“Compartimos vicio microtonal con King Gizzard”
Entrevistas / Mohama Saz

“Compartimos vicio microtonal con King Gizzard”

Nacho Serrano — 26-04-2017
Fotógrafo — Archivo

El descubrimiento del baglama-saz (un instrumento de cuerda turco) por parte de Adrián Ceballos catalizó la formación de esta banda que debutó en 2015 con el sorprendente “More Iran”, y que ahora regresa con un segundo álbum donde reincide en el tratamiento libertario de la música oriental: “Negro es el poder”. Esto es, abordar sus sonoridades sin reglas, con más corazón que cabeza, enhebrándolas con el rock y el jazz con la mayor naturalidad posible. Sana y revitalizante, su frescura es todo un maná para despegar de la planicie pop y lanzarse a la aventura mística e introspectiva. De todo esto y mucho más, que podrás comprobar en directo el 8 de junio en la sala Joy Eslava de Madrid como teloneros de King Gizzard & the Lizard Wizard, nos hablan Adrián Ceballos y Javier Alonso en la siguiente entrevista.


¿Vuestro primer disco tuvo una respuesta mejor de lo esperada? ¿Cómo ha influido el recorrido de aquel disco en directo en el proceso creativo del segundo?
(Adrián Ceballos) 
Desde luego la más que aceptable repercusión de “More Iran” estuvo muy bien porque aunque las tendencias establecidas parecen empeñarse en teledirigirnos, hay mucha gente con ganas de explorar nuevos territorios sonoros. “More Iran” además funcionaba aún mejor en directo y eso certificó la convicción de saber que estábamos haciendo algo interesante a pesar de ser muy arriesgado. En “Negro es el poder” hemos podido elaborar más las canciones y experimentar con más sonidos, instrumentos, voces, efectos, percusiones y sobre todo ritmos y compases, una locura vaya.

Habéis repetido estudio. ¿Influx es perfecto para vosotros por alguna razón en particular?
(Adrián Ceballos) 
Bueno básicamente porque es “nuestro” estudio. Es muy cómodo grabar en el campo, sin horarios ni presiones. Es muy inspirador. Podemos grabar en directo y hay libertad para probar cualquier tipo de paranoia. Si quieres grabar un clarinete haciendo un fade in sólo tienes que tocar caminando desde el río hasta la pecera del estudio.

“Sentimos afinidad con Tinariwen, Goat, Orchestra Of Spheres, Baba Zula, Secret Chiefs 3,…”

También con Miguel Lorenzo a la producción, ¿cómo fue esta vez la relación creativa? ¿Más intensa y concienzuda, más fluida y rápida?
(Adrián Ceballos) 
Miguel Lorenzo es el jefe de Influx. Está muy implicado en Mohama Saz. Él fue el que nos empujó a grabar el primer disco, conoce el sonido y nos ha ayudado mucho a crecer y a confiar.

La verdad es que no sé si hay bandas nacionales que hagan algo parecido a lo vuestro. ¿Las hay? ¿A nivel internacional, con qué bandas sentís afinidad? No he podido evitar acordarme de Flamingods, por ejemplo.
(Adrián Ceballos) 
A nivel nacional la verdad que tampoco lo sabemos, pero seguro que sí. Puede que haya más dentro de estilos como el jazz o fusión, no sé. Afinidad a nivel internacional y ahora en activo, Tinariwen, Goat, Orchestra Of Spheres, Baba Zula, Secret Chiefs 3… A Flamingods no los tenemos controlados, gracias por la recomendación!

¿Cómo os surtís de nuevas influencias orientales? ¿Mucha investigación online, mucha búsqueda en cajones de tiendas de discos?
(Adrián Ceballos) 
Básicamente el proceso creativo es muy intuitivo, de hecho nos lanzamos con Mohama Saz sin apenas referencias porque empezamos más atraídos por los instrumentos, no por la tradición o el conocimiento previo… pero claro, conforme más tiras del hilo más quieres, más buscas, y más te enriqueces. Para esto internet es fundamental.

