ha sido el más activo de los seis a la hora de expandir su influencia. Trip Ass (Autoeditado, 19), su tercer disco y señalado por esta misma publicación como el mejor disco de rap nacional del 2019, es además el más poderoso golpe en la mesa de este rebelde con causa.


Comentabas recientemente que Trip Ass surge de la necesidad de hacer un disco que representase tu forma de afrontar el directo…
Realmente el primer tema que escribí del disco es el último, Pecera, que tiene una línea bastante más cercana a Entropía (Gamberros Pro, 2017), más ambient, sin baterías… El proceso me ha llevado dos años, prácticamente desde que llegué a Madrid. Normalmente soy más rápido que eso, pero en ese tiempo he estado a muchas cosas. El caso es que más o menos al mismo tiempo que empecé a trabajar en el disco me di cuenta de que los directos basados en Entropía no funcionaban… Como me desgañito mucho y bajo al público a gritar a la gente a la cara al final me defiendo, pero la peña no se quedaba con los temas. O esa sensación tenía yo desde arriba, al menos… Así que empecé intentando hacer un par de temas de grime, pero al final terminaba por darme cuenta de que yo estoy cómodo en los 85 BPMs…

De hecho y a propósito de lo que dices de tu gusto por el grime, eres muy activo organizando fiestas de corte electrónico dentro del colectivo Mosul Mosul, fiestas que conectan con este sonido más duro y a la vez bailable, con el sonido “trip” de este disco…
En realidad yo llevo montando fiestas y pinchando toda la puta vida. He organizado muchas raves en Valladolid, y conciertos de rap también: el primero que se llevó allí a la gente de Gamberros Pro, a Costa, Romo y Chirie, fui yo. ¿Qué pasa? Que llegas a Madrid y el abanico de lo que puedes hacer es mucho mayor, aunque curiosamente en Madrid también es más difícil arrastrar a la gente y terminas palmando más pasta. Pero a lo que íbamos, que aunque no me considero un gran DJ a mí siempre me ha molado pinchar. Es algo que siempre he hecho, así que no creo que en ese sentido haya supuesto un cambio evidente que se refleje en el disco.

Pero supongo que tu desembarco en Madrid, la urgencia y la intensidad con la que se vive en esta ciudad, también habrá condicionado en cierto modo estas canciones, más duras y oscuras.
Venir de una ciudad como Valladolid a Madrid es un cambio fuerte. Pero te digo una cosa también: mi ambiente en Valladolid, toda la gente de las okupas y cercana al mundo rave, es ahora mismo lo más turbio que te puedas imaginar. Y es algo que me jode un montón a todos los niveles: laboralmente, drogas, abandono social… De hecho nosotros (en la conversación está presente su pareja) lo pensamos a veces, que menos mal que nos marchamos de allí, porque si no ahora mismo no sé muy bien cómo íbamos a estar…
Todo el mundo piensa que Valladolid es otra cosa, que es una ciudad de fascistas. Y es verdad que hay mucho fascista, pero gracias a eso hubo una respuesta antifa increíble, como he visto en muy pocos sitios. En Valladolid ha habido momentos en que los nazis tenían miedo de bajar a la calle, porque cada vez que lo hacían se les reventaba a hostias, se hacía manifestaciones delante de los portales donde vivían, se les señalaba. Piensa que al margen de la parte funcionarial, Valladolid también es una ciudad que vive de las fábricas, de la Michelin, y el fin de semana la gente necesita desahogar del curro gris de mierda que tiene. Piensa que en los años de la Ruta del Bakalao de Madrid salía una ruta que iba a La Real en Oviedo, y el punto intermedio de parada era la Komplot en Valladolid. Es una ciudad de contrastes con un ambiente muy turbio y muy pijo también; mucho skineto pero mucho movimiento sharp también. Es dura.

No sé si has terminado de responder a lo que te preguntaba sobre el cambio de ciudad y la influencia que ha tenido en Trip Ass
(Risas) Sí, me disperso un poco. Mira, Madrid es estresante. Coger el metro es agobiante. El otro día además había un control con perros en la estación de Avenida de América y me pusieron una multa, la segunda que me ponen, por llevar un par de porros. Desde que aprobaron la Ley Mordaza, la segunda multa cuando se produce en el plazo de dos años va de 10.400€ a 20.800€, que según he leído es algo que sólo se está aplicando en Yecla… (risa nerviosa). Y la verdad es que estoy un poco acojanao, porque todo el mundo me dice que no me va a llegar, pero yo hasta que no pasen unos meses no sé si me van a llegar 600€ -300€ con pronto pago- o 10.000€ y 5.000€ con pronto pago. Si me llegan 10.000€ me voy a aprovechar de ser artista para montar un Cristo que flipas. Voy a hacer hasta un concierto para pagar la multa. Porque no me jodas… dos porros de consumo propio que llevaba entre el dedo índice y el dedo gordo en el pie, metidos en el calcetín…

