Sus giras por medio planeta han retrasado la publicación de nuevo material, pero Adrenalized vuelven exactamente donde lo dejaron. En la última canción de su anterior disco relataban la historia de unos hombres que escapaban de la tierra en una misión suicida; ahora los cuatro donostiarras se enfundan unos trajes de astronautas retrofuturistas para lanzar “Operation Exodus” (La Agonía de Vivir, 19). De su nuevo disco, de su trayectoria y de DIY hablamos con Borja ‘Iri’ Iriarte, el batería de unos hardcoretas con la mirada puesta en el espacio y los pies en el suelo.

Podemos hablar de nuevo y esperadísimo disco porque el anterior fue publicado hace ya casi seis años…
No sentíamos la presión de tener que editar nuevo material y solo queríamos hacerlo cuando estuviéramos plenamente convencidos. El proceso se ha alargado por varios motivos. Principalmente porque no hemos parado de tocar por todas partes y eso nos ha impedido meternos en una dinámica de composición. Por otro lado, somos una banda muy colaborativa en la que todo se aprueba entre todos y eso hace que cada proceso, incluido el cerrar un tema, se alargue mucho.

Hablando de conciertos, hace tres años estuvísteis girando por varios países en Sudamérica con Mute, Lagwagon y Belvedere. Echando la vista atrás, ¿qué valoración hacéis de esa gira?
La gira en si no fue tan larga, pero fue mucha ‘matada’ al hacer Brasil, Argentina, Chile, Perú y Colombia en menos de dos semanas, con la de vuelos y horas de furgoneta que supuso. A veces casi ni sabías en qué hotel te despertabas. Girar junto a unas leyendas como Lagwagon y grandes amigos como Mute y Belvedere por sitios increíbles ha sido una de las experiencias más potentes que hemos vivido como banda. La forma de vivir la música y valorar los conciertos que tienen por allí es algo difícil de comprender hasta que los ves. Aprendimos mucho y desde entonces hemos encadenado esa aventura con muchas otras.

Girásteis con Belvedere y el año pasado compartisteis cartel con Propaghandi en el Gasteiz Calling… Son dos de vuestras bandas favoritas o, al menos su influencia es evidente…
Telonear a bandas “grandes” o tocar en festis no permite conocer demasiado a esos grupos, porque a veces es frío y cada uno va un poco a su bola. No creo que deba ser el objetivo de una banda que empieza, como suele ser habitual. Por el contrario, en nuestro caso, Belvedere han pasado de ser unas referencias a ser buenos amigos con los que hemos compartido mucho más que escenario.

¿Se aprende algo al compartir escenario con bandas de este calibre?
El haber tenido la suerte de convivir de verdad con bandas que nos flipan como No Fun At All o Satanic Surfers es algo que nos ha aportado mucho como grupo y siempre sacas algo positivo de cada uno de ellos. Y a veces, negativo.

Cuando una banda está casi seis años sin grabar nada suele pasar que se mete en local y sale algo diferente; no es vuestro caso pues es un disco cien por cien adrenalized.
Es un disco que sigue conservando la esencia de “Adrena”. Tiene velocidad, partes técnicas y melodía, pero también nos hemos atrevido a integrar conceptos que antes eran más sutiles, como introducciones instrumentales más pesadas, riffs thrasheros, estribillos coreables e incluso algún medio tiempo. Creo que al que le molaba la banda le va a parecer un buen disco, pero también va a permitir que gente de otros estilos lo pueda disfrutar.

Siempre he escuchado y leído que sois muy técnicos, aunque supongo que a vosotros os gustaría ser reconocidos por hacer canciones memorables. ¿Hay mejores canciones aquí que en los anteriores?
No nos suele gustar mucho usar los términos de “mejor” o “peor” porque son como hijos tuyos. Creo que los temas del nuevo disco son sinceros y representativos de esta época. En el disco hay un poco de todo, tanto técnica como temas más funcionales y redondos.

