Ajenos al paso del tiempo, La URSS mantienen su característico estilo de sonidos post-punk y líricas en las que analizar, criticar y cuestionar el mundo bajo su particular punto de vista. Bajos redondos, guitarras atmosféricas, arreglos de sintetizador… Como si se hubiese publicado a mediados de los ochenta, “Nuevo Testamento” supone una decena de temas nuevos producidos bajo el buen hacer de Joaquín Pizarro y editados por el sello Humo en cuatro formatos: vinilo, casete, CD y digital. El cuarteto granadino atiende a nuestras preguntas:

Vuestros tres anteriores trabajos los editasteis bajo vuestro propio sello, La Corporación. ¿Qué os ha llevado a poneros en manos de Humo para “Nuevo Testamento”?
El gran poder de distribución y publicidad de Humo. La cosa es que donde algunas personas creen ver los fallos de La Corporación otras pueden ver sus virtudes, y lo que pasa es que, a pesar de ser una de las apuestas más fiables a la hora de abandonarse al buen gusto, a La Corporación le gusta demasiado la gente. Por ello su política comercial se ha basado casi exclusivamente sobre el sagrado pilar del “tú-a-tú”.

Esta forma de trabajar le habrá parecido una maravilla a la gente que nos compra camisetas vía email, porque La Corporación hace un poco de personal shopper y da consejos para que la gente se sienta perfecta comprando productos y siendo fan de La URSS u otros grupos sin parar, pero claro, distribuir un disco requiere tener algo así como una red de contactos en los que entran distris, tiendas y gente un poco colgada con el tema de los discos que lo mismo pilla cinco, vende cuatro y se queda uno. Como la peña que pasa para fumar ellos. Además, hacer promoción.

La Corporación contaba con las figuras 1 y 3 de esas posibilidades, pero nada de promoción. Tras negociarlo todo muy bien, La Corporación acordó que Humo se encargara de editar y promover el disco en sus formatos vinilo, cinta y CD, porque cree que lo hace bien y que podría aportar algo nuevo a un grupo que lleva muchos años en el mercado. Asimismo, existe otra edición en vinilo en los Estados Unidos por MMM y Todo destruido, y otra en cinta en Malasia por Hardcore Detonation, que se pueden comprar por Internet.

Aparte de en digital, se ha editado en los tres formatos físicos que mencionáis: CD, LP (vinilo) y casete. ¿Cuál ha funcionado mejor?
El que más dinero da es el vinilo, lo que mejor funciona es el Youtube.

La producción del disco ha corrido a cargo de Joaquín Pizarro, ¿contentos con el resultado?
Mucho.

“Siempre hemos querido distinguir los discos de los directos”

Ha metido arreglos de sintetizadores en algunos temas, ¿os veis metiéndolos en los directos también o quedarán como simples detalles de estudio?
Quedarán como detalles de estudio. Ya desde el “Sonidos de un derrumbe” (2012) hay presencia de sintes, lo que pasa es que este disco, que se compuso totalmente en la distancia, lo hemos compuesto usando un controlador MIDI para hacer beats o meter arreglos con instrumentos virtuales.

A la hora de grabar Joaquín, que tiene muchos más conocimientos y recursos en este sentido, escuchó paciente nuestras ideas y las refinó para que quedasen perfect sin necesidad de sintes físicos. De hecho, se añadieron semanas después de habernos ido del estudio en un ejercicio de purito software y muchos wetransfers.

De todas formas eso no es una carencia del directo, sino una frivolité de los discos. 
Siempre hemos querido distinguir una cosa de la otra, tanto en sonidos como en recursos. Meter un teclado en los directos sería aparatoso, y nunca mejor dicho, pues nos movemos bastante en el escenario y se terminaría cayendo (La URSS es muy gestual). Dispararlos a través de otro dispositivo sería demasiado futurista y el público quedaría muy confundido por no saber de dónde vienen esos sonidos por los que han pagado.

Para el videoclip de “Ante el espejo” lanzasteis una convocatoria para que la gente participase con sus propias grabaciones caseras. El resultado lo describís como “algo así como grabar ‘Arrebato’ encima del VHS del bautizo de tu prima”, y la verdad es que tiene esa atmósfera de la mítica película de Iván Zulueta, ¿fue algo premeditado?
Claro, mira, esto fue lo que La Corporación audiovisual le dijo a la gente:

“Hola, todo empezó así:

Por circunstancias contrarias a nuestros deseos hemos de grabar un video para el prestigioso grupo de música La URSS en menos de dos semanas.

Como vivimos en una época de aceleracionismo del bueno y muebles de calidad cuestionable nos hemos dicho: vamos a derribar las fronteras entre artista-espectador, entre el tú el yo, el él y el ella y conseguir, de este modo, compartir con ustedes el peso de nuestra cruz y hacer de esto, además, una obra colectiva muy post-post y de verdad, illo, del carajo.

No es necesario que os pongáis en plan ‘Quo Vadis”’ cualquier cosa, aunque sean cinco segundos de un primerísimo primer plano de vuestra espalda, dientes, pelo, ojos, manos o pies va guay.  ¿Es necesario salir casi en bolas? No hija no, lo que pasa es que tampoco molaría salir con un chándal Umbro. Lo que se intenta es reinventar el mito de Narciso dentro de un universo doméstico y tétrico. Como si un VHS de la peli ‘Arrebato’ hubiera tenido un hijo con el del bautizo de tu prima. Favoreced lo somático, el cuerpo, sus pliegues, primeros planos, gesto de obsesión, fascinación, horror. Esas cosas.

