Prefection
Discos / Cass Mccombs

Prefection

8 / 10
Xavi Sánchez Pons — 19-04-2005
Empresa — Monitor/Everlasting
Género — Pop
Fotógrafo — Archivo

Cass McCombs lo tiene todo para triunfar: buenas canciones, letras muy personales y amigos de lujo (Blonde Redhead, Modest Mouse y Will Oldham se encuentran en sus fans). Pero el hombre no tiene suerte. Su anterior y espléndido álbum “A”, donde se rastreaba la herencia del Alex Chilton más retorcido, pasó injustamente desapercibido hace un par de años. Esperemos que con este “Prefection” no pase lo mismo.

Cass McCombs lo tiene todo para triunfar: buenas canciones, letras muy personales y amigos de lujo (Blonde Redhead, Modest Mouse y Will Oldham se encuentran en sus fans). Pero el hombre no tiene suerte. Su anterior y espléndido álbum “A”, donde se rastreaba la herencia del Alex Chilton más retorcido, pasó injustamente desapercibido hace un par de años. Esperemos que con este “Prefection” no pase lo mismo. Para ello, McCombs ha cambiado sustancialmente su discurso musical, dotándolo de un poso ochentas realmente sorprendente y sugerente. El de Baltimore sigue con dos de sus máximas obsesiones: el antes nombrado Chilton (rasgo presente en su forma de cantar) y la sonoridad de las producciones de Phil Spector, pero ahora añade a su personal receta la herencia de Felt en la utilización de los teclados, guitarras y en sus crípticos y enigmáticos textos (tremendamente meláncólicos), además de incluir algún guiño a los Echo And The Bunnymen del “Ocean Rain”. De toda esta mezcolanza (suménle también el soul sesentero y la Velvet Underground) surge un trabajado y personal universo sonoro que convirte a McCombs en uno de los secretos mejor guardados del mundillo independiente estadounidense.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.