Guidance
Discos / Russian Circles

Guidance

8 / 10
Rubén G. Herrera — 05-09-2016
Empresa — Sargent House / Popstock!
Género — Post Metal

La cosecha de lanzamientos en el entorno post-rock está siendo muy satisfactoria en lo que va de 2016: las novedades desde Monkey3, Swans, Cult of Luna o los aún promiscuos Melvins… Una remesa de lanzamientos de bandas conocidas mundialmente y que son reflejo del proceso evolutivo que vive esta escena, su buen estado de salud, y ante el oído atónito de los “escépticos” o críticos no afines.

En esta línea, acogemos con gran agrado lo nuevo de Russian Circles. Dos años después de su último trabajo, “Memorial”, una de las bandas por excelencia del post-rock nos sorprende con un trabajo que se presenta como un serio aspirante a disco del año: “Guidance”, cuyo título no es una declaración de intenciones, pero bien podría serlo. Mike Sullivan, Dave Turncrantz y Brian Cook se nos aparecen, en efecto, como “guías” de este submundo musical que es el post-rock (o post-loqueustedquiera…). Y ahora, en el décimo aniversario de la banda, a punto de afrontar su gira más ambiciosa hasta la fecha, vuelven a estar en el punto de mira.

Pero, ¿qué aportan nuevo? Es difícil explicar o “traducir a palabras” lo que los de Chicago hacen con su música, pero el resultado es, otra vez, muy sugestivo. Mike, Brian o Dave intentan explicarlo en las entrevistas. Comentaba este último, y batería del grupo, que “los decibelios y BPM son un recurso finito”; que hay que saber manejar esa “agresión discordante”, característica del post-rock/metal. Sin embargo, por mucho que nos lo expliquen, el proceso de composición de la banda sigue siendo misterioso, una fórmula mágica que no revelan, y eso es un aliciente. Reflexionamos con sus palabras y con las múltiples referencias literarias a las que los títulos hacen gala, pero sobre todo, con su música.

El concepto más apropiado que se suele utilizar en psicología para bandas instrumentales como Russian Circles es el de “duelo”. En este sentido el arranque se encarga de generar un clímax potente, basado en la dicotomía necesidad-explosión, sed-hastío, primaria en el fondo, y precisamente por eso, primitiva; su sonido apela a emociones primarias e inefables… pero eso ya lo sabíamos por los anteriores trabajos. Duelo, decimos, porque la dicotomía lucha-superación es el mensaje, expresado en esa amplia “gama tonal” o los paisajes sonoros que crean, y que son como el vocabulario para un escritor. Una narrativa dramático-instrumental que en este sexto disco gana en lirismo, y por tanto, reduce la intensidad, la caña, pero sin dejar de explorar en esa polaridad de calma-caos. Hasta el tercer track dura este chute continuo, con “Vorel” como principal hit del disco; tras lo cual frenamos con “Afrika” para sumergirnos en ondas más volubles. Este fue la pieza que ofrecieron de adelanto al mundo, y que sorprendió a muchos por ser un corte moderado.

Esto se debe a que, a pesar de la continuidad latente en este disco para con los anteriores, los cambios son importantes: ahora quien produce no es Brandon Curtis (The Secret Machines), sino Kurt Ballou, el genio excéntrico de Converge en su estudio GodCity. ¿Un disco más “suave”, producido por un ingeniero de sonido más “bestia”? Pues sí, en cierto modo. Y quizá por eso, encontramos un contraste más intenso, y podemos definir “Guidance”, en suma, como un artefacto poético y existencialista que juega con la tensión de lo inesperado. En este viaje sonoro también destaca el penúltimo tema, “Calla”, consigue, en efecto, dejarnos con la boca torcida, otro cambio de tercio que produce esa división entre guerra y paz espiritual. No podemos dejar de notar también el sedimento que han dejado las incursiones de estos músicos en otros proyectos de sonido más aplastante, como el caso de Brian Cook en SUMAC.

En ocasiones resulta difícil sumergirse en esta densa epifanía sonora, en este gemido mudo. Gemido en el sentido del anglosajón groan: el grito desesperado, que parece uno de los signos distintivos de la cultura de nuestro tiempo, y ante el que Russian Circles parecen tener siempre un tono en última instancia positivo. Uno se siente reconfortado después de una escucha completa de “Guidance”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.