Llama la atención que tú, que colaboras con un montón de artistas, no cuentes con ningún featuring en el disco…
Es que esa es la movida. En mi primer disco, El gato de Schrödinger (Autoeditado, 12), sí que metí colaboraciones: tres temas de Urano Players, y un tema con Elsso, que es la gente con la que siempre más me ha apetecido colaborar: Elsso Rodríguez para mí es el mejor rapero de España. Pero luego colaboro con mazo de peña todo el rato, así que entiendo que mi disco tiene que ser… mío. No sé si me explico. Tampoco son tan largos mis discos, los hago de 38, 40 minutos. Y es que me gusta mucho más plantear una colaboración de tres temas, por ejemplo, que una cosa puntual para meter en el álbum. Además que yo les doy muchas vueltas a los temas, cambio cosas… y a mí me raya cuando me piden una colaboración y luego lo que sale no es lo que estaba previsto inicialmente, así que no quiero hacérselo a la gente.

“Valladolid es una ciudad de contrastes con un ambiente muy turbio y muy pijo también. Es dura”

¿Y qué es lo que te ha llevado a la autoedición?
La verdad es que para la distribución digital tengo la ayuda de un amigo que está en Valladolid, Adri de Nous Live, porque a mí eso ya me viene grande, pero el disco lo quería gestionar yo. Entropía lo saqué con Gamberros Pro y… tío ningún problema con Gamberros Pro, de hecho me caen de puta madre pero… Es que el panorama musical ha cambiado un montón, antes parecía de puta madre sacarlo con un sello porque si no no existías. Pero sorprendentemente noto que Trip Ass está llegando a más gente desde hace unos días que salió publicado, en parte porque debe ser la primera vez en mi vida que estoy haciendo las cosas como se deben hacer: hablando con la prensa, anunciándolo….

¿Estas en posición de hacer balance de si la experiencia de la autoedición es positiva o negativa?
Va a salir bien porque la tirada es corta, de 200 copias, y eso se vende bien. Pero más allá de eso lo que me gustaría es que pasaran cosas, que se diesen conciertos, que saliesen movidas… Pero bueno, que cuando hablamos de estas cosas lo que se me viene a la cabeza es un tema de una banda de Salamanca, Hope For Youth. El tema se llama HTM (Hazlo Tú Mismo) y resume en esencia todo lo que pienso de este tema.

En diferentes momentos del disco, y muy especialmente en el single de avance Chookity Pok, te refieres abiertamente a la precariedad laboral del músico. Me interesa que me hables de ello y de cuál es tu situación personal en ese sentido. De las cosas a las que estás renunciando por ser fiel a tu discurso artístico.
Principalmente los músicos lo que tenemos es desconocimiento, es de lo que yo me he dado cuenta. Nos falta la información que nadie nos ha contado y tenemos una pájara metida en la cabeza de que esto lo haces por el amor al arte. Obviamente lo haces porque te gusta, pero al final esto es un trabajo. Yo no sé los números de cuánta gente me escucha, pero es la suficiente como para pensar que con la mierda de rentabilidad que le he sacado a mi música he tenido un problema. Y eso es mi caso, pero si te vas al de Erik (Urano), él directamente ha decidido dedicarse a otras cosas. O Elsso Rodríguez, que me parece increíble que no haya podido vivir de la música que hace. No te estoy hablando de llegar a ser C. Tangana, tan solo de vivir de la música.
Ahora parece que la movida ha cambiado un poco para los chavales que vienen y que lo tienen más fácil, pero como no se informen se van a llevar un tortazo de realidad. Afíliate a un sindicato… o no lo hagas, pero infórmate y lucha por tus derechos. Hay que cambiar el juego, no simplemente ir a ganarlo. El juego no funciona, así que hay que romperlo, mandarlo a tomar por el culo y crear uno nuevo. Y muchos chavales creen que porque un día estén ganando mientras todos los demás perdemos las cosas ya van bien. Y mañana gano yo y perdéis vosotros… No funciona así la movida, tío. Falta empatía.

El disco precisamente habla mucho de empatía ¿no? De confrontación y de empatía…
Me parece que lo que falta en el mundo es empatía en general. Al respecto del tema del que estamos hablando, empatía y conciencia de que somos trabajadores. En Francia cuando das más de cuarenta conciertos al año el Estado te paga una subvención. Porque la Cultura tiene que estar subvencionada, no se puede estar buscando la rentabilidad a la Cultura constantemente. O mira el ejemplo del cine en España mismamente, que a ellos les va infinitamente mejor que a los músicos porque ellos sí que están sindicados y reivindican lo suyo. No puede ser que a estas alturas cuando te tiene que pagar un Ayuntamiento te pidan la factura. ¡Pero si yo no soy autónomo! Y entonces te invitan a hacerlo ilegalmente a través de una cooperativa. ¡Un Ayuntamiento! Y tragamos… yo mismamente he tragado haciendo ese tipo de cosas. Lo que tienes que hacer para que no te vuelva a pasar es asociarte con más gente y pedir inspecciones de trabajo.

