"Este disco salda la deuda pendiente que tenía con el pop en castellano”
Entrevistas / Eric Fuentes

"Este disco salda la deuda pendiente que tenía con el pop en castellano”

Fran González Aparicio — 07-02-2022
Fotógrafo — Júlia Olivé

Hay ejemplos, como este “Hostia y Perdón” (HangTheDj! Records, 22), que desmienten por sí mismos cualquier intento de anclarse a una caduca imposición fundamentada por la veteranía.

Eric Fuentes lleva desde más de una década poniendo de manifiesto ese precepto a través de su incansable e irreprochable afán por reinventarse y construir un proyecto en solitario basado en una conexión de ideas divergentes pero coherentes que representan las diferentes atmósferas musicales y vitales sobre las que deambula el que fuera líder y vocalista de The Unfinished Sympathy.

Le hemos visto deleitarnos con trabajos que coqueteaban con la electrónica más lo-fi (“Bahia Paraíso”, 08), proyectos que miraban directamente a los ojos de su sonido más enérgico y primigenio (“Eric Fuentes & El Mal”, 11), o abrazar con calidez la madurez sonora desde tonos más sosegados y plácidos (“Copper & Gold”, 13). Por ello no debería sorprendernos que Fuentes haya sido capaz de mudar su piel con pasmosa agilidad y fresco dinamismo, siendo “Hostia y Perdón”, una excusa perfectamente válida para lanzarse al castellano e invitarnos a bailar sobre un torbellino radiante de melancolía pop.

"Es el álbum que más tiempo he tardado en hacer, alrededor de cuatro años, para ser exactos"

¿Estás de acuerdo con que “Hostia y Perdón” es un disco bastante rupturista con respecto a lo que nos tenías habituados?

Es cierto que tal vez éste no sea el disco que la gente se espera. Quizás el público me asocia únicamente a proyectos más guitarreros y enérgicos, pero realmente no es la primera vez que le doy rienda suelta a otras de mis facetas. De alguna manera “Hostia y Perdón” logra dar continuidad a esas otras caras olvidadas, pero que también forman parte de mí.

Además, es tu primer disco en solitario desde 2014.

Así es, esa es otra de las razones por las cuales este disco es tan especial. Es el álbum que más tiempo he tardado en hacer, alrededor de cuatro años, para ser exactos. Y sin atisbo de duda puedo decirte que es el proyecto más trabajado y al que más vueltas le he dado en toda mi carrera.



También es tu primer disco enteramente en castellano, ¿por qué ahora?
Tal y como yo lo veo, simplemente éste ha sido otro paso más para atender el gran elenco de influencias que componen mi registro. Es decir, a mí me ha interesado mucho el post-hardcore y el emocore y lo he trabajado a través de The Unfinished Sympathy; también me interesó el thrash-metal y el hardcore metal y lo trabajé con Mad Squad; ahora he buscado un camino para darle forma a esa tercera pata que sostiene mis referencias, que es el pop en castellano que yo escuchaba cuando era pequeño, y lo he encontrado en “Hostia y Perdón”.

¿Cuáles son esos nombres que inspiraban al pequeño Eric Fuentes?
Recuerdo perfectamente devorar los videoclips de Alaska y Dinarama, Golpes Bajos, Radio Futura, Parálisis Permanente… Ya sabes, todos esos nombres que son más propios de la escena madrileña que de la catalana y que de alguna manera siempre han estado presentes en mi bagaje. “Hostia y Perdón” es el disco que salda la deuda pendiente que tenía con el pop en castellano.



Sin embargo, a tus compañeros de proyecto esos referentes les quedan algo lejos por edad. ¿Costó cuadrar tu estilo con el de los miembros de Wood y de Cala Vento?

Para nada. Se podría decir que el disco es una buena mezcla entre mi rollo viejuno, con referencias a la movida madrileña, y el tono fresco y contemporáneo de la gente con la que he trabajado.

