“En nombre de la coherencia también se han dicho muchas estupideces”
Entrevistas / Nacho Vegas

“En nombre de la coherencia también se han dicho muchas estupideces”

Don Disturbios — hace 6 años
Fotógrafo — Archivo

“Resituación” (Marxophone, 14) es un disco que presenta novedades. A los colaboradores habituales de Nacho Vegas cabe sumar la guitarra de Joseba Irazoki, pero sobre todo una nueva dimensión en sus letras que se olvidan de sí mismo, sus vicios, virtudes y mujeres. Ahora escribe sobre lo que ve y a mí me gusta.

Creo que una de las cosas que ha jugado en contra de tu nuevo disco, es que antes de que saliera ya estaba anticipado que iba a ser el álbum protesta de Nacho Vegas y luego, una vez escuchado, no lo veo como tal. Creo que es un disco que habla de muchas cosas y no solo de política. También trata de la desesperanza, de gente que no toma partido porque simplemente se deja llevar por una vida que no controla, y también la muerte está muy presente. En definitiva es un álbum muy social, que habla de un colectivo y la ciudad, Gijón, forma parte de ese colectivo. Esa ciudad triste y gris compuesta de personas igual de tristes y grises que no son capaces de tomar partido, simplemente se dejan llevar.
Me gusta que digas eso porque tienes razón. No pienso que este disco sea tan político, ni tampoco pienso que los otros no lo fueran en absoluto. Y coincido contigo en que es un disco social, en el sentido de comunidad , que habla de una serie de personajes solitarios y de sus desesperanzas. En eso coincido totalmente, pero creo que me ha pasado al igual que en otros discos, en los que por ejemplo se han cargado todas las tintas sobre las drogas y luego igual tampoco se hablaba tanto de drogas, pero es un tema que da morbo y ya está ¿no?. Y en este, a lo mejor, se deben pensar que ahora lo político es lo que da morbo.
Cuando sacamos el disco lancé precisamente “Actores poco memorables” como adelanto del mismo, porque pensé que no tenía una dimensión política como la que pueden tener otras canciones del disco como “Runrún” o “Polvorado”. Y, sin embargo, todo el mundo la tomó por ahí, y me hizo mucha gracia porque la gente pensaba que había echado mano de estereotipos como el facha que lee el ABC, y yo en ese personaje no estaba retratando un facha, sino a una persona solitaria que habla con su calcetín porque no tiene a nadie con quién hablar. Que leyera el ABC o El País no era importante. Así que pienso que ya había una intención de antemano de tomarse cualquier cosa de este disco por el lado político y, por ejemplo, esa canción destila un montón de personajes que están perdidos en su soledad y están desmovilizados porque en las últimas dos décadas el discurso dominante nos desmovilizó a base de miedo y de un individualismo feroz, y eso es lo que nos ha rodeado un poco durante estos últimos años, y ahora sí puedo hablar de ello con una distancia crítica que está en esa canción y en otras partes del disco. Pero sí, es cierto que matizaría un poco lo del disco político, aunque bueno ha sucedido al igual que otras veces en las que a lo mejor se incidió tan solo en las historias de amor trágico o en canciones de drogas, esta vez le ha tocado a la política.

Es un poco como el juego este de sacar frases del contexto y fijarse más en la anécdota sin entender el transfondo para acusarte luego de cierta obviedad en lo que escribes, que es algo que no acabo de entender.
Sí, yo también veo en algunas críticas un poco negativas que citan frases de las canciones de forma textual, en las que me falta algo que tiene especial importancia que es la propia interpretación de las canciones. Las canciones siempre son música, letra y la interpretación es lo que hace que cobre vida. Eso puede matizar mucho. Sobre todo cuando juegas un poco con la ironía. El significado de una estrofa puede significar todo lo contrario dependiendo de cómo la cantes. Creo que precisamente una letra como la de “Actores poco memorables” no tiene el mismo sentido si no la escuchas como está cantada, o como el caso de “Libertariana Song” de la que, si extraes citas, sí que puede parecer una especie de panfleto. Y me parece que eso se olvida cuando se cita. Vaya que me parece que alguna crítica negativa se ha hecho a mala ostia porque se han sacado las cosas de contexto. De hecho yo lo leía y no reconocía la canción.

Otra impresión que me he llevado tras escuchar “Resituación”, e igual me equivoco, es que en este disco el contenido de las letras ha marcado mucho más el tono del envoltorio musical que en otros disco tuyos, y a veces también se ha buscado crear cierto contraste entre lo que se dice y la música que lo acompaña como por ejemplo en un tema como “Un día usted morirá”.
Siempre la letra me condiciona como visto luego la canción, pero es cierto que me gusta jugar con los contrastes, con las paradojas. Es algo que ya hacía en otros discos, pero a lo mejor en este sí que es algo en lo que he incidido más. En el country, por ejemplo, si miras las letras de Hank Williams, verás que son letras muy dolorosas sobre canciones con acordes mayores y creo que precisamente esas canciones tan alegres que contrastaban con esas letras tan duras, es lo que hacía que luego la canción te resultara tan poderosa. Ese contraste siempre me interesó.

