"La música siempre ha sido mágica y sanadora"
Entrevistas / Bomba Estereo

"La música siempre ha sido mágica y sanadora"

Don Disturbios — 18-11-2021
Fotógrafo — Archivo

Los cuatro elemento se dan cita en “Deja” (Sony, 21), el nuevo álbum de los colombianos Bomba Estéreo. Nueva demostración de su peculiar fusión entre el folclore caribeño y la electrónica orientada a la pista de baile. Pero con una finalidad: Hacernos reflexionar sobre la necesidad de conectarnos con la naturaleza, con nosotros mismos y con nuestra comunidad. Para bailar pensando.

¿Habéis notado con este disco una mejora en vuestro estatus internacional? ¿Se estaba esperando este disco con especial atención porque sois ya un referente?
(Li Saumet) Lo cierto es que sí y es algo como muy lindo. Pero aparte de la popularidad, que obviamente se agradece, también ha estado la buena acogida crítica de gente que sabe mucho y de los fans. Hemos trabajado mucho con la intención de que el disco fuese algo impactante... Una especie de obra de arte completa que fuera más allá de la música que es algo que hoy en día no se hace demasiado.

"Todo el álbum está enfocado en la idea de conectarse. Primero con uno mismo para poder conectarse luego con los demás"

El disco empezáis a trabajarlo en octubre del año pasado cuando Li va a Canadá para trabajar con Lido Pimienta durante unas semanas. Y tengo curiosidad por saber ¿en qué momento conoces a Lido? ¿Fue cuando colaboraste con ella en su álbum “Miss Colombia” (20) o ya os conocíais de antes?
(Li) Conozco a Lido desde que ella tenía unos trece años. La descubrí cantando en Barranquilla y ya entonces era una niña que cantaba muy raro, pero muy increíble. Un ser muy extraterrestre, para nuestro contexto cultural. La he seguido desde que empezó a hacer sus primeras canciones... Y ya después con “Miss Colombia” le dije: ¿por qué nunca me has invitado a cantar contigo? [risas]. Así que hicimos “Nada” y, bueno, fue una colaboración súper linda. Por eso decidí que ahora necesitaba esa misma inyección de arte en nuestro disco. Porque era un momento en el que me sentía perdida a nivel artístico y con Lido quería esa inyección y lo cierto es que hizo un gran trabajo.

De la producción te has encargado tú, Simón; pero la otra conexión del disco con Canadá es la de Damian Taylor (Björk, Arcade Fire...), que se ha encargado más del tema de las mezclas ¿no? Por lo que sé, le ha dado un componente más electrónico al álbum, ¿es así?
(Simón Mejía) En realidad la producción no es solo mía, es de todos. Es como una sumatoria de energías. A mí me gusta mucho ver como la música ayuda a liberar el ego, así que se trata de un trabajo grupal en el que cada uno puso su pedacito. Y por eso el álbum es tan lindo y tan poderoso... Y Damian Taylor digamos que hizo parte de la mezcla, pero también de la producción porque propuso ideas a nivel sonoro. Entonces, en realidad, es una sumatoria muy bonita. Es como un álbum súper hippy en lo comunitario.

De hecho uno de los mensajes del álbum, porque hay varios, es precisamente una llamada a renunciar al ego y que desde lo colectivo se consiguen más y mejores cosas.
(Li) Sí. Todo el álbum está enfocado en la idea de conectarse. Primero con uno mismo para poder conectarse luego con los demás, porque todos somos parte de todo. Para poder vivir nos necesitamos los unos de los otros, y de manera colectiva se pueden hacer grandes cosas.

Otra de las ideas que está muy presente en el disco es todo lo relacionado con la sanación a través de la música. ¿Cómo se realizan estas sanaciones musicales?
(Li) Bueno, creo que es algo que he hecho de forma inconsciente durante todos estos años, pero que ahora sí hago de forma consciente. Y, sobre todo, en este disco medité mucho para canalizar letras, energías, vibraciones de cosas que a veces no escuchamos y están ahí: como la naturaleza, como el presente. De ahí surgieron muchas letras que en realidad no son mías; son de seres o espíritus… No sabemos qué todavía… Pero solo pasan a través de mí, se escriben y nos dan todos estos mensajes tan bonitos.

