EL DUB DE LA LINEA DE FRENTE
Entrevistas / Fermin Muguruza

EL DUB DE LA LINEA DE FRENTE

Aritza Basterretxea — 30-04-1999
Fotógrafo — Archivo

Fermín Muguruza odia estar quieto. Si algo ha caracterizado a este músico vasco desde el inicio de su carrera ha sido su Fermín Muguruza odia estar quieto. Si algo ha caracterizado a este músico vasco desde el inicio de su carrera ha sido su capacidad para absorber todo tipo de tendencias y referencias musicales, culturales, sociales y políticas para llevarlas a su terreno, impregnarlas de compromiso (político sobre todo) y rodar sus canciones por todo el mundo. En estos momentos está ultimando su primer trabajo en solitario: «Brigadistak Sound System», su disco más ecléctico e internacionalista, que saldrá a la luz a finales de mes.

Y es que al margen de la ideología de cada cual (causa en muchos casos de prejuicios interesados contra su figura) nadie puede negar esa labor comprometida y aglutinadora de Fermín, desde los primeros tiempos de su carrera con Kortatu, pasando por Negu Gorriak, para desembocar en el proyecto Fermín eta Dut, y finalizar en esta etapa en solitario. Tampoco se puede ignorar su coherencia musical, disolviendo las bandas en su mejor momento, y huyendo de la comodidad que proporciona saberse arropado por un buen número de seguidores tanto en Euskalherria como en el Estado, tanto en Europa como en América. Podrá gustar más o menos, pero nadie le ha regalado nada, y ha conseguido forjarse una carrera y un prestigio impensable hace unos años, cantando en Euskera sobre, como dirían Fishbone. «la realidad de mis alrededores». Nos fuimos a las oficinas de su sello, Esan Ozenki, para charlar sobre su trayectoria musical y personal, pero sobre todo de su nuevo disco, «Brigadistak Sound System», de su grabación por todo el mundo (Los Ángeles, México, Venezuela, Buenos Aires, Cuba, Italia…) y de las colaboraciones con las que ha contado (Angelo Moore de Fishbone, músicos de Sublime, músicos de los Van Van, Desorden Público, Todos tus Muertos, Manu Chao, Amparanoia… entre otros muchos). El citado disco está en el siempre fatigoso proceso de mezclas, y por lo apuntado por el propio Fermín va a estar impregnado, más que nunca, de sonidos reggae y latinos, aunque en un contexto de fusión al que nunca renuncia. Por si fuera poco, piensa presentarlo en directo en verano con una banda estable (e internacional). KORTATU (1984-1988) uskadi vivió su 1977 particular a partir del año ‘83, con un montón de bandas diferentes estilística e ideológicamente, que crearon una escena compacta e irreverente (el mal llamado Rock Radical Vasco): La Polla, Eskorbuto, R.I.P., Hertzainak, Cicatriz, B.A.P… y, cómo no, Kortatu. «Esa época era un momento muy visceral, de mucha represión, pero a la vez de mucha actividad y de muchas ganas de participar de todo el mundo. Eso hacía que cada uno se expresara de la manera que considerara adecuada: nosotros a través de la música, otros a través de la ocupación de Gaztetxes, otros por la creación de radios libres, participando en asambleas de barrio, en comités anti-represivos…». Los Kortatu, un compendio entre el punk rock del 77 (Clash, Undertones, Buzzcocks, Saints…)   con el revival del ska de los ochenta (Specials, Selecter, The Beat, Madness…) comenzaron su andadura con formato de trío, y por supuesto en clave reivindicativa, alternando temas más cachondos y festivos con otros más comprometidos, alternado el euskera con el castellano. «Los primeros textos los recuerdo con una sensación de estallido y rebeldía total, pero desde las primeras entrevistas teníamos muy claro que pertenecíamos a un pueblo que tenía una lengua que le había sido negada. A nosotros no nos fue enseñada y tuvimos que recuperarla». Es interesante el proceso de recuperación de la lengua vasca que se observa a lo largo de sus tres Lp’s en estudio («Kortatu», «La Línea Del Frente» y «Kolpez Kolpe» -golpe a golpe-, éste íntegramente en Euskera), paralelo al desarrollo musical, consistente en la consolidación de su sonido. Pero lo realmente destacable de Kortatu (aparte de su hiperactividad y compromiso) fue su brusco final: Haciendo suyas las palabras de Neil Young «mejor explotar que desvanecerse», quisieron dejarlo de golpe, cortar un ciclo para ser recordados en su momento álgido, cerrar la persiana, algo que se ha convertido en una constante en su trayectoria. «Teníamos la idea de que Kortatu no podía durar por los siglos de los siglos. Era un momento en el que hablábamos mucho de los dinosaurios, de los grupos que vivían de las rentas de lo que habían hecho antes. Uno de los temas de nuestro debate continuo era ese, y en ese momento me pareció lo más coherente decir adiós a Kortatu. Para mí se abría un tiempo de tránsito, de descanso de la presión… el disco de Ramones («It´s Alive») nos parecía un documento impresionante, y creímos que un disco  en directo era el mejor legado que podíamos dejar sobre lo que era Kortatu». El directo se llamó «Azken Guda Dantza» -la última danza de guerra-).    