Wit’s End
Discos / Cass Mccombs

Wit’s End

9 / 10
Xavi Sánchez Pons — 30-05-2011
Empresa — Domino / Pias
Género — Pop

Es curioso como Cass McCombs ha ido oscureciendo su discurso disco a disco desde aquel “A” (2003), celebrado debut lleno de pop de guitarras a lo Felt meets los primeros Echo And The Bunnymen, al que siguió un notabilísimo y continuista “PREfection” (2005). El cambio de rumbo vino con “Dropping The Writ” (2007), obra de transición en la que las guitarras bajaban revoluciones y se empezaba a vislumbrar un pop más contemplativo y melancólico, fórmula que brilló en el excelente “Catacombs” (2009), y que ahora da un paso más en el casi fúnebre y suicida “Wit’s End”. Desde el mismo título (la traducción de “Wit’s End” vendría a ser algo así como estar desesperado o no saber qué hacer), la nueva entrega del estadounidense se debate entre un espíritu casi mortuorio (“Buried Alive” deja sin aliento), y la belleza y emoción que destilan unas canciones confesionales de pop comatoso muy a lo Alex Chilton era “Third/Sister Lovers” llenas de recovecos en los que refugiarse y perderse tres vidas si hace falta (“The Lonelly Doll”, “Pleasent Shadow Song”, “Saturday Song”). Dicho esto, destacar en especial dos de los cortes de este bellísimo descenso a los infiernos. Por un lado esa joya de soul blanco con guiños a 10cc que es “County Line”, y por otro, la curiosa “A Knock Upon The Door”, nueve minutos donde McCombs juega a ser un Tom Waits de juguete.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.