Trip Ass
Discos / Miguel Grimaldo

Trip Ass

8 / 10
Ricky Lavado — hace 1 mes
Empresa — Autoeditado
Género — Rap

Miguel Grimaldo va por libre. Como un corredor de fondo, ajeno a tendencias y modas pasajeras, el vallisoletano afincado en Madrid se mantiene fiel a una forma de hacer y entender la música que, con cada nuevo trabajo, le confirma como una de las figuras más interesantes y personales dentro del universo rapero patrio.

Compuesto, grabado, producido y mezclado por el propio Grimaldo, y autoeditado desde la más estricta independencia, “Trip Ass” supone el esperado retorno en formato largo desde el enorme “Entropía” (17), y como ocurre con cada nueva entrega en su ya indispensable discografía, todas las señas de identidad que definen el personalísimo estilo del Urano Player están recogidas a lo largo de estas trece nuevas canciones en una vuelta de tuerca que profundiza en la oscuridad conceptual y la densidad tecnológica. Frialdad electrónica, ambientes saturados, neblinas industriales y bases rítmicas crudas y monolíticas. Sintetizadores, suciedad y rimas descarnadas. Rap callejero de verdad, como el que siempre ha hecho Miguel Grimaldo, pero con más y mejor puntería que nunca.

Todo en “Trip Ass” parece responder a una declaración de intenciones. Portada, título, sonido, letras y actitud; todos los elementos que dan forma a este disco funcionan como un engranaje preciso en forma de puño cerrado directo a la mandíbula. No hay concesiones, no hay medias tintas ni sutilezas, y no hay ninguna intención de hacerse el simpático ni de edulcorar nada a lo largo de los escasos treinta y seis minutos que dan forma a uno de los mejores discos de rap publicados en este país en los últimos años.

Trip Ass” habla de calle, huele a cemento y suena a noche. No hay glamour ni impostura en el relato que ofrece Grimaldo, no hay sitio para la banalidad ni para la comercialidad en su discurso: las trece canciones que dan forma a “Trip Ass” funcionan como un bloque cohesionado y coherente en el que no hay cabida para lo ligero ni para la abstracción. Grimaldo escribe desde abajo, hunde los pies en el fango del precariado y desde ahí construye una pesadilla urbana de tintes distópicos a base de imágenes poderosísimas, realismo sucio y un inquebrantable sentido de la ética que rezuma orgullo de clase e inconformismo. La ciudad como un monstruo que devora personas, las drogas como escapismo en una realidad marcada por la asfixia, la paranoia y la opresión; la cosificación de los seres humanos y el mercantilismo como ejes vertebradores del capitalismo, la lucha por la supervivencia en barrios convertidos en una olla a presión, el resurgimiento del fascismo y, de fondo, resistencia y honestidad como únicos posicionamientos validos frente a esa realidad. Miguel Grimaldo no se permite caer en cinismos ni frivolidades, su propuesta va en serio y quien se acerque a “Trip Ass” con ligereza saldrá magullado.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.