Fins aviat
Conciertos / Zoo

Fins aviat

8 / 10
Lluna Marquès — hace 2 semanas
Empresa — Propaganda Pel Fet!
Fecha — 01 noviembre, 2019
Sala — Sant Jordi Club
Fotógrafo — Violeta Palazón

El concierto de ZOO, ante un abarrotado y entregado Sant Jordi Club, ponía el broche final a unos intensos años de actividad en el que asimilar el éxito no ha resultado tarea fácil. Como el propio vocalista Toni “Panxo” nos confesaba en una reciente entrevista, el desorbitado y me atrevería a decir algo inesperado éxito de la banda, provocó que todos vivieran en una especie de celebración constante con su euforias, pero también con sus duras resacas del día después. Una frenética actividad plagada de conciertos que los proyectaba, junto a La Raíz y Txarango, como uno de los grupos más infalibles, certeros e interesantes a la hora de amenizar cualquier fiesta mayor o festival. Pero la vida en carretera nunca resulta gratis y siempre tiene lista una factura al girar cada nueva esquina. Por eso  tocaba tocar a rebato antes que quemar la cera de las alas por volar demasiado cerca del sol. ZOO han decidido parar en 2020 y hacen bien. Preparar un digno sucesor de “Raval” (16) no va a ser tarea fácil, aunque hayan demostrado con lanzamientos posteriores como “Robot” o “Cançons d’ofrena” que de ideas y versos andan sobrados.

A nadie se le escapa, por tanto, que las condiciones que rodeaban el ‘último’ concierto de la gira hacían que todo debiera resultar especial. Una especie de culmen de todas sus actuaciones previas en el que la banda llevara las revoluciones de su motor hasta el límite. Y así fue. Ya desde el inicio, con “La nostra bota”, se notaba que la entrega y contundencia del combo iba a estar a la altura de las circunstancias. De hecho el concierto resultó ser un continuo crescendo en el que muy poco de su repertorio quedó en el tintero: desde “Tempestes venen del sur” hasta sus más actuales singles. Y si a eso le unes la obligada aparición estelar de múltiples invitados como, entre otros, Vera y Barbara (Mafalda), Jazzwoman y la rapera cubana Annie Garcés, ya tienes textura y color suficiente para hacer que el rap mediterráneo y mestizo de los valencianos se elevara por encima de la media. Aupado además por unos versos que resultan tan inteligentes como mordaces,  reflejo de la decadencia de la sociedad capitalista en la que vivimos y que pervierte el sentido mismo de la democracia.

Por último hay que destacar también el otro factor imprescindible para que un concierto se convierta en esa celebración por el simple hecho de estar vivos: el público. Los había de todas las edades y con unas ganas terribles de pasarlo bien, creando así las condiciones para la tormenta perfecta. Una corriente eléctrica que vinculaba el escenario con el foso y que cuesta de explicar sino has sido partícipe de la ceremonia en la que se convierte un concierto de ZOO. Y es que todo resultó impecable de principio  a fin. Un ocaso marcado por “HIvern” y una promesa por parte de “Panxo” de que volverán con  disco nuevo bajo el brazo para seguir alegrándonos la existencia, a la vez que abren mentes a golpe de rap. Y con el eco de “Esbarzers” resonando en nuestros oídos, nos fuimos a casa con ganas de que sea un “fins aviat”  (hasta pronto) que pase muy rápido. Que el parón les sea provechoso, y regresen con las pilas de la ilusión a tope para volver  a guiarnos hasta el borde mismo del abismo. Allí  donde la fiesta se funde con los principios.  Esos de lo que la sociedad anda cada día más necesitada.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies