No es que Izah –nacida en Manchester y afincada desde pequeña en Barcelona- peque de impaciente, pero sabe que ha llegdao su momento con “Now Or Never”, un salto sin red después del Ep “Izahblues” y “Mindland”, su aventura junto a RCA Flacos. “He asumido más riesgo, y no solo por la presencia de más productores, sino también en la forma de cantar. Ha habido un crecimiento. Y lo hemos hecho con toda la intención, aunque sabemos que no tenemos escena, no hay locales para lo que hacemos. Jugamos a varias cosas, somos ambiguos y me flipa. En el disco quería que hubiese un sonido más retro, pero al mismo tiempo buscaba algo más actual a través del electro-soul. Tenía esa idea en la cabeza. Quizás no tan exagerado como pensaba, pero está presente”. En la música de Izah hay retazos de jazz y ha incorporado la electrónica como nuevo elemento, aunque básicamente su gran obsesión es el soul y una figura como la de Sade. “El soul es la música con la que más conecto, por el tempo, y porque creo que puede expresar cosas pasionales, amor, reivindicación, elegancia o sensualidad. Lo tiene todo”. El año pasado teloneó a Aloe Blacc, cumpliendo el sueño de cantar en el Palau de la Música Catalana. “Una semana antes me fui a hacer un tour al Palau, quería saber el significado de cada cosa. Después se lo expliqué a Aloe Blacc, que es encantador”.