“No hemos cambiado, hemos evolucionado”
Entrevistas / Chvrches

“No hemos cambiado, hemos evolucionado”

Jorge Obón — 20-07-2018
Fotógrafo — Archivo

Y llegó el tercer álbum de Chvrches, Love Is Dead (Virgin, 2018) reduciendo su lenguaje pop a sus señas básicas, proclamando que el amor ha muerto, y hablando de manera muy directa al oyente. Sin embargo no todo el mundo lo está entendiendo como la maduración que se le supone a un tercer disco. ¿Qué ocurre con Chvrches y su público?

Aunque Lauren Mayberry sea un personaje fascinante, no importa que el portavoz de Chvrches para esta entrevista sea Iain Cook (teclados, coros), porque apenas disfrutamos de 18 minutos de conversación: casi para meter los pies en el agua sin llegar a mojarse la cabeza. Fuera la entrevista con Cook o con Mayberry, además de repasar el sonido (aún más) ochentero del disco, o el hecho de que Greg Kurstin (Adele, Sia, Katy Perry…) les produzca pero aparezca como coautor de las canciones, queríamos centrarnos en que todas las canciones le hablan a un “tú” en un tono un poco defensivo y tocar la cuestión de la polémica sobre las malas críticas que está recibiendo el disco, que no está sentando nada bien a la banda. Sobre todo la de Stereogum, a la que Mayberry ha respondido en un tono furibundo desde Twitter.

Pero el hecho es que muchos de los estribillos del disco se sustentan en una o dos palabras repitiéndose, y donde antes había un tono un poco más liviano ahora hay reivindicación social revestida de la tragedia del momento de la ruptura sentimental. Love Is Dead debería ser su asentamiento y su maduración.


Recogiendo opiniones sobre Love Is Dead veo un sentimiento general: que Chvrches influenciaron el mainstream pop, y ahora son Chvrches los que recogen la cosecha de lo que han trabajado inspirándose en esa escuela (aún más pop) que crearon. ¿Qué te parece?
Eso es bastante halagador aunque trato de no darle demasiadas vueltas al hecho de que lo que hagamos afecte a otra gente pero me encanta que en la cultura del pop haya encajado lo nuestro. Y ahora sí, parece que es un viaje de vuelta de todo eso que hicimos, por lo que lo veo más como un agradecimiento a todas las influencias que recogimos cuando empezamos como grupo. Influenciamos a otra gente y ahora lo que hacen los demás nos influye a nosotros, así que es una espiral de influencias que es lo que hace que la cultura pop sea importante, interesante y colorida. Pero no creo que sea algo que nos hayamos planteado en el sentido de que siempre se mueven las influencias entre artistas de pop, las cosas son así.

El mito del tercer álbum es una imagen que termina siendo una carga, sobre todo en UK. ¿Cómo lo afrontasteis?
Es gracioso porque todo el mundo nos dijo eso con el segundo disco. Pero, vamos, que si haces un primer álbum que tenga una cierta relevancia todo lo que vayas a hacer después se hace difícil. Tienes que seguir haciendo exactamente lo que haces, no desviarte de aquello que querías alcanzar en primer término, y concentrarte en tu trabajo. No hay que prestar demasiada atención a lo que ocurre o a lo que hacen otros artistas para mantener tu sonido, y en ese aspecto creo que lo que hacemos es bastante único porque tenemos nuestro propio rollo. Hacemos lo que hacemos y esperamos que a la gente le guste. Creo que a le gente le gusta, o eso es lo que espero. Pero si no les gusta tampoco me asustaré por ello. Siempre habrá gente que venga a los conciertos y que compre nuestros discos y me hace feliz.

Bueno, lo que es seguro es que a partir de ahora vais a estar trabajando en el cuarto disco, y con los cuartos discos no hay tanta presión para madurar, así que ahora seguro que podéis trabajar más cómodos y hacer lo que os dé la gana.
(Risas) Es un buen punto de vista.

Llama mucho la atención que un disco que se titula End Of Love esté compuesto por canciones que le hablan a un “tú”, en vez de centrarse en los sentimientos de la persona que habla en la canción. Termina percibiéndose como un disco a la defensiva.
Es interesante, pero la verdad es que yo no contribuyo casi nada a las letras que hay en el disco. Es algo de lo que se encarga Lauren (Mayberry) por lo que creo que deberías discutirlo con ella… Ella es la letrista e ignoro lo que quiere decir en realidad. A lo mejor tiene mucho sentido o a lo mejor no… no lo sé. Lo que te puedo decir es que es un álbum que se enfoca sobre todo en la sociedad, que está hecho desde un punto de vista macro, y decir algo como que el amor ha muerto es macro, no se trata sobre una relación entre dos personas. El mundo está muy jodido y realmente no sé cómo vamos a salir de esta.

