Por mucho que gran parte de los medios sigan ignorando a cierto tipo de bandas, no cabe duda de que grupos como Reincidentes se han convertido por méritos propios en los grandes abanderados del rock más radical y directo de nuestro país. Por si su reciente disco en directo (Disco de Oro en España) no les había convencido, acaba de aparecer «¿Y Ahora Qué?» (Bmg/Rca, 2000), un nuevo trabajo que no hará sino reafirmarles en su propio terreno.

Si hemos de hablar del rock que se realiza en el sur de nuestro país hay que hacerlo de Reincidentes, una banda que con el paso de los años ha ido madurando y creando adictos por donde quiera que pasen. Su última aportación al mercado discográfico, «¿Y Ahora Qué?» (Bmg/Rca, 2000) es su segundo trabajo para RCA después de su álbum en directo. Los que no quieren bien a los sevillanos estarán esperando ansiosos este primer trabajo en estudio para una multinacional despues de «abandonar» más de siete años de independencia. Fernando, bajo y voz de la banda también tras la producción de los últimos trabajos de Desastre, Disidencia, Resaca Permanente y Sublevados es hoy nuestro interlocutor, y parece estar de acuerdo. “Esto es así, sabemos que están todos pendientes a ver si metes la pata. Bueno, nosotros siempre hemos sido conscientes de ello pero lo hemos hecho con el mismo mimo y el mismo cariño. Todas las canciones y todo el proceso de los tres estudios que hemos utilizado creemos que no van a desmerecer en absoluto y creemos que es una evolución bastante lógica del ultimo disco en estudio para acá”. El disco se grabó en el estudio Central de Punta Paloma, en Tarifa, para después mezclarse en Londres y luego editarse en otro estudio, ya que se ha utilizado algo el sampler para dar ambientes. Lo que no ha cambiando es lo que nos cuentan en sus canciones. “Siguen en la misma onda, lo que pasa es que cuando la persona crece, también maduran sus composiciones. No tanto a nivel musical como a nivel de letras. Contamos historias, interpretamos la vida a nuestra manera… lo que sí es cierto es que no cambian sustancialmente… se habla del racismo en Europa, el indígena que le habla al hombre blanco echándole en cara lo que ha pasado con él en este tiempo; de la mujer, de los maltratos, del autismo… de lo que sí habla es de ‘piensa por ti mismo’. Hay una canción sobre el liderazgo, hay otra sobre el conformismo, sobre el individualismo… sobre el que los medios de comunicación, que son la vía que tiene el poder para machacarte las neuronas, no puedan en todo contigo y que tú puedas tener un espacio para pensar por ti mismo y hacer las cosas por ti mismo y que tengas tu opinión formada”. Por otro lado, dentro del disco -que respira punk y heavy- se incluye una canción más lenta de lo habitual, también un homenaje al pueblo de Euskadi en el cual colabora Fermín Muguruza. Y es que se trata de un disco que pretende reflejar que, en estos años de suprainformación, no todo es panacea. “Refleja que estamos ante ese tan manido cambio de milenio, esa tercera o cuarta revolución tecnológica donde sí es evidente que hay unas facilidades de comunicación enormes y se están creando unos emporios a través de las comunicaciones, pero un tercio de la población mundial sigue en el umbral de la pobreza entonces… ‘¿y ahora qué pasa?’… que esto no se va a arreglar todavía”. Ya ven que hay para todos. Incluso había que hablar de Amparo Llanos (Dover), que también colabora en este disco para sorpresa de muchos. “Sí, Amparito… pues con Dover antes de que ellos dieran el pelotazo cogimos muy buen rollo, muy buena onda, coincidimos dos o tres veces en directo y la verdad que hubo una relación muy fluida, muy guay, muy buen rollo. Y ahora la relación no ha variado para nada, cosa que no deja de agradecerse y cada vez que nos vemos hay muy buena onda… un día que vimos a Amparo y le dijimos que si le apetecía meter una guitarra y tal y ella encantada… venía de Estados Unidos, venía cansada pero pasó del cansancio e hizo el esfuerzo y bajó a Tarifa, así que chapeau por ella”. Y chapeau por «¿Y Ahora Qué?», aunque mejor lo escucháis y ya sabéis: vosotros mismos.