Relacionado con esto, quería preguntarte por tu vinculación con el sindicato de músicos.
Me gustaría que pusieras que nos reunimos en la Glorieta de Embajadores, en la sede de CNT, un martes cada dos semanas, y que estamos abiertos a que venga quien quiera.

Venimos de una etapa en la que se ha debatido mucho sobre la necesidad de posicionamiento de la música popular. Tengo la sensación de que vivimos un repliegue en ese sentido. ¿Cuál es tu punto de vista sobre cuál debe ser el compromiso de un músico pop hoy?
Creo que hay que posicionarse, eso es lo primero. Ya no como artista sino como figura pública. Y tienes que hacerlo a la hora de la verdad. Me parece de puta madre que Rosalía haya dicho eso de “fuck Vox”, pero lo tenía que haber puesto unos días antes, antes de que los que la siguen fueran a votar. Porque, aunque no lo creamos, en este mundo de influencers las figuras públicas tienen un peso. Y tristemente yo creo que el miedo que tienen la mayor parte de artistas es hacer evidente que su posición no es la que muchos querríamos oír. Hablando claro: la mayoría de artistas no se posicionan por no decir que son unos putos neoliberales de mierda. Porque además esa es la evolución de la sociedad, cada vez hay más raperos fachas, que yo flipo con eso. Y yo lo claro: ser ambiguo y apolítico lo que significa es que ni eres ambiguo ni eres apolítico.

Cuando dices “Escribo apología, no propaganda”, ¿tienes la sensación de que en esta oleada de música “política” ha habido mucha propaganda?
La única propaganda que mola es la propaganda por la acción, no la propaganda por la palabra. Pero sí, ha habido mucha propaganda en la música de los últimos tiempos. Mucho grupo de rap con discurso panfletario. Yo tengo un discurso político pero intento huir de eso, intento ser visceral. De hecho, mira, yo no solía votar, pero en las últimas elecciones he ido y lo he hecho. Y me jode votar, me jode, pero hay situaciones en que hay que hacerlo. Y si te abstienes esa abstención tiene que ser activa, concienciada, porque apuestas por otras alternativas. Pero eso de “no voy a votar porque ninguno me representa”… eso es una puta mierda tío, porque nadie te va a representar nunca. Nadie te representa al cien por cien, pero alguien habrá que se acerque más a tu forma de pensar…

 ¿Hay algún verso que hayas escrito en el pasado del que te hayas arrepentido?
Sí. Antes utilizaba mucho la palabra “puta”, nunca como algo despectivo hacia una mujer, porque para mí una puta es cualquier trabajador asalariado. Yo me he incluido siempre en ese concepto cuando decía “Soy otra puta más que hace lo que quieres”. El problema es que lo tenía que explicar siempre, así que empecé a pensar: “Si lo tengo que explicar igual es que como comunicador estoy fallando en algo”. Así que decidí dejar de hacerlo, y ahora cuando no me queda más remedio lo sustituyo x “puto”. Y con todo y con ello esa es también una palabra que estoy intentando eliminar.

En una entrevista con Mondo de hace dos años hablabas de los seguidores que se quedaron en lo formal y lo accesorio, que no llegaron a entender lo importante del mensaje que transmitíais: “Después de Urano Players hubo peña que empezó a hablar de planetas y estrellas aleatoriamente”, decías… Hoy por hoy ¿consideras que tienes algún compañero de viaje en lo que estás haciendo?
Pienso en Yann, Vasudevah, pero realmente hace una movida diferente. Camino con él porque hacemos cosas juntos constantemente y paso con él mucho tiempo, pero… Te diría el puto Curro (risas), el S Curro, pero ahora el hijoputa dice que no quiere volver a rapear y que se quiere dedicar sólo a lo del Califato ¾, y yo qué sé… Pero creo que el Curro es la persona que más se parece a mí en el rap. Te diría también que Elsso Rodríguez, pero el cabrón ha dejado de hacer de todo y no hay manera… Tengo que llamarle y volver a tirársela. Estoy intentando pensar en algún chaval, porque estos que te digo son de la generación anterior… El Enjoy Canoa me mola bastante y he hecho un tema con él. Y el Markes, el Israel B, también, aunque va más en otra línea; pero los temas más duros sí que yo les veo cierto paralelismo.