"Siempre he utilizado la música para canalizar y expresar mis emociones, principalmente el cabreo y la tristeza"

¿Cómo fue cruzar vuestros caminos?
Tanto a los chicos de Wood como a los de Cala Vento ya los conocía porque hemos trabajado en el estudio anteriormente y desde mi sello, HangTheDj! Records, hemos producido algunos de sus proyectos. Pero lo cierto es que la vida de “Hostia y Perdón” ha dado muchas vueltas. Partió de ser un disco de demos y samples únicamente hecho por mí. Más tarde pasó una supervisión por los chicos de Wood, Marc (Fernández) y Aleix (Vilarrasa), y a modo de power trio reconvertimos esos beats electrónicos y samples en sonidos más orgánicos y reales. Terminé pasando un tiempo algo desconectado de las canciones, un poco por desidia, hasta que me reencontré con los miembros de Cala Vento, quienes nos invitaron a Marc, Aleix y a mí a su nuevo estudio en el que finalmente pudimos darle forma al disco, añadiendo más sintetizadores y arreglos.

Pero esa no fue la forma final del álbum, si no me equivoco. 

Así es, para el momento de la mezcla tomé la decisión de decantarme por un estudiante de producción musical de veinticuatro años al que conocí prácticamente de rebote. Su nombre es Senén Lores, de quien me había hablado previamente Marc de Wood. Escuché las demos que producía y su música era exactamente el tipo de sonido que quería para el disco. Una combinación impecable de tendencias dispares como el EDM, el nu funk o el nu R&B. Trabajamos conjuntamente y en seguida supe que era el adecuado para encargarse de la producción del disco.

¿Satisfecho?
Por supuesto. El resultado final brilla tanto porque sin duda hay involucrados en él muchos cerebros con una energía muy fresca y sin demasiados prejuicios. A fin de cuentas, creo que esa es la clave para acercarse a un proyecto como éste.

A pesar de que el disco sea muy bailable, también tiene ciertos momentos de introspección y melancolía, como es el caso de “Un claro de luna”. 

Hay melancolía por todos lados, sí. Siempre he utilizado la música para canalizar y expresar mis emociones, principalmente el cabreo y la tristeza. Me cuesta mucho hacer canciones que sean simplemente cantos a la alegría, y aunque en este caso el registro sea más luminoso, siempre hay dejes melancólicos en todo lo que hago. En eso soy bastante recurrente, e incluso armado con guitarras u otros sonidos más pesados habría acabado llegando a la misma expresión emocional.

"Al principio de formar The Unfinished Sympathy y de lanzar nuestro primer disco fuimos invitados por John Peel para ir a la BBC a grabar nuestras propias Peel Sessions"



La melancolía es hermana de la nostalgia, y me ha venido a la cabeza que el año pasado se cumplieron veinte años del disco debut de The Unfinished Sympathy. 

Cierto, y veinte años de que se fundara mi sello y de haber vivido una de las experiencias con la banda más significativas y relevantes del comienzo de nuestra carrera.

¿De qué se trata?
Al principio de formar The Unfinished Sympathy y de lanzar nuestro primer disco fuimos invitados por John Peel para ir a la BBC a grabar nuestras propias Peel Sessions. Coincidiendo precisamente con el aniversario del disco y del sello, hemos querido rendir un tributo personal a ese hito en nuestra carrera con un documental llamado “Hello Mr. Peel” que hace las veces de celebración por estos veinte años y donde además recogemos los testimonios de cómo esa experiencia nos marcó. Personalmente, me encantaría que el documental pudiese llegar a la gente, porque es un perfecto retrato de lo que aquellos años tan especiales significaron para nosotros.



¿El volver a arrancar tu proyecto en solitario no ha despertado en ti ciertas intenciones de querer devolverle la vida a la banda?
Ahora mismo en mi cabeza no hay espacio para pensar en eso, francamente. Nuestro objetivo en este momento es darle la máxima visibilidad al documental y poco más. No tengo neuronas reales para ocuparme de más proyectos por ahora, solo focalizarme en lo que “Hostia y Perdón” pueda ofrecerme.

¿Se avecina gira?
De momento no tenemos fijada la manera en la que le daremos vida en directo al disco, pues aún quedan algunos aspectos que concretar y depurar. Por suerte, y aunque las canciones luzcan con tanta tecnología en el propio álbum, todas ellas son susceptibles de ser tocadas con una guitarra acústica. Así que, sea como sea, yo siempre acabaré girando de alguna manera y tocando allá donde me requieran. Eso es algo que nunca dejaré de hacer.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.