MUSICOS ORDINARIOS
Entrevistas / Zebda

MUSICOS ORDINARIOS

Raggalbert — 05-07-1999
Fotógrafo — Archivo

El tercer disco de Zebda, «Esence Ordinari» (98) TENDRÍA QUE HABER DADO a estos franceses de adopción el espaldarazo definitivo a este lado de los Pirineos. pero ellos saben que es en los directos donde su habilidad para recoger la herencia vital del Magreb y enfrontarla con el hip hop y el rock se desarrolla en su máxima expresión. por eso no paran.

Tras sus dos intachables discos, adaptados aquí a uno, «Le Bruit Et L’Odeur», de la mano de Gora Herriak, a Zebda se le otorgó la etiqueta de patxanka cuando esta sólo era una de sus dos caras. Con su nuevo disco, «Essence Ordinaire» (Gora Herriak-98) se observa la cara más sobria, triste y madura de los franco-argelinos que sorprende a algunos por su seriedad y a todos por su calidad. «Principalmente creo que es porque hemos podido trabajar más en el estudio. Hemos buscado tener un sonido más particular y trabajar más con tecnología (sintetizadores, samplers)... y sobre todo porque hemos compuesto las canciones más en estudio. En el primer disco tocamos los temas trescientas veces y después los transportamos al directo, en el segundo los compusimos en directo y, en este, en estudio. Además, tenemos la suerte de tener un pequeño estudio en Toulousse y lo hemos estado trabajando durante ocho meses, buscando sonidos y espacio para las palabras. Queríamos ser no sólo un grupo de directo, sino también de disco, teniendo la misma energía pero diferente». Sí, sí, muy bonito pero... peligroso es el camino de la música, sobre todo si juegas fuerte y juega fuerte la tecnología en él. ¿Qué pasa con el directo? Zebda se lo ha puesto a si mismo muy difícil y la gente siempre quiere más, más y más. «Ahora contamos con sintetizadores y samplers en directo, a diferencia de antes que lo llevábamos pregrabado, y eso permite llevar todo el disco a la escena y tener toda la energía del disco». Un punto clave de este, su último disco, es la impecable producción. «Lo hemos producido en colaboración con Nick Sansano (New York). Es un tipo que ha trabajado con Public Enemy, Iam y Sonic Youth. Por eso le hemos cogido, porque ha trabajado con rap y rock. Es un hombre muy normal y se trabaja muy bien con él. Fue muy exigente en la grabación pero luego trabaja de una manera muy agradable». El error de muchos de catalogar a Zebda como grupo de parranda viene dado por temas como «Arabadub» o «Taslima» (brutales los dos). Pero en «Essence Ordinaire», es obvio un sentimiento más tristón como demuestran «Tombés Des Nues» o «Quinze Ans» (por citar dos ejemplos). «Hay más nostalgia. Hay letras que hablan sobre una parte de nuestra historia, de nuestra memoria, de nuestros padres, de nuestros amigos. No es realmente tristeza, es más un sentimiento de nostalgia. En «Le Brutit Et L’Odeur» ocurría lo mismo, por una parte teníamos «Toulosse» que era un tema positivo y otros como «Moun Pare Ma Dit/ Que No Lo Era»». Hace dos años, la misma conversación con Mustapha sobre Argelia mostraba a un país sumido en un post-colonialismo destructivo. Un país muy joven al que Francia había exprimido y que estaba reconstruyén-dose a si mismo a base de envidia, abuso e integrismo. La Argelia que Mustapha ve ahora es una Argelia, después de comicios generales, optimista y luchadora. «Las cosas no pueden cambiar en dos años. La historia de un país va evolucionando poco a poco. Pensamos que Argelia es uno de los países del tercer mundo que está más en el camino de la democracia. Hay organizaciones que están luchando y no tenemos razones para ser más pesimistas que hace dos años. Se ha de ser realista, pero no pesimista. Cuando llamo a mi familia en Argelia son ellos quién me dicen ¡no te preocupes, las cosas llegan! Son los que viven allí quienes me dicen que no sea pesimista cuando ellos pueden tener más razones para serlo. La vida sigue». Evidentemente, Mustapha estaba contentísimo con los resultados del Mundial de fútbol 98 (ganó Francia). Me comenta lo espectacular que resultaba ver a decenas de miles de aficionados al fútbol de diferentes razas y culturas juntos, realmente la auténtica Francia (no la que le gustaría al maldito Le Penn). Resulta claro el objetivo social de la banda. «La democracia no es tener muchos partidos entre los que escoger, es tener los medios para escogerlos. No todos los que votan al FN son fascistas. Muchos los votan como respuesta a la mala situación en que viven sin saber a lo que votan realmente. Zebda hemos creado una asociación socio-cultural precisamente para esto, para dar información y acceso a las cosas que nosotros podemos acceder». La verdad sobre Zebda no está allí fuera, mundo Scully. Sigue buscando. «Essence Ordinaire» está publicado por Gora Herriak.

Un comentario
  1. Geez, that's unleaievlbbe. Kudos and such.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.