Hace tiempo que Danko Jones figuran en la élite del rock más pegadizo e inflamable. Quizás por ello han titulado su nuevo disco “Fire Music” (Caroline, 15), una reafirmación en toda regla de su lúdico y maquiavélico engranaje. El próximo mes de julio tocan en el Resurrection Fest.

“Fire Music”. “Esas dos palabras resumen no solo el álbum, sino toda nuestra discografía”, reconoce Danko Jones junto a su banda en el hall de un hotel barcelonés. “El nuevo disco contiene mucha furia y frustración”. También sus habituales y generosas dosis de amor, desamor y sexo, empezando por “Wild Woman”, con estribillos como “you don’t listen to love anymore”. “Describe una mujer muy fuerte, salvaje e independiente. No es una descripción negativa, todo lo contrario. Las mujeres pueden ser tan salvajes como los hombres”. Tras unos segundos de silencio, empiezan a reír y a cantar el citado tema cambiando la letra por “wild men”. “Esto va un paso más allá del ‘Wild Boys’ de Duran Duran”, bromean.

Otros temas nuevos como “Body Bags” huelen a venganza. “Muchas de nuestras canciones vengativas van dirigidas a hombres que hemos conocido en la industria”. Sin embargo, el cantante prefiere no hablar demasiado de “I Will Break Your Heart”; Danko es también un tipo sensible con heridas, aunque nunca lo dirías escuchando cortes como el primer single, “Gonna Be A Fight Tonight”, elegida como sintonía de la Liga de Lucha Libre Americana. Asegura Danko que su combinación de agresividad y melodías pegadizas bebe directamente de Misfits. “Nos han inspirado mucho, así como todo lo que ha hecho Danzig. Siempre han sido una gran influencia, pero especialmente en este disco”.

A pesar de su reciente cambio de batería, la banda lleva rockeando como el primer día hace ya veinte años. ¿Algún secreto confesable? “Tiene que ver con estar en sintonía con la música que tocas. Esto sigue siendo excitante para nosotros. Creo que todo ese rollo de las reuniones es una mierda. Nosotros nunca nos hemos separado. ¿Dónde está el jodido premio por permanecer juntos, incluso en los malos momentos? Se supone que este tipo de música debería capturar ese espíritu independiente e incendiario que te lleva arriba cuando los ánimos están bajos. Es ahí donde uno debería sacar la actitud que siempe ha tenido”. “They are not wild men”, me atrevo a matizar. “¡Chicos, nos la ha devuelto! (risas)”.