"Cuando bailas puedes generar cosas y estados maravillosos"

¿No es un poco paradójico hacer un disco orientado hacia la pista de baile y a la vez invitar a la reflexión?
(Li) Sí, es raro, pero debería de ser al revés. Piensa que las comunidades usaban el baile como un ritual para sacar todo de adentro, para curar y para sanar. La música siempre ha sido mágica y sanadora y, cuando la repites, crea estados muy espirituales en los que te elevas y entras en estados de conciencia que van más allá de tu cuerpo. Por eso creo que nos hemos mal acostumbrado a pensar en el baile tan solo para el goce del cuerpo y no pensar que, en realidad, es al revés. Es para elevarnos más y para pensar más. Por eso en este disco también hemos querido reivindicar los rituales del baile. Porque ahora la música latina es sobre todo baile, baile y baile. Pero cuando bailas puedes generar cosas y estados maravillosos.

¿Qué le diriais a las personas que piensan que vuestra visión es naif y muy inocente? Que con esta filosofía hippy no se solucionan los problemas reales del mundo, ni las grandes diferencias sociales.
(Li) Bueno, es difícil hablar con alguien que no puede entender la sensibilidad de algo tan profundo… Pero creo que simplemente hay que aceptar que hay personas que tienen procesos diferentes y unas entenderán, otras no... Porque, al fin y al cabo, estamos hablando de procesos personales.

Cuando veis el boom que hay ahora, tanto en Iberoamérica como en España, de músicos que mezclan la música folclórica con los ritmos electrónicos, ¿os sentís precursores de toda esta ola?
(Simón) Es que son procesos que ya vienen de antes. Piensa que, en Colombia, la música siempre ha sido música de fusión. Comenzando por cuando se fusionaron los afros con los indígenas y luego llegaron los blancos para realizar otra fusión más y que luego llegaran las músicas del exterior. Creo que Latinoamérica, por la misma colonización, siempre ha sido un continente diverso y de múltiples influencias. Y nosotros venimos de ahí. Son procesos que se vienen hilando desde hace muchos años. La música del Caribe, del Caribe Colombiano, está expuesta a todas la músicas: las del propio Caribe, de Estados Unidos, de África... Es un punto de confluencia de muchas culturas. Entonces, es algo que en realidad viene tejiéndose desde hace tiempo y que hace que la música latinoamericana sea tan rica.

Pero igual faltaba un grupo como el vuestro que tuviera éxito y del que la gente hablara. Porque un movimiento precisa siempre de un estandarte.
(Li) Sí. Digamos que hace unos quince años se formó una escena de la que nosotros somos una parte importante… Y es verdad que fue una época en la que no todo el mundo se atrevía a viajar sin que le pagaran o en condiciones muy precarias. Sin embargo, nosotros decidimos hacerlo y ¡gracias a Dios! todo nos fue bien. Por eso ahora, trece o catorce años después, es muy satisfactorio ver que se ha creado una escena de eso: de todas las decisiones que se tomaron entonces.

No resulta paradójico que la música electrónica normalmente es muy individualista y en cambio vosotros le dais mucha importancia al proceso colaborativo. ¿Pensáis que se puede hacer otro tipo de música electrónica, que no esté asociada a ese individualismo y al ego?
(Simón) Yo creo que sí. Y, mira, esta pregunta me hace pensar en el último disco de Daft Punk. Con el que se despidieron. Porque es un disco de banda en el que hay músicos tocando pero tiene todavía el “feel” de la música electrónica. Entonces, la música electrónica, más que una música hecha con máquinas, siento que trata del “feel” que tiene. La relación con el baile, el color… Es como un mantra que se convierte en un viaje cíclico. Que las máquinas se humanicen es muy bonito.
(Li) Yo creo que la música electrónica es maravillosa porque tiene varias maneras de hacerse. La puede hacer tanto una persona como gente muy diferente y de distintas maneras… Entonces, nosotros venimos de una época en la que todas nuestras influencias en realidad son bandas: Radiohead, Daft Punk y muchas otras. Música electrónica hecha por bandas más que música hecha por un DJ. Por eso para nosotros pertenecer a la música electrónica de Latinoamérica es un honor y un placer. Porque es la música que más nos gusta y de donde viene todas nuestras influencias.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.