Y eso también ha dado pie a un disco muy variado que va de por ejemplo un tema como “Libertariana Song” que parece una especie de minué ¿no?
Sí, es una cosa un poco rara, una especie de rumba con el cajón que luego tiene una cosa tropical que no sé muy bien de donde salió. Supongo que será porque últimamente he estado escuchando cosas de salsa y de cumbia.

Luego hay temas más desnudos como “Runrún” en el que prácticamente estás tú solo con el ukelele, mientras que también hay temas mucho más arreglados incluso con coros…
Es un disco muy de personajes que, a diferencia de “La Zona Sucia” que tenía un sonido más homogéneo en el que utilizaba mucho la primera persona, en este disco al ser más de personajes, eso hacía que cada canción requiriera de un vestimenta diferente….
También he recurrido a la fórmula de la contención en todo el disco, como por ejemplo en una canción río como “La vida manca” que en el fondo es una canción muy contenida. Vaya que, en cierto sentido, he ido a buscar más la emoción a través de la contención y no de la expansión.

Lo que sí me ha dado la impresión es de que la voz está muy delante y parece como que la dicción es más pausada para que se entienda bien todo lo que se dice.
Tenía claro que quería tratar la voz de una forma muy cercana y utilicé también unos registros más graves, que no solía utilizar antes. Quería acercar mucho la voz y eso en algunas canciones está incluso un poco por delante de lo que hubiera querido el técnico de sonido de Madrid, pero yo creo que y lo había hecho alguna otra vez con anterioridad.


Estamos hablando mucho de cómo es el disco, pero me gustaría saber si durante esta ronda promocional en la que estás inmerso te han machacado mucho con el tema de la política
La verdad es que es el tema más recurrente

O sea que ahora mismo te estás convirtiendo en un referente de la izquierda de este país ¿no?
(risas) Pero bueno yo no soy un referente para nada. Tampoco está la izquierda muy articulada en España para ser un referente de nada.

Pero sí eres un personaje público al que hacen entrevistas que están girando todas sobre política, con lo cuál te están obligando a posicionarte y quieras o no hay cierto acto, no sé si de responsabilidad o de valentía, por esa exposición pública con lo que eso significa en este país en el que somos muy dados a la descalificación cuando alguien se sale un poco de la norma.
Ya pero no lo veo muy diferente a lo que pasaba antes cuando me hablaban de las drogas y yo, que a veces soy demasiado bocazas y en más de una vez me hubiera gustado callarme la boca, pero al final dices cosas y sale publicado lo que te metes o lo que te dejas de meter o en otras ocasiones he hablado más de con quién estaba o con quién follaba. Sin embargo, con esto ahora no tengo ningún problema porque además es un tema totalmente público, así que con mayor razón puedo hablar de ello. Es un tema que está en la calle , no hablo de mi experiencia privada.

Claro, pero entonces a continuación siempre viene la típica pregunta que te obliga a demostrar hasta que punto te implicas con tus actos en política, porque es muy fácil hablar, pero es más difícil implicarse en la mejora de tu entorno, porque al fin y al cabo la política debería ser eso, el arte de mejorar las cosas. Vaya que siempre que hablas de política te tienes que justificar, cosa que con el amor o las drogas no pasa.
Tienes razón, a mi nadie con los otros discos me ha pedido que me meta un pico delante suyo para demostrar que sabía de lo que hablaba, y con la política parece que sí. Sobre todo si te consideras de izquierdas, parece que hay un discurso muy típicamente reaccionario que dice que si eres de izquierdas es porque algo sospechoso tendrás. No me lo creo, no serás tan guay. Y así como la derecha premia esta meritocracia, premia esa libertad individual en detrimento de la justicia social, se supone que la izquierda hace lo contrario, y alejarse del individualismo parece como algo sospechoso. Hay esa actitud de querer rascar en tu vida personal para sacar a relucir contradicciones…. Si demuestras un compromiso público con algo, enseguida van a intentar rebatirlo con un argumento que va a lo privado, y esta prevalencia de lo individual sobre a lo colectivo es una mentalidad típicamente de derechas. Pero vamos, que en nombre de la coherencia también se han dicho muchas estupideces y todos tenemos nuestras contradicciones.

Un comentario
  1. Don Disturbios 27 marzo, 2015

    Hola estimado lector anónimo. No me jode que Nacho sea de izquierdas, más bien todo lo contrario, así que supongo que no me he expresado de forma suficientemente clara, aunque yo hubiera jurado que sí.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.