Contadme algo sobre la grabación del disco, que no he encontrado nada al respecto…
El disco ha sido grabado, mezclado y masterizado en nuestro local de ensayo. Lolo, nuestro guitarrista, tiene montado un estudio de grabación en el local (Corsarios Studios), así que pilló las riendas del tema y lo hemos hecho todo DIY. Estamos muy contentos no solo por el resultado, sino por la satisfacción de haber desarrollado este proyecto de forma tan personal.

Como en “Docet Umbra”, hay un tema en euskera… ¿En algún momento os habéis planteado pasaros directamente al euskera?
La verdad es que no. Nos ha gustado incluirlo de forma puntual, haciendo del tema algo aun más especial. Aunque tenga sus pros y sus contras, tiene toda la pinta de que el grupo seguirá cantando en inglés. Casi todas nuestras influencias son de fuera y para nosotros se ha convertido en algo natural. Aunque nunca se sabe.

Precisamente, hablando del euskera hay una colaboración de lujo, la de Gorka Urbizu en “Gezurra Ari Du”; y me gustaría saber si lo habéis grabado antes de que anunciaran su despedida.
Teníamos claro que ese tema en concreto iba a ser en euskera y como nos apetecía que en el disco hubiese una colaboración especial, nos animamos a proponérselo.

¿Ya os conocíais?
El nexo común entre la banda y él era Galder, batería de Berri Txarrak, que usa la marca que dirige nuestro batería Iri, Badnewz Drums. Le enviamos una demo grabada el local y se animó a venirse a echar unos gritos.

¿Con la letra acabada?
Aunque la letra ya estaba escrita, trajo muchas anotaciones y llevó su parte totalmente a su terreno, haciendo del tema algo muy personal y especial. Un auténtico lujo haber vivido todo ese proceso.

Lleváis mucho tiempo tocando juntos, casi una década, y con un éxito importante entre los amantes del hardcore punk de aquí y también de fuera pero vuestro nuevo disco sale con un sello DIY como La Agonía de Vivir, el sello del gran Fon de Wild Animals y ahora también Weak.
Nosotros somos conscientes de la escena en la que nos movemos. Como tenemos claro que nadie va a ganar un buen dinero con la distribución, más te vale trabajar con alguien que tenga buen corazón. Para un grupo de nuestro rollo, tratar de meterte en un sello “grande” sería pretencioso y probablemente inútil. La libertad de hacer lo que nosotros queramos vale un precio que ninguno de esos sellos va a pagar. Fon y La Agonía comparten a la perfección nuestra filosofía de banda y, aunque teníamos muchas ofertas de sellos internacionales, hemos preferido centralizar todo en él.

¿Supongo que también habéis picado más puertas  y os encantaría dar el salto a un sello internacionalmente conocido como Fat Wreck o similares?
No, como comentaba, esos sellos solo editan bandas estadounidenses o amigas, que les den dinero y toquen doscientos bolos al año. También obligan a cederles el master. Nosotros no somos ni queremos ser eso, así que por ahora no buscamos estar en uno de esos sellos. Hay varios sellos underground que querían trabajar con nosotros pero al final hemos optado por este en concreto.

¿Qué esperáis de “Operation Exodus”? ¿Y planes a corto plazo para presentar el disco?
Esperamos que el nuevo disco nos lleve literalmente lejos, a sitios donde todavía no hayamos tocado. Viajar es una de las cosas que más nos mola. Tenemos dos giras internacionales cerradas y varias fechas por la península. No sabemos adónde iremos, lo que sí sabemos es que va a ser la hostia.

Próximas fechas de la gira en el Estado:
Donostia – 13 abril, Dabadaba
Barcelona – 10 mayo, Altimira Fest
Mutriku – 11 mayo, Gaztetxea
Vitoria-Gasteiz – 30 julio, Jimmy Jazz; gira Propagandhi
Madrid – 31 julio, Sala Mon; gira Propagandhi
Xixón – 2 agosto, Tsunami Xixón Fest