Quedan atrás los lejanos tiempos en que lucían melenas oxigenadas, tejanos ajustados, botas de puntera -nada de tacón cubano-, los tiempos de sus primeros pasos en esto del metal. En 1998, Hamlet se han erigido en uno de los máximos exponentes del mejor y más profesional rock duro nacional. Su nuevo disco “Insomnio” (produce el magnánimo Colin Richardson) lo demuestra sobradamente (como antes lo hicieron “Sanatorio de Muñecos”y “Revolución 12.111”), y ellos lo saben. Vaya si lo saben.

De eso va. Nadie volverá a dormir tranquilo hasta que Hamlet lo
consigan, hasta que consigan triunfar más allá de las esmirriadas
fronteras de nuestro país, hasta que sean capaces de marcar, si es que
no lo han conseguido aún, su nombre con letras de fuego en la historia
del rock duro nacional. Están a un paso de lograrlo. Han grabado
-olvidémonos de los pasos previos- con Tom Morris (“Sanatorio de
Muñecos”
y “Revolución12.111”) y acaban de volverse de los británicos
estudios The Chapel con un flamante nuevo disco, “Insomnio”, bajo el
brazo,para el que han contado con la producción de, ni más ni
menos,Colin Richardson y con un diseño de cubierta firmado por uno de
los diseñadores habituales del sello sueco Burning Heart (¿No disfrutaste
con la portada de “The Shape of Punk to Come”?). Una nueva muestra de su
facilidad para redondear auténticos cabezazos de metal-core de coartada
social e influencias varias. Para intercambiar impresiones a propósito
de la edición del tercer álbum de su segunda etapa como banda, charlamos
con Luis Tarraga, guitarra y parte fundamental del grupo madrileño. El
chico es amable, confía en mí -ya sabe del pie que cojeo- y se muestra
sincero como el que más. Soy periodista y él músico, está en su casa y yo
en nuestra oficina central en Barcelona. Ni la una, ni la otra serán
distancias tan grandes como para que las buenas intenciones y nuestra
capacidad de entendimiento no sean suficiente para conseguir que se deje
ir, para conseguir que se olvide del puesto que ocupamos cada uno y se
preocupe únicamente por comunicar todo aquello por lo que lleva años
trabajando, que es mucho.

Después de tener la posibilidad de
escuchar durante un par de semanas “Insomnio”, vuestro nuevo disco,
debo apuntar que lo único que echo en falta es algún tema que
suene directamente a single como ocurría con los dos discos
anteriores.

Lo que ocurre es que conseguir dar con un single es algo
muy complicado. No puedes buscarlo directamente. O te sale o no,pero no
se trata de algo que nos preocupe demasiado. Nos interesa más presentar
un conjunto. De toda manera, estamos tocando algún tema en directo y hay
canciones con las que la gente se queda inmediatamente…lo de las
canciones más populares es algo que se irá viendo.“Insomnio” no tiene
un single tan claro como “JF”, pero tiene un “Medicina” que a la gente
se le engancha al minuto.

¿Qué esperáis del nuevo disco? Lo digo porque
supongo que jamás hubieseis imaginado que “Revolución 12.111” iba a
superarlas veinte mil copias vendidas.

No, la verdad es que las
expectativas que teníamos con el disco anterior era ¡ojalá vendamos diez
mil copias!Y se acabó superando de largo. Es como lo que decía
antes, nosotros no nos planteamos demasiado las cosas, sería un error.
Nunca vamos a pensar en trabajar de una forma determinada para vender
mejor; nosotros con dar un pequeño pasito adelante tenemos suficiente.
“Revolución12.111” se publicó en algunos países y dejamos
algunas puertas abiertas al nuevo disco, con lo que esperamos vender
mucho más de “Insomnio”. Además vamos a editar el disco en
Méjico,Argentina, Alemania, Bélgica, Suiza y en los Estados
Unidos…