¿Qué os aporta a nivel personal y artístico formar parte de un proyecto tan singular y refrescante como Mohama Saz?
(Adrián Ceballos) 
A nivel artístico la libertad creativa para explorar otros ritmos y armonías. Y poder jugar con compases más propios del folclore y experimentar con sonidos orientales pero haciendo estructura de canción más o menos convencional y cantando en castellano…o en turco (Sara Islan canta en “Mañana en las montañas”)… Suponemos que esa es la fórmula, no es complicar las canciones porque sí, es simplemente utilizar más la influencia oriental que la occidental. Y también las raíces españolas y mediterráneas, que están ahí y que en Mohama Saz salen de manera natural, sin complejos, algo que no es tan fácil de soltar en una banda de rock con carácter anglosajón. Todo eso hace que la propuesta sea como dices tan singular y refrescante y que la gente cuando lo escucha se sorprenda viendo que funciona y piensa: “Hostias, ¿y por qué no va a funcionar?”.

¿Os gustaría presentar vuestro trabajo en países como Turquía?
Hombre claro, y donde sea. Aunque en Turquía, como en cualquier sitio, lo haríamos como un grupo español con influencias, entre muchas otras, del anatolian rock. Pero vamos, sin ninguna pretensión de tocar “música turca”, eso no sería demasiado convincente…

“Siempre han existido propuestas que intentan conectarse con otras culturas, que en España son o deberían ser mucho más presentes por razones históricas”*+

¿Cómo creéis que se desarrollará la conexión artística occidente-oriente de ahora en adelante? ¿Puede verse afectada por este nuevo orden mundial de enfrentamiento de civilizaciones?
(Adrián Ceballos) 
Desde nuestro punto de vista, la exploración artística de oriente, el Mediterráneo o África, sobre todo en el mundo del rock, siempre ha estado claramente boicoteada por el bombardeo constante de cultura anglosajona que se sufre en los tiempos que vivimos de dominio de Estados Unidos. Sucede en la música, en el arte en general, en la comida, en la forma de vida, en todo. Cierto es que desde las últimas décadas y cada vez más se está acentuando la demonización de Oriente Próximo y también Europa del Este, Sudamérica y África, por razones (o más bien manipulaciones) diversas.
Pero siempre han existido propuestas que intentan conectarse con otras culturas, que en el caso de España son o deberían ser mucho más presentes por razones históricas. Por tanto esta conexión siempre ha existido, e igualmente siempre ha sido y será minoritaria. Eso sí, cuando te conectas descubres unos tesoros impresionantes y por tanto ya no hay vuelta a atrás.

¿Cómo va tu evolución como baglama-sazista (se dice así)? ¿Algún otro instrumento en mente para aprender?
(Javier Alonso)
La verdad que no sé cómo se dice, pero creo que en mi caso de momento sería mohama-sazista jeje. Cuando empezamos Mohama Saz no tenía ni idea del instrumento, pero bueno siendo guitarrista al menos podría hacer ruidismo orientalizado, que era la idea inicial. Pero enseguida te das cuenta de que el baglama es todo un mundo y que si quieres aprovechar el instrumento hay que aprender la técnica. La evolución por tanto va poco a poco, intentando aprender y mejorar lo que se va aprendiendo a medida que crece Mohama Saz para así enriquecer las canciones. En “Negro es el poder” suena también el santur, tambur, bouzuki … En fin…El problema de los instrumentos folclóricos es que es un mundo en el que es muy fácil fliparse, pero tocar decentemente varios instrumentos es tarea complicada, así que poco a poco.

No sé si habéis escuchado el “Flying Microtonal Banana” de King Gizzard… ¿os atraen este tipo de propuestas?
(Adrián Ceballos) 
Sí claro, King Gizzard es una banda muy buena, muy impactante. Hemos escuchado muchas canciones, también del “Flying Microtonal Banana”. Compartimos vicio microtonal, aunque nosotros microtoneamos de manera diferente.

Un comentario

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.