Ni más ni menos
Entrevistas / Violadores Del Verso

Ni más ni menos

David Broc — 01-10-1999
Fotógrafo — Archivo

Por encima de la polémica, la controversia, el método de trabajo y la falta de respeto, siempre encontramos la música. Ésa es su grandeza. A Violadores Del Verso, y en especial a uno de sus miembros, Kase-O, se les podrá discutir en ocasiones puntuales su actitud y la manera de traducirla en hechos; no así su música. Es sencillo: «Genios», su debut largo, es un disco excelente que sólo admite énfasis, admiración y respeto. Veamos por qué.

Vayamos al grano: «Genios» ya supone uno de los grandes momentos sonoros de este año que, quién lo diría, empieza a agonizar. Es un trabajo arrogante, cabezón y soberbio, sí, pero también epatante, ingenioso, sincero, frontal, tremendo: un discazo. Un nuevo punto de visita obligada del buen hip hop hecho en España. Violadores Del Verso, desde Zaragoza, piden paso a gritos. Y lo hacen pasando por Nueva York y ese templo llamado D&D Studios (segunda casa de DJ Premier y centro neurálgico del hip hop neoyorkino), lugar elegido para realizar las mezclas del disco, primero tras el Ep «Violadores Del Verso». R de Rumba y Lírico (faltan Hate y Kase-O) hablan del sensacional «Genios» a través de la vía telefónica desde un estudio de Madrid en el que están dando los últimos retoques al álbum. Un disco en que, por cierto, colabora Jeru The Damaja. No temáis, os lo repito: Jeru The Damaja. Sí, sí, Jeru; uno de los grandes de verdad, maldita sea. Detalles, por favor. «Bueno, D&D es la meca del rap. Y, claro, ir a Nueva York a D&D fue la bomba. Cuando estuvimos ahí empezamos a conocer gente, raperos que estaban por el estudio, y la verdad es que en un principio tenía que colaborar con nosotros 5th de Black Moon (desde esta casa, aprovechamos para volver a reivindicar la extraordinaria carrera de esta banda infravalorada), pero no pudo ser. Después nos propusieron colaborar con Afu Ra (¿cómo? ¡basta, por favor! Por cierto, mucho cuidado con el inminente disco de Afu Ra producido por Primo), pero claro, al ver de qué iba aquello les preguntamos si era posible hacer algo con Jeru, que estaba grabando su disco, precisamente. Y sí, sí, nos lo presentaron, le pusimos la canción, le moló, se fue y al cabo de tres horas volvió e improvisó un texto en spanglish que es la bomba». Es posible que al lector no iniciado en materia de hip hop todo esto le esté sonando a chino. Bien, que se vaya a leer el artículo de RATM. No le necesitamos. El hip hop es algo que se aparta por completo del resto de estilos musicales. Porque escuchar a Public Enemy, Run DMC, Cypress Hill, Wu-Tang Clan o Beastie Boys (nunca falla: los cinco tótems del que no va más allá) no basta para entender y juzgar algo tan grande, tan inmenso. El análisis necesita mayor profundidad de conocimientos y, sobre todo, de sentimientos. Y lo que para unos es anécdota sin importancia, para otros se convierte inmediatamente en acontecimiento. Dicho queda. Pero bueno, R de Rumba sigue informando. «Sí, además de la propia música, hay cambios de todo tipo. Piensa que en menos de un año el grupo ha crecido muchísimo, y eso te obliga a currártelo todo mucho más, a ser más profesional, a disponer de más medios. Y por encima de todo está el sonido: el hecho de poder ir a Nueva York ya te garantiza un buen sonido. En lo musical, hemos hecho lo que nos mola: funk, jazz, buenas líneas de bajo, buenos samples y, por supuesto, buenos ritmos gordos». Claro. En realidad, el secreto del hip hop reside, precisamente, en el hecho de que éste no tiene secreto. «A mi lo que me gusta es escuchar mis discos de jazz, de funk, de soul y conseguir buenos loops. Creo que la base de un buen disco de hip hop es hacer un buen trabajo en el sampleado». Tan bueno que, para sorpresa del abajo firmante, «Genios» presenta dos canciones (hay una tercera menos evidente) cuyas bases han aparecido estos últimos meses (de ahí la imposibilidad de hurtos o copias descaradas: los temas ya estaban hechos) en producciones de Prince Paul y Guru. Una coincidencia que, en todo caso, no debe llevar al equívoco. «Sí, sí, es una putada porque nos dimos cuenta cuando ya era imposible cambiar las canciones. Bueno, es a lo que te expones al samplear. Es algo que te puede pasar y a nosotros nos ha pasado». Resumen: «Genios» es, digámoslo ya, un disco prodigioso. Repito: prodigioso. Su aparente simpleza esconde un soberbio ejercicio de lucidez y talento, trufado de esa habilidad ya en peligro de extinción para hacer buen hip hop; hip hop de verdad, diablos. En fin, estamos ante una portentosa aproximación a los postulados sonoros de Gang Starr (la solución sigue estando en los fat beats), Group Home, Mobb Deep o DITC. «Claro, Gang Starr es la referencia. Premier es el más grande y todo lo que hace aparte de Gang Starr es impresionante. En general, somos fanáticos del rap de Nueva York. Sí, tienes razón: en Los Ángeles hay ahora una movida underground que está muy bien. Pero si es que en Nueva York tienes a Gang Starr, EPMD o Mobb Deep, ¿qué vas a hacer con Los Ángeles? (Risas)». Es por ello que «Genios» lleva Nueva York por sus venas; que respira y homenajea, involuntariamente, a las más grandes formaciones contemporáneas consiguiendo, a la postre, un resultado ejemplar, extraordinario. Es un gran disco de hip hop, en pocas palabras. Ni más ni menos. «Genios» está publicado por Avoid.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.