NEGU GORRIAK (1990-1996) y proyecto junto a DUT(1997/ 98) ras el descanso, la reflexión y la toma de fuerzas, llegó la nueva propuesta: un quinteto guitarrero, cantando íntegramente  en euskera, un frontman con mensaje claro, rozando la expresividad de un MC, y sobre todo crossover sin fronteras. A los hermanos Muguruza se unió uno de los músicos de un grupo de culto, M-ak, Kaki Arkarazo (el prestigioso productor) a la guitarra, y Mikel Ábrego (ex-B.A.P.) en la batería. Junto a ellos, Mikel, el bajista del grupo Anestesia. La influencia de la música, estética e ideología negra se hizo muy patente en el álbum de debut de Negu Gorriak: referencias a Public Enemy, Malcolm X, Spike Lee, James Brown (Esan Ozenki en euskera no es más que el celebre «Say It Loud (I´m Black And I´m Proud)»). «…el soul, el funky, el rap, los guitarrazos, el hip hop… todo eso debía tener cabida en un nuevo producto que sería distinto desde el primer momento. También queríamos tener el control de todo lo que hiciéramos, seguir trabajando en la autogestión, como en «Kolpez Kolpe». La música negra siempre ha sido un referente para nosotros, desde el reggae y el ska». En lo referente a la autogestión y coherencia,hay quien ha relacionado a NG/Fermín Muguruza con Ian MacKaye. «Nuestro ejemplo fue Ian MacKaye y Fugazi. Ellos también rompieron con Minor Threat, un grupo emblemático, y decidieron crear otro grupo, con nuevas composiciones. Proyectaron encima la idea de Dischord como sello independiente, ello fue muy interesante para nosotros». Un momento clave fue la creación del sello Esan Ozenki (dilo alto) en 1991, un pretendido ejercicio de autogestión, modernización y control absoluto de la producción musical, no sólo de NG, sino de varias bandas vascas. De hecho, en los tiempos de Kortatu se autogestionaron la grabación y distribución de sus discos, porque el concepto de industria musical no existía, al menos como ahora. Desde 1995, también crearon Gora Herriak (arriba los pueblos), para dar salida a propuestas internacionales. «El primer  disco lo hicimos como en «Kolpez Kolpe», pero vimos la necesidad de crear nuestro propio sello, y de incluso en un futuro sacar a bandas que estaban surgiendo a nuestro alrededor, pero que nadie les prestaba atención. Era un momento en el que no se arriesgaba. Cuando sacamos «Gure Jarrera» con el sello, al cabo de pocos meses ya teníamos varias bandas en la calle. En el ´95, tras todas las giras por Europa y América, vimos que había mucha gente que estaba trabajando en nuestra línea, incluso ideológica, con apertura de estilos, con unos sellos independientes alrededor, y vimos la necesidad de complementar Esan Ozenki con Gora Herriak». Negu Gorriak publicaron cinco discos: «Negu Gorriak» (duros inviernos), «Gure Jarrera» (nuestra postura), «Borreroak Baditu Milaka Aurpegi» (el verdugo tiene mil caras), «Ideia Zabaldu» (difundir la idea) y el disco de versiones de despedida «Salam, Agur». Por otro lado, y tras una pausa, como es conocido, Fermín se lanzó a una aventura con el grupo Dut, joven grupo al que admiraba, para sacar el Lp «Ireki Ateak» (abrir las puertas), ampliamente comentado en estas páginas. FERMÍN MUGURUZA (1999): «Brigadistak Sound System» llegamos al presente: tras numerosas giras internacionales, experiencias que dejaron huella (el concierto junto a Body Count en Euskadi ante veinte mil personas, las muestras de solidaridad en la campaña «Hitz Egin» a favor de la libertad de expresión, el concierto para los presos en la cárcel de Herrera de la Mancha en 1994…) problemas legales (el famoso tema «Ustelkeria» (podredumbre), alusivo al coronel de la Guardia Civil Rodríguez Galindo, pendiente de resolución) un sinfín de amigos

Un comentario
  1. home, jo et recomano alngus musicals; comene7a pels cle0ssics moderns, RENT, THE ROCKY HORROR PICTURE SHOW, HEDWIG & THE ANGRY INCH, i despre9s pots passar a coses una mica me9s melf2diques, com el MAR I CEL (arxiconegut a Catalunya), o fins i tot pots passar-te pels granc cle0ssics, com el SOUTH PACIFIC, el CHICAGO, LES MISERABLES i molts me9s. i desrpe9s dels musicals? doncs opto per a que sentis coses noves com els cle0ssics rockers, QUEEN, LED ZEPPELIN i ves provant una abrae7ada

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.