Silver Jews son la antítesis de grupo del montón. Fue el grupo madre de Pavement, no tocaron en directo hasta tener cinco discos y, sobre todo, nunca hacen las cosas porque sí. Con su último disco, “Lookout Mountain, Lookout Sea” (Drag City/Popstock!), todavía reciente, este septiembre veremos “Silver Jew”, el primer documental sobre el grupo.

Linus se queda parado y grita “¡oh, no! ¿otra vez no!”. Su hermana Lucy pasa por allí y le pregunta que le pasa. “Soy consciente de mi lengua”, dice, “es una sensación terrible, de vez en cuando soy consciente de que tengo una lengua dentro de la boca, y entonces comienzo a sentir un bulto y…”. Sigue relatándole la angustia: “cuando más me esfuerzo en quitármela de la cabeza más pienso en ella”, agotando la poca paciencia de Lucy, que se marcha enfadada hasta que… “¡oh, no!”, se queda parada con cara de angustia y vuelve tras sus pasos para amenazar y gritar a Linus.

“Me gustan los conciertos y me gusta la sensación después de tocar”

David Berman es Linus, una persona que necesita plantearse todo el tiempo lo que está haciendo, y hacerlo en serio. Esperaría año tras año a la Gran Calabaza si hiciera falta, y nos explicaría por qué y nos haría bailar la cabeza. Así es entrevistar a David Berman, como acompañarle una noche en su espera mientras nos explica por qué necesita creer desesperadamente en la Gran Calabaza, su nuevo disco o su relación con las primeras giras de Silver Jews después de quince años de actividad discográfica. “Hace tres semanas que volvimos a girar, algo así como una segunda parte. La banda está sonando realmente bien, pero ¿cuánto hace de la ultima vez que nos vimos? ¿Qué habéis estado haciendo? ¿Os habéis casado con alguien?”. Recapitulemos. Hace un poco más de dos años, entrevistamos a David Berman con motivo de la salida de “Tanglewood Numbers”. No fue para nada una entrevista normal. Me explico: lo normal es hablar del disco, la grabación, las novedades del grupo, todas esas cosas que leeréis mil veces en cualquier revista. Pero recordad: David Berman es Linus, por eso para hablar de sus Silver Jews el prefiere no tomarse el pelo a si mismo con otra entrevista promocional, sino hablar de la vida de verdad. Al fin y al cabo de eso tratan sus discos. “Me gustan los conciertos y me gusta la sensación después de tocar de haber hecho mi trabajo. Tenía todas esas ideas negativas sobre ello, así que todavía estoy sorprendido de que vaya bien. Pero todas las cosas alrededor…”. Las relaciones-cliché entre músicos, los festivales, el dinero. Pero también aprender cosas nuevas sobre tu comportamiento como músico. “En el tercer show de esta gira me hice daño en la mano y desde entonces he tenido que tocar sin guitarra. Sin ella sentía que tenía que moverme un poco para no parecer idiota. De repente tenía que mirar alrededor, y no tenía ni idea de que podía hacer, en las partes instrumentales me sentía especialmente ridículo. Lo positivo de esto es que me ha hecho replantearme la actuación para no parecer tonto. Me sentía muy nervioso. En Suiza tocamos en un teatro, con la gente sentada, mirando al escenario, algo que nunca he podido hacer porque siempre estaba arriba, así que bajé del escenario y estuve mirando desde allí un rato al grupo. Fue muy agradable. Hizo que me diera cuenta de mi torpeza encima del escenario y eso ha hecho que me esfuerce en ser más expresivo. Ahora lo que me planteo qué hacer a partir de ahora. Sin guitarra me veo obligado a estar más concentrado en lo que canto, lo cual es bueno porque tampoco soy buen guitarrista, pero también hay gente que me dice que eso le añade otra dimensión a las canciones, que hace un contraste bonito con lo que toca el resto del grupo”. Este mes Drag City edita un DVD con el documental sobre su visita a Jerusalén durante su primera gira. “No he querido ver nada. Seguro que me avergonzaría. Por lo que sé, el documental dura unos cincuenta minutos. Tiene partes de nosotros en Jerusalén visitando el muro de las lamentaciones, y también conciertos. No explica mi historia ni la del grupo, trata sólo este viaje. Además de la cámara, el viaje fue muy chocante, visitamos sitios con historias tremendas y conocimos a mucha gente de allí gracias a nuestros teloneros, Monotonix, que además son uno de los grupos más increíbles en directo que existen”. Todo ello materia vital que acabaría formando parte de “Lookout Mountain, Lookout Sea” igual que tantas otras cosas. “¿Te han enviado la nota de prensa completa? Allí hay conexiones para cada canción que aportan nuevos significados, frases de libros, películas, aunque si no los conoces sigue teniendo un sentido. Estoy contento con el disco, creo que sería un bonito sitio donde parar. Me imagino es como una especie de coda a todos los discos anteriores, como si fuese una de esas series de libros como ‘Las crónicas de Narnia’ o algo así”. Buscad en Google: “Silver Jews Press Kit”. Hasta eso es único.