Todo cuerpo vale. Colores, formas, magnitudes, pesos, frondosidad… Todo es perfecto mientas sea sugerente y huya de algo obvio. Sabemos que da un poco de vergüenza, pero illo, al final nos morimos, y mira, nos compramos rodamientos Abec 9 o así para ir partiéndolo al borde de la muerte, ponemos fotos nuestras en las redes que a nadie importan o nos montamos en el autobús expuestas al dentro y al fuera, por lo que ¡mandad lo que sea, que servirá! Siempre que…

El vídeo esté a buena calidad. No necesito nada a 4k ni ese rollo, pero tampoco quiero recordar la ecuación Messenger/webcam. Algo que pese un poco, y que nos lo puedas mandar a este correo por Wetransfer.

¿Qué recibirás a cambio?  El eterno agradecimiento de un grupo muy noble de personas y poner tu nombre el Youtube, que es como grabarlo en el mármol de la acrópolis del siglo XXI”.

Quizás se me olvide algo. Pero me puedes preguntar, nos gusta el diálogo.

Ya habéis dado unos cuantos conciertos de presentación: Granada, Valladolid, Donosti… ¿qué tal se han dado?
Pues bien, la verdad. El de Granada moló mucho porque llevábamos tela sin tocar allí, y bueno, veníamos además desde Jerez con nuestros hermanitos de Generación basura, por lo que nos juntamos un montón de gente y estuvo muy guapo. Luego eso, Valladolid, a la que nunca habíamos ido y donde nos trataron del carajísimo. En Donosti, como en todo en Euskadi, lo pasamos perfecto, la peña tiene mucha cultura de ir a los conciertos y en verdad creemos que nos quieren mucho a La URSS, por lo que volveremos pronto fijo. De hecho en Bilbao, así como en unos pueblos de Bizkaia, tenemos unos conciertos pendientes que se están hablando con nuestros otros primillos de Vulk.

¿Volveréis a embarcaros en giras internacionales por Europa o América como en ocasiones anteriores?
A USA es muy probable, de hecho, más nos valdría porque tenemos allí un chorro de discos guardados para que vayamos allí a venderlos en los conciertos durante una hipotética gira que podría incluir parte de las dos costas, como otras veces.
 Europa, por el contrario, no forma parte de nuestros planes. Es muy caro plantarse allí y luego, encima, la gente tiene, o al menos tenía, un gusto horroroso en parte del ambiente DIY. Algunas personas incluso no han escuchado Eskorbuto ni Desechables, sólo Khlav Kalash, ¿sabes? Eso en USA no pasa tanto, porque gran parte de la gente con la que nos movemos o viene a vernos es o ha sido latina en algún momento de su vida, y claro, es otra sensibilidad. A pesar de todo, si nos invitan a alguna cosa concreta, como cuando fuimos a Dinamarca al K-town, que es algo así como el Disneylandia del punkerío, intentaríamos ir fijo.

Es importante distinguir aquí lo que es una voluntad manifiesta en La URSS de lo que es plantarse por nuestra cuenta y riesgo un lunes en alguna okupa de la República Checa con una Transit de 18 años donde a lo mejor la gente no va porque nadie les ha dicho ir a ver La URSS, es algo maravilloso.

“La URSS se ha abandonado a la flexibilidad de las notas de audio y los ensayos de salón”

Desde hace ya años que los miembros de La URSS viven en diferentes puntos de la península, ¿cómo lo hacéis para ensayar?
Vamos de cinco a diez veces al año a Madrid, donde tenemos el local que Pablo usa con Rata Negra y en donde tenemos el equipo.

Cuando vamos, intentamos tener las estructuras de las canciones más o menos definidas para trabajar sobre algo, y de ahí que tener el controlador MIDI ayude. El tiempo que tenemos en el local raras veces es tiempo creativo en lo que a las estructuras se refiere, porque no tenemos tiempo para ello. La URSS se ha abandonado a la flexibilidad de las notas de audio y los ensayos de salón.
Para ilustrar: “Cristal”, “Olvido”, “Ante el espejo” o “Curva de consumo ascendente” se hicieron en casa enteras. “Souvenires de la nada”, en el local. De hecho, la letra en el estudio cuando fuimos a grabar.

En su día pasasteis un par de noches en una casa abandonada de Sevilla acondicionada para grabar vuestras canciones. Sin embargo el sonido no fue el deseado por las limitaciones técnicas, ¿repetiréis algún día la jugada con mejores medios?
Lo que describes fue la grabación que hicimos para un LP compartido que íbamos a sacar Cuatro y Deformes y La URSS en el 2005 o 2006, cuando Pablo aún ni tocaba la batería, sino Marisol.

En cuanto a si repetiremos, pues a ver, más o menos es lo que hemos hecho con este disco, ya que el estudio en lo que lo hemos grabado está en una casa que en cierta forma está sepultada por una avalancha de medios, si lo quieres ver así.