Por lo tanto nos encontramos ante un conjunto de canciones que realmente son metáforas.
No, es más sobre empatía. Hay muchos tipos de amor: hay amor romántico, amor familiar, y amor por los hombres que te rodean, por los seres humanos, y creo que el disco trata sobre esto aunque también haya algún momento en el que sí se habla sobre relaciones personales. El disco trata sobre la empatía y el amor hacia el hombre común.

Aunque sé que no eres el autor de las letras, querría tratar de profundizar en este momento del final del amor, ya que las canciones de pérdida suelen querer transmitir, además de otras cosas, una intención de querer sobrevivir. Pero este disco es como una gran carta escrita a quien se amó.
No creo que puedas tomártelo como una carta, eso es un error. Sé que mucha gente percibe que las canciones que escribe Lauren tienen el tono de una ruptura sentimental, y aunque es cierto que muchas de las que hemos publicado son así, no creo que ninguna en este disco en particular tenga ese punto de vista, sino que afrontan la lucha despiadada de la vida cotidiana. Es una reacción natural al leer las noticias, la prensa, la televisión, las redes sociales, y la manera cómo se trata la gente. Tal vez sean una metáfora sobre una relación romántica tal y como se haría con un ex, pero yo no veo nada que sea específicamente así.

“El álbum esta hecho desde un punto de vista macro, se enfoca sobre todo en la sociedad. Decir  que el amor ha muerto es macro”

Claro, pero me preguntaba por qué se utiliza en todas las canciones la segunda persona del singular y se le habla a un “tú”. Por eso he usado la palabra carta. Pero se puede reemplazar por cualquier otra. El asunto es la manera de afrontar ese momento.
En este caso ese “tú” está abierto a la interpretación de la gente, porque así son las letras de las canciones. No me gusta cuando sé exactamente de qué va una canción o la situación específica que ha llevado al artista a escribir una canción. Esto es sobre el hombre, sobre los otros. Cuando la gente escucha una canción, la personaliza, la interpreta desde el punto de vista de sus sentimientos, de cómo se sienten y de lo que ocurre en su vida. Si estuviera experimentando una ruptura sentimental, sí, puede que escuchara estas canciones y vería mi situación de una manera diferente, o tal vez me ayudaría a sentirme mejor. Esa es una de las grandes virtudes de las canciones de pop, que tienen esa universalidad que se transforma en algo específico y personal.

Es una gran sorpresa saber que es Matt Berninger (The National) el que canta en My Enemy, porque lo hace de una manera un poco apagada, que recuerda mucho a Oliver Sim (The xx), ¿Qué queríais de Matt, y por qué lo llamasteis para esta canción?
Lo primero que hay que tener en cuenta es que es una canción bastante íntima que requería un diálogo entre dos personas, ya fuera una relación romántica, dos amigos hablando o un asunto de familia… Definitivamente esta es una canción sobre una relación íntima que requería el tono tranquilo que pueda haber en una conversación, y no un volumen alto y rimbombante. Había que hacerlo con un poco de oscuridad porque es una canción compleja. Cuando escribimos esta canción, Martin (Doherty) era el que daba la réplica a Lauren cantando algunos versos, y quedaba bien, nos gustó a todos. Pero fue el mismo Martin el que pensó en Matt como el hombre ideal para cantarla porque son amigos y han tocado juntos en alguna ocasión, y siempre les ha ido bien, son grandes amigos. Por otra parte Lauren siempre ha dicho lo mucho que le gusta The National, así que decidimos llamarle o mandarle un correo para ver si estaba dispuesto a hacerlo. Le mandamos una maqueta de la canción con Martin cantando, y nos respondió diciendo que le encantaría hacerlo, que le encanta la canción, y que lo podría hacer “mañana mismo”, así que nos juntamos en el estudio y lo hicimos al día siguiente. Fue una gran sorpresa para nosotros… ¡pero sé a lo que te refieres porque canta un poco distinto! Al fin y al cabo, la canción es muy íntima para lo que él suele hacer, pero vamos, que se adapta muy bien al tono.

Desde luego, por eso mismo te lo preguntaba, porque tenemos imágenes diferentes de la voz de Matt.
Ah, encaja entonces, gracias.

