La nueva cantante
Entrevistas / Single

La nueva cantante

Redacción — 18-12-2006
Fotógrafo — Archivo

Ocho años separan el disco con el que se despidieron Le Mans de “Pío Pío” (Elefant), primer álbum del proyecto en solitario de la bajista y letrista de aquellos, Teresa Iturrioz, con Ibón Errazkin de la mano y un elenco de invitados de lujo como Tito Pintado (Penélope Trip, Anti) Antonio Galván (Parade) o los prometedores Cohete.

“En el mundo real, en la práctica, hacer música es un rollo y quita un montón de tiempo. Cuando Le Mans se acabó disfrutamos de vacaciones por primera vez en años, porque mientras tuvimos el grupo ese tiempo lo ocupaban ensayos y grabaciones”. Teresa y el resto de miembros de Le Mans -una de las bandas nacionales más decisivas de los noventa, para mí el reverso “aristocrático” de lo que supusieron Los Planetas- no dudaron en saltar al otro lado del espejo cuando superaron el síndrome de Peter Pan. “Nos parecía bien acabar con aquello y que Le Mans se quedase en una banda de los noventa (risas). ¿Te parece frívolo? Bueno, igual era una tontería pero creíamos que era el final perfecto”.

“Estoy como loca por dar a conocer Single”

De Jone y Peru no volvimos a tener noticias, Gorka formó los intermitentes Ama con dos ex El Joven Bryan e Ibón Errazkin fue el único que se aferró con todas sus fuerzas a su pasión por la música arrancando una carrera que hasta ahora ha dado un par de discos en solitario, una banda sonora, diversas producciones y colaboraciones y numerosos trabajos publicitarios subterráneos. ¿Y Teresa? ¡Ay! Cuando sonaba el despertador Teresa se despegaba las sábanas, recogía libros y papeles y se dirigía a la Escuela de Topografía a enfrentarse otro día más con sus alumnos. “Uy, eso no lo digas, que es un horror…”. No, mujer. Quién no se ha enamorado de su profesora de latín…

“Me he quitado un montón de complejos, así que si me apetece jugar a Missy Elliott pues voy y me lanzo”

Pero hablábamos de hacerse mayor, madurar y adquirir responsabilidades, y sin embargo, ahora, sentada frente a mí en la cafetería del Círculo de Bellas Artes sin parar de sonreír, Teresa Iturrioz me parece Alicia en El País de las Maravillas.“Es que yo estoy encantada con volver a hacer música. Y mira que siempre fui un poco perezosa con la promoción, pero estoy como loca por dar a conocer Single. Para mí todo esto es nuevo”. Venga, Teresa… “No, de verdad, te lo juro”. Y ríe otra vez, con lo que no termino de aclarar quién de los dos es el inocente. En realidad Teresa Iturrioz nunca estuvo del todo alejada de la música, y por extensión de su inseparable compañero de fatigas Ibon Errazkin. “Cuando terminó Le Mans quería hacer un dúo country con Jone. Ya teníamos hasta nombre: Campo. Nos imaginaba sobre el escenario, ella de beige y yo de turquesa, cantando canciones de Glen Campbell. Pero ahí se quedó todo, en una declaración de intenciones. Después de eso Ibón y yo ideamos un plan perfecto: a nosotros nos encanta componer, así que pensamos en hacer canciones pop para grandes famosos y así forrarnos con los royalties”. ¿Y qué fue lo que pasó? “Pues que no salió, claro. Yo creo que ese es un mundo con demasiados intereses económicos como para permitirnos entrar. Dudo que las maquetas siquiera llegaran a los cantantes. Y mira que yo hasta cantaba mal a propósito para que cuando escuchasen pensasen ‘esta canción con mi voz quedaría preciosa’”. Imposible sonsacarle los nombres. Otra vez la vergüenza… “No, porque vas a pensar que son horribles y luego seguro que lo cuentas todo en la revista”. Es entonces cuando surgen las colaboraciones con Fangoria y Tamara, y también es ese el momento en el que se enfrenta por vez primera a un micrófono. “Como nadie quería cantar nuestras canciones al final no me quedó más remedio que hacerlo yo misma. Pero ¿sabes? A mí me encanta cantar, yo canto a todas horas y si estoy feliz por algo con Single es por eso, por haberme decidido a coger el micrófono. Ahora ya no hay quien me lo quite”. Y es que en “Pío Pío” hasta se atreve a rapear. “El otro día me decían en una entrevista que no lo hacía bien. Pero es que, mira, yo a estas alturas sólo tengo una motivación para hacer música y es porque me apetece. Ya soy mayor y me he quitado un montón de complejos, así que si me apetece jugar a Missy Elliott pues voy y me lanzo”. Y de esta forma ha salido un disco de “singles” en el que cada canción es un mundo por el que se reconocen ecos del dub, la copla, el trip hop y el r’n’b, un renglón seguido deliberadamente alborotado e imprevisible de los Le Mans de “Aquí vivía yo”, alejado del conceptualismo marcial que atenazaba aquellos discos y que ahora echa a volar en pos de la canción como unidad musical en perjuicio del disco. “¿Expectativas? Yo ya sé de qué va a esto. Si ‘Pío Pío’ me permite grabar un segundo disco sería feliz”. Uy, buenas noticias. Va a ser que hay Single para rato…

Un comentario
  1. Full of salient points. Don’t stop belinvieg or writing!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.