“Me fliparía que un día pudiera salir un tema de Urano Players. Pero sé que es complicado”

 ¿Urano Players están totalmente finiquitados? ¿Hay dinero en el mundo para conseguir una reunión de Urano Players?
A ver, tenemos todos buena relación. Con Erik hablo a menudo, con Edu, con el More,… Al Porre es al que menos veo, pero cuando coincidimos le pego unos abrazos de la hostia. Al Zar le he traído a pinchar con Mosul Mosul hace poco… Lo que ocurre es que estamos en camino muy diferentes unos de otros ahora mismo. More el cabrón por ejemplo no hay manera de conseguir que vuelva a hacer música. Erik hace su movida; Edu está muy metido con temas de producción y además ha sido papá… Pero la reunión imposible yo no creo que no sería… complicado igual sí (risas).
Urano Players funcionó porque en ese momento estábamos todo el puto día juntos haciendo música, escuchando música, salíamos de fiesta juntos… Ahora mismo creo que volver a hacer cosas sería forzar demasiado, ese tipo de reuniones de grupos después de tantos años suelen salir mal. Lo que no quiere decir que puntualmente no hagamos cosas entre nosotros o hasta que un día pudiese salir un tema de Urano Players… A mí me fliparía eso, pero sé que es complicado porque ahora mismo cada uno vive en una ciudad y como mucho nos vemos una vez al año. Hace mucho tiempo que no estamos los seis juntos.

En una entrevista reciente decías: “Tengo una vida de mierda que me impide participar en todo lo que quiero”. De poder hacerlo ¿qué cosas cambiarías en tu vida?
Si pudiese dedicarme a mi música y compaginarla con hacer bolos de vez en cuando como técnico de sonido tendría mucho más tiempo. El problema es que ahora ando con mil cosas. El verano me lo tiro currando en festivales, el pasado verano estuve veinticuatro días seguidos fuera de casa, haciendo la colada en hoteles…

Al final es una cuestión de pasta…
Sí, claro que es una cuestión de pasta. Si ganara más pasta no tendría que estar tres o cuatro meses seguidos currando en festivales, descansando cuatro días al mes que me los paso durmiendo porque no puedo con el culo después de currar dieciocho y veinte horas al día. Vamos, lo que nos pasa a todos los técnicos de todos los festivales de este país.

 ¿Y cuáles son las razones por las que haces discos?
Buah, yo necesito hacer música, tío. Para desahogarme supongo. Me calma mucho hacer música, estoy de mala hostia por cualquier cosa, me pongo a hacer y me voy calmando. Es mi vía de escape. Aunque no me siguiese nadie también haría música. Igual no le echaría tanto tiempo como le echo pero la haría.

¿Y que me dices del proceso de escritura de las letras? Porque entiendo lo que me dices de que jugar con los sonidos te relaja. Pero el proceso de escribir letras no tiene nada que ver con eso. Y además en tu caso las letras suelen venir de un lugar bastante oscuro…
Realmente yo empecé a hacer rap escribiendo. Lo de producir llegó porque nadie me hacía ritmos, porque como éramos críos y éramos malos nadie nos hacía música. Cuando aprendes a hacerlo descubres que te gusta. Que es cierto que yo algo de música sabía ya, porque tengo conservatorio de clarinete. 

Un poco para terminar, hazme un repaso de todos los proyectos y colabos que tienes abiertos ahora mismo…
¡Buah! (risas) Tengo un proyecto con Vasudevah que todavía no tiene nombre, pero que en esencia es un rollo post-punk y cold-wave. Ya tenemos bastantes temas hechos y estoy muy contento. Me mola mogollón el electropunk, el postpunk y todo eso, y siempre he querido hacer un grupo de ese rollo pero nunca he tenido a nadie con el que hacerlo. A Garbanzo le estuve diciendo una vez en Valladolid de hacerlo, pero al final no le terminé de liar del todo; yo creo que se lo decía de pedo, igual por eso no se lo tomó en serio (risas).
Luego tengo un disco entero con Niño que a ver si nos ponemos en serio con ello y lo finiquitamos, porque está escrito y los instrumentales prácticamente hechos, pero hay que acabarlo. También estoy haciendo cosas con una chica de Torrejón que se llama Sara Ic y tenemos varios temas que no sé cuándo van a salir pero me molan bastante. Tengo una colaboración en lo próximo de Enjoy Canoa y MNDEZ. Seguramente haya alguna movida con los de BreakingBass en algún momento, ando dándole vueltas. Y… bueno, tengo cosas en la cabeza, pero no voy a anunciar proyectos de cosas que no he empezado a hacer (risas). ¡Ah! Esto sí que lo voy a decir para joderle (risas): se supone que voy a producir un tema para un EP del Eddie de Space Surimi, y tengo el ritmo ya. Ahora que lo he dicho no le queda más cojones que ponerse a trabajar y hacerse el EP…

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.