El hecho de trabajar con Colin Richardson (Exploited, Napalm
Death, Fear Factory…) no solamente es importante por lo que
habéis conseguido en el estudio, sino que soy de la opinión de que
podrá abriros muchas puertas a nivel europeo.
Estamos un poco a la
expectativa. Colin quería que cantásemos algún tema en inglés porque
estaba interesado en publicar el disco en Inglaterra. Nosotros le
dijimos que no sabemos demasiado,que se notaría. Eso no quiere decir
que más adelante no nos pongamos las pilas y seamos capaces de editar un
disco en doble versión.Lo que ocurre es que Colin es muy popular en
Inglaterra, es muy amigo de un A&R de Roadrunner… intentaron
ponerse en contacto con nosotros y también nos comentaron lo del inglés.
Incluso Music for Nations, que acabará editando el disco, nos pedía un
tema en inglés como mínimo.Eso por un lado, por el otro a Colin le
gustaba que cantásemos en castellano, le daba buen rollo y no dejaba de
comentarnos que gracias a eso sonábamos distintos. Siempre hemos tenido
a dos o tres productores en mente… pensando aquello de ¡ojalá algún
día grabemos con este tío! Y se ha dado la casualidad de que, bueno,no
fue una casualidad… a Colin le enviamos la maqueta y le encantó,por
eso hemos grabado con él.

¿Es su sistema de trabajo muy distinto al de
Tom Morris?
Esta ha sido la primera ocasión en la que alguien nos
produce. Lo de antes era más una labor de equipo. No se trata de que
ahora estemos calladitos y vayamos de niños buenos,pero en las
anteriores obras hemos metido más mano en el sentido de que se podía
hablar de co-producciones. Tom Morris hacía más la labor de un
ingeniero. No sabía cómo eran nuestras canciones; a lo mejor sabía cómo
era el grupo, pero tampoco se metía mucho más, no se implicaba más.
Colin, antes de hablar de dinero o de cualquier otra cosa, nos dijo que
nos grabaría solamente si le gustaba nuestra música. Le importaba una
mierda que tuviésemos discos producidos por Tom Morris o por el Papa.
Dijo que le enviásemos una maqueta con las canciones que tendría
que grabarnos y si le gustaban accedería.

Generalmente, quienes más
problemas suelen tener con los grandes productores son los guitarristas
y los vocalistas.¿Cómo fue grabar las guitarras con él?

Grabar las
guitarras con Colin ha sido algo totalmente diferente a lo que estaba
acostumbrado. Lo tiene todo claro desde el principio y no deja nada para
la mezcla. No le gusta eso de grabar como sea y cuando llega a las
mezclas liarla y arreglarlo todo. Desde el principio prueba miles de
altavoces,de amplificadores, de guitarras… escuchaba cómo sonaban
nuestras guitarras y las iba eliminando. ¡Esta no sirve! Recuerdo que
teníamos una especie de banquillo y nos reíamos porque todas las
guitarras… ¡al banquillo! ¡Ninguna vale! Nunca habíamos pensado que
podríamos encontrarnos con un tipo tan exigente. ¿Sinos dio su opinión
respecto a la producción de los discos anteriores? Más que la opinión
sobre la producción de los discos anteriores, nos dio su opinión sobre
el trabajo en conjunto. Nos dijo que le costaba mucho escuchar
“Revolución12.111” de un solo tirón, que los temas eran demasiado
rápidos,que Molly cantaba todos los temas igual excepto dos, que no
había la suficiente variedad… pero esa es su opinión, respetable,
perola suya.

Durante un montón de años, que aun grupo se le
considerase heavy metal era algo poco menos que despectivo.Con la
evolución del metal durante los noventa las cosas han cambiado.¿Podemos
considerar a Hamlet una banda de metal?
No me importa decir que somos
un grupo de metal,por lo mismo que decías, que quizás la gente ahora ya
sabe que hay muchas cosas que se pueden meter dentro de un estilo
determinado de música, que puedes añadirle toques de hip hop o de
hardcore.El metal de los noventa está abierto a todo, pero en esencia
sigue siendo metal. No me importa definirnos así… sé que muchas veces
se ha hablado de nosotros como una banda hardcore y a la gente
del hardcore más purista no les ha gustado, otros dicen que somos
heavy metal y los heavys se quejan, que el heavy es Iron Maiden. Así
que mejor no digo nada y listos. A mi me gusta tanto escuchar a un grupo
de metal como Sepultura y después a Sick of It All y, no sé, a Radiohead
que también es buena música. La gente se pregunta cómo me pueden gustar
cosas tan distintas… lo que quiero decires que la música es música y
ya está… pero que nos consideren una banda de metal, perfecto.