Greg Kurstin aparece como coescritor de las canciones de Chvrches y no solo como productor. ¿Cómo ha sido su trabajo con vosotros, y cómo es que aparece como coautor en la mayoría de los títulos?
Sí, más de la mitad de las canciones se cerraron con él, pero ya estaban escritas cuando llegamos a trabajar al estudio. No es cierto que las escribiera él, sino que ha hecho su trabajo de productor. Un ejemplo típico es que nos replanteáramos un acorde, entonces parábamos, nos tomábamos un café y esperábamos a ver qué ocurría. Lo normal es que él tuviera una idea antes que los demás, ya fuera una línea de teclado o de batería. Entonces Martin y yo nos poníamos a improvisar un rato con esa idea, y al final siempre había un tráfico de ideas que iba y venía y que a veces terminaba añadiéndose a la canción, por lo que parecía que teníamos un nuevo miembro de la banda. No es que estuviera el grupo en un lado y en el otro el productor, sino que parecía que teníamos un teclista nuevo, y el resultado es muy natural, no hay nada raro ni forzado. Había un gran flujo de energía, básicamente era una gran juerga. La primera que hicimos fue Get Out, que se grabó entera el primer día, y después pensamos en seguir por ese camino para ver lo que podía salir.

¡Pero habéis trabajado en nada menos que 40 canciones!
Sí, bueno, algunas canciones eran un poco mejores que las otras, no creas.

Y suenan muy ochenteras en general, incluso más que algunas de vuestras grabaciones anteriores, ¿en qué estabais pensando?
Siempre ha sido un objetivo del grupo, más que nada por el tipo de sintetizadores que solemos utilizar, que son casi todos de finales de los 70 o principio de los 80. La verdad que no hemos cambiado mucho los modelos de teclados desde que empezamos con la banda. Y aunque este sea disco un poco más ochentero no es algo que nos hubiéramos planteado. Tal vez la idea era la de hacer algo que sonara un poco más crudo. Hemos querido trabajar con mucho cuidado con cada una de las canciones, y darle a cada una de ellas mucho tiempo intentando opciones diferentes. Tal vez haya sido la influencia de Greg, y que nosotros nos hemos quitado mucha presión de fuera. La verdad es que no hemos pensado en el top 10 para hacer las canciones, sino que incluso las cambiábamos por completo si del intercambio de ideas con Greg aparecía algo que nos parecía mejor. No hemos limado mucho las asperezas del disco. Creo que nos han influido mucho los primeros trabajos de New Order, Blondie y cosas así. Nos hemos dejado llevar por ese pop electrónico en el que no se limaban las asperezas.

Es muy interesante pensar que un grupo de pop electrónico cuyo público es muy joven esté tan influenciado por música tan vintage…
Bueno, tiene sentido.

“No creo que las criticas sean útiles cuando son buenas ni cuando son malas. Hacemos lo que hacemos y seguirá siendo así sin importarnos lo que la gente diga”

Se están publicando críticas estos días que no son del todo buenas para con el disco. ¿Crees que hay quien no lo está entendiendo? Realmente, ¿hace falta responder?
Es interesante verlo así. Para serte sincero, trato de no leer críticas. No creo que sean útiles cuando son buenas ni creo que sean útiles cuando son malas, porque hacemos lo que hacemos y lo vamos a seguir haciendo sin importarnos lo que la gente diga, por lo que todo esto es poco importante, pero si tuviera que adivinar qué es lo que está ocurriendo con este disco y qué es lo que no entienden o lo que no les gusta… No sé, creo que puede tener que ver con la percepción de la gente y el hecho de que hayamos salido un poco del concepto del grupo de pop y hayamos contratado productores y esto signifique menos autenticidad. La verdad que no lo sé. Cuando andábamos con nuestro primer álbum, allá por 2013, para mí era incluso demasiado pop, pero aquello se transformó en nuestra seña de identidad. No creo que hayamos cambiado sino que hemos evolucionado y que han crecido las partes luminosas y oscuras de nuestra música. Es una progresión natural para una banda que va tomando forma, y hay gente que se ha hartado de aquel grupo con el que se enamoraron hace cinco años, pero está bien. Vendrá gente nueva, y como te dije antes, si va a seguir habiendo gente que venga a ver los conciertos y compre los discos, estaremos muy contentos.

Por eso me sorprendió que hubiera esta respuesta furibunda en Twitter por una mala crítica.
(Risa nerviosa, silencio)

Sinceramente creo que no vale la pena entrar al trapo.
¿Hablas sobre lo de Lauren?

Sí.
Sí, bueno, eso es algo que ella sintió que debía hacer. Y sí, fue una respuesta fuerte a una mala crítica porque les pareció mal que ella tuviera una postura política muy definida, y se usaron entrecomillados que no eran correctos… En cualquier caso tiene derecho a tener esa opinión aunque personalmente no acudo a las redes sociales para responder a las malas críticas, pero porque no leo ninguna. Está bien que lo haga si quiere, no voy a quejarme.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.