Aviones
Discos / Pereza

Aviones

6 / 10
Don Disturbios — 29-09-2009
Empresa — Sony BMG
Género — Rock
Fotógrafo — Archivo

Estando de vacaciones en el Pirineo con el reproductor de la furgo estropeado, no podía más que buscar constantemente emisoras que me proporcionaran un placer truncado por las circunstancias y en estas que dí con una entrevista a Leiva en la que el músico seleccionaba a sus artistas favoritos: Jakob Dylan (previsible), Joe Henry (lógico), Josh Rouse (sorpresa) y Sufjan Stevens (pasmo).

Y no ha sido hasta ahora, cuando me enfrento a su nuevo disco, que empiezo a entenderlo todo. Si a los artistas anteriores le añades un poco de Calamaro (participa en un brillante tema que podría haber firmado él mismo titulado “Amelie”) y un mucho de Quique González, te encuentras con el mejor disco de Pereza que podías echarte a la cara y que además adquiere una dirección diferente a la que nos tenían acostumbrados. Un disco al que cabe achacarle dos pegas. Es excesivamente largo (quince temas) y mantiene un tono demasiado apocado y atonal, por lo que no le hubiera ido nada mal prescindir de alguna balada como “Está lloviendo” o “El día que no pueda más” que empalagan en exceso el tono general del disco.

Pero, a pesar de algún resbalón –esos falsetes-, no cabe duda de que nos encontramos ante un disco ambicioso en el que Leiva y Rubén han volcado lo mejor de ellos mismos, dando con destellos compositivos (“Backstage”, “Champagne”…) que no servirán para limar los prejuicios que muchos les tienen, pero que al menos les servirá a ellos para sentirse muy orgullosos. ¡Qué más da si “4 y 26” le debe mucho al “Stay” de Jackson Browne, si cómo ellos mismos confiesan “no sé cantar, soy un impostor”!… bueno, pues yo tampoco diría tanto.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.