Poco
antes de la edición del disco, organizasteis escuchas especiales. En
primer lugar para la prensa y en segundo para gran parte de los miembros
de vuestro club de fans, el Club de los Irracionales
.
Sí, empezamos
con eso para probar y nos dimos cuenta de que teníamos a un montón de
gente en el club,era alucinante. Y el rollo fue que decidimos hacer
esas escuchas, no para ver cual era la opinión de los fans, sino un poco
para agradecerles todo, para darles las gracias. Ten en cuenta que hay
gente que te envía unas cartas que alucinas, super entrañables y la
putada es que están repartidos por todo el estado y no tenemos el nivel
para pagarle el viaje a todo el mundo.

¿Y nunca se os ha pasado por la
cabeza loque hubiese ocurrido si a los fans no les hubiese gustado
“Insomnio”?

Era gente que confiaba en nosotros. Sabían que estábamos
trabajando con alguien que conseguiría el mejor sonido para el grupo,
que íbamos a hacer un disco en nuestra línea, pero no un disco igual al
anterior. La respuesta ha sido super positiva,ha sido acojonante. Todos
nos decían que habíamos conseguido dar otro paso. Podríamos haber
grabado tres temas como “Irracional”,dos como “JF” y ya tendríamos un
disco de Hamlet que vendiera sin problemas. Pero eso no es lo que
queríamos.

Mañana os haremos una sesión fotográfica y se nos ha pedido
que podáis ver todas las fotografías antes de que se publiquen. ¿Tan
importante es para vosotros la imagen que intentáis controlarla hasta
esos extremos?

No se trata solamente de controlar la imagen. A nosotros
nos gusta controlar hasta el más mínimo detalle que tenga que ver con
Hamlet. Es cosa de la experiencia, lo aprendimos de nuestra primera
época, de la de “Peligroso”. Aprendimos a no cometerlos errores que ya
cometimos. No estamos dispuestos a que se ofrezca una imagen nuestra que
no sea real. Se trata de la actitud, nosotros lo vemos en una foto, en
una buena entrevista, en un buen disco Aquí la prensa no llega al nivel
de manipular lo que dices, lo que pasa es que yo creo que somos
demasiado críticos. Tendríamos que ser más condescendientes con nuestros
grupos porque muchas veces es culpa de la producción y eso es algo que
ellos no pueden remediar.

Sí, es posible, pero lo que no vas a
negarme es que, cuando vienen a tocar los grupos americanos, se dejan la
piel sin preocuparse por si están tocando frente a cincuenta o a mil
personas.Eso con los grupos españoles no suele ocurrir.

Tienes toda la
razón del mundo, eso es admirable.Recuerdo haber visto a Sick Of It All
delante de cincuenta personas y parecía que les fuese la vida. A mí me
puso las pilas. Hay gente que nos ha visto frente a ochenta personas y
ante mil o dos mil y lo hacemos igual. Los grupos muchas veces nos
creemos el ombligo del mundo… vacilamos de meter mucha gente en los
conciertos y no siempre es cierto. Aquí los grupos y la crítica nos
creemos el ombligo de todo y comentarios como ¡estos se han ido fuera a
grabar para ver si ganan más pasta! Leer eso me duele… Tío, no te
equivoques, yo siento la música.Eso es lo que no me gusta, que a los
grupos de aquí se nos ve con unos ojos distintos y fuera también hay
mucho grupo que es una mierda.

Efectivamente, un servidor conoce como
mínimo varios centenares de bandas que no merecen mejor calificativo que
ese. Y queda claro que los firmantes “Insomnio” menos aún.

“Insomnio”
está publicado por Zero.