Ojos de Brujo se despiden, aunque su legado permanecerá entre nosotros por los tiempos de los tiempos. Ahora bien, no íbamos a dejarles marchar sin brindar la oportunidad a nuestros lectores para que, a través de nuestro facebook, les hagan sus últimas preguntas. Responde Xavier Turull, percusionista e ideologo de la banda.

Jon Frederiksen. ¿Qué es lo que no suele faltar en vuestra nevera? ¿Algún ritual antes de los conciertos?

Agua con gas, cerveza, refrescos y jugos de uva natural sin fermentar, ja, ja, ja… fuera de la nevera una de ron añejo no pa todos… ¿Ritual? Calentar con ejercicios para no romperse los tendones que los conciertos son potentes, y en caso de otros un chupito de ron cinco minutos antes de salir… eso sí, compartir un ratito relajados en el camerino y soltar un par de risas juntos riéndonos de las locuras de algunos de los personajes del grupo, Panko y Max sobre todo (risas)… si pudiéramos tendríamos siempre una mesa de ping pong para echarnos un par de partidas antes de salir…

Jon Frederiksen. ¿Cómo puede uno sacarle tanto jugo a un estilo como vosotros?
Ni lo sé. Exprimimos con fuerza nuestro cerebro y nuestra alma. Hacemos lo que sentimos, experimentamos todo lo que podemos y probamos todas las ideas que se nos ocurren….y al final escojemos estas que ya conocéis…nunca nos hemos parado a pensar cómo lo hacemos…


Juanjo Del Rey Martínez. Pues una, igual no muy interesante y además típica y tópica: ¿Por qué Ojos de Brujo?¿A qué se debe el nombre?

Cuando habíamos terminado “Vengue” nos reunimos a decidir si realmente nos llamábamos así o no… teníamos la típica lista de nombres y decidimos que este era el adecuado. Queríamos ayudar con nuestra música a cambiar el mundo, a conseguir más justicia, más conciencia… eso sólo es posible desde esa manera especial de ver el mundo: los ojos del brujo que ven más allá, que comprenden este mundo de relaciones y entresijos tan complicados y en realidad tan sencillos…

Santi Coll. ¿Es muy complicado hacer que funcione el sistema asambleario en un grupo?
Sí lo es. Se tarda mucho más en tomar decisiones y siendo músicos se toman decisiones muy buenas artísticamente, pero malas a nivel económico. Por eso hemos hecho discos maravillosos pero aún los estamos pagando. Hay quien piensa que eso es un fracaso, pero yo lo veo al revés: triunfó el arte por encima del dinero… En realidad siempre hay quienes tienen más fuerza por su edad y experiencia u otros por su caracter, otros se dejan llevar al ser más pasivos, pero tienen voto… Al final es un muy buen ejercicio de humildad, ya que a menudo debes caminar por un sendero que no creías el adecuado y créertelo como si fuera tu propia decisión. Hay que aceptar la decisión de la mayoría y no todo el mundo está preparado para ello… mucha gente no ha podido asumirlo y por eso se ha marchado. Ahora hemos decidido trabajar en petit comité en lugar de macroasambleas. La crisis del sector no permite según qué decisiones y, si queremos chapar la parada bien y dejarlo ordenado y listo para volver a tope en un futuro no muy lejano, los que lo tenemos más claro hemos de marcar las pautas…

José Manuel Ansola. Sé que todos os preguntarán lo mismo y que probablemente ya lo habréis explicado, pero a mí realmente sólo me cabe una pregunta: ¿Por qué os separáis?

Yo nunca he vivido más de siete años seguidos en una misma zona, lo mismo me pasa con la música. Llevamos más de siete años juntos, un poco demasiado. Me gusta buscar nuevas sensaciones, nuevos aromas y paisajes, para volar libre y sin tantos compromisos. Estamos con ganas de proyectos personales distintos en los que no coincidimos, así que es hora de vivir estas experiencias por separado para que, cuando volvamos a encontrarnos, os podamos sorprender de nuevo al máximo nivel. Que tiemble el planeta cuando eso suceda (risas)…


Javier Gutiérrez Pelufo. Tras la separación, ¿qué? ¿Proyectos en solitario?¿Os mantendréis fieles a vuestra cultura musical o aires nuevos?

Cada uno tiene sus proyectos… en solitario, con otra peña, da igual. Somos muchos, buscamos aires nuevos… y creo que uno siempre se mantiene fiel a su cultura musical si es sincero y honesto con lo que hace, así que seguro que seguiremos así, usando además nuestras raíces y compartiendo con nuevas formas musicales y desde luego con muchos puntos en común ya que hemos aprendido mucho los unos de los otros…

Estebán Postel. ¿Qué creéis que ha sido lo mejor y qué lo peor de estos años?

Lo mejor es todo lo que hemos aprendido, la cantidad de artistas y otras culturas con las que hemos compartido por todo el mundo y lo bonito que ha sido viajar y compartir en lo más remoto del planeta..
Lo peor ha sido darte cuenta de lo lleno de buitres e hipócritas que está el mundo de la música, y cuanta más fama más personal traicionero por todos lados. En realidad es lo mismo que pasa en todos los terrenos, en el mundo entero…el ser humano se corrompe mucho con el “éxito”…

Enrique Morales. En todos estos años habréis conocido a un montón de artistas de todo el mundo, ¿a quién estáis más contentos de haber conocido?

No puedo decir quién más ni quién menos, pero en esta última gira ha sido impresionante compartirla con La Herencia, un grupo impresionante de Kali, tanto a nivel musical como a nivel humano. Y antes que a ellos con tantos otros, Freddy de Daara J, Roberto Carcasses, Descemer Bueno, que ahora son como mis hermanotes cubanos, Gyan Singh en Delhi… También muchos otros que no son músicos, pero son grandes artistas de la vida y la lucha por la justicia social…


Juanjo Altafonte. ¿Os gusta cómo han quedado las colaboraciones con los músicos techno?

Yo no soy muy fan del techno, pero me ha sorprendido escuchar nuestras canciones con esta fórmula y reconozco que me gustan mucho. Voy loco por que me sorprendan con ello en una pista de baile para menear a tope el esqueleto!

Marc Altarriba. Ahora que ya ha pasado un tiempo desde que salió, ¿qué pensáis del libro “Los tripulantes de la nave bruja”?

Que se ha quedado fuera de onda. Cuando escriba el libro actualizado será motivo de un guión buenísimo para una película… lágrimas y risas a todos los niveles… ¡ya veréis!