A Common Turn
Discos / Anna B Savage

A Common Turn

8 / 10
David Pérez — 06-03-2021
Empresa — City Slang
Género — Pop

Hace ya varios meses, como cada mañana, con la luna aún apurando el último baile, la radio nos ayudaba a despertar y, en el suspiro de esa madrugada repetida que luchaba por dejar de serlo, una voz salió del centro de la tierra, frágil y grave, de una oscuridad resplandecientemente cegadora, abriéndonos los ojos como platos antes de que nos diera tiempo a digerir el primer sorbo de café. La primera frase que salió ese día de mi boca fue: “Se ha tragado a Jeff Buckley”. Tiré del hilo y recordé aquel EP de 2015, de portada minimalista y enigmática, con cuatro canciones solo renombradas con números romanos… Un lustro ha tenido que pasar para que la joven songwriter londinense Anna B Savage vuelva para quedarse, reordenando sus piezas y fraguando a fuego lento A commo turn, uno de esos discos debut que dejan huella a la primera escucha. Diez temas que trepan como una cautivadora y poderosa enredadera de fuego, nutriéndose de raíces folk, rock y una fina lluvia de electrónica y atmosférico dream pop, con un extra de desbordante y épico lirismo que te hará levitar sin que te des cuenta.

Surcos donde la vulnerabilidad de Anna B Savage corre y se empodera como un dulce veneno embriagador, tejiendo un laberinto barroco de catarsis continua del que te costará salir o no querrás hacerlo. Preguntas sin respuesta que vuelan como pájaros, cruzando barreras mentales y dejando caer expectativas sentimentales como lastres del pasado. Así, tejiendo un universo que se nutre de referencias culturales sin complejos, que van de Rocky Horror Picture Show a las Spice Girl o Arcade Fire, surca la sexualidad femenina e invita a la búsqueda del placer como liberación personal, orgasmo entre las piernas y ecos de Cohen y Joplin incluidos, bajo la eterna luz de neones rojos que se cuela por la venta de una habitación del “Chelsea Hotel #3”. El mensaje queda remarcado en una de las ediciones especiales de A Common Turn, incluyendo de regalo un vibrador de bolsillo de material ecológico.

De la intimidad dolorosa de relaciones pasadas que teje bajo su vibrato celestial y los preciosistas arreglos en “Baby Grand” o en la épica desgarradora de la titular “A commo turn”, al giro y relanzamiento electrónico que se abre paso entre cuerdas punzantes en “Two”. Sin olvidar los dos zarpazos previos y la herida abierta que pide ayuda, con Buckley y Antony Hegarty bajo las alas, en la belleza fantasmagórica de ese baile olvidado en “Dead Pursuit” o en la inicial fragilidad a corazón abierto de “Corncrakes”, con despegue sanador final entre percusiones, éxtasis instrumental y un “I don’t know if this is even real, / I don’t feel things as keenly as I used to” que deja su estela entre las nubes.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.