Recuperando el tiempo con Sobrinus
Conciertos / Mallorca Live Festival

Recuperando el tiempo con Sobrinus

8 / 10
Bruno Corrales — 26-03-2018
Empresa — Mallorca Live Festival
Fecha — 23 marzo, 2018
Sala — Teatro Barceló, Madrid
Fotógrafo — Maite Nieto

El pasado fin de semana, la organización del Mallorca Live Festival aterrizaba en Madrid y en Barcelona para difundir la palabra y presentar el cartel de su ambiciosa nueva edición, que los próximos 11 y 12 de mayo llevará a la localidad de Calvià a bandas de la talla de Primal Scream, Black Lips o The Prodigy. Respaldadas por propuestas estatales tan relevantes y heterogéneas como El Columpio Asesino, Muchachito, Kase O o La Casa Azul; y afortunadamente sin ignorar el panorama local, contando con unos rejuvenecidos Sexy Sadie y con formaciones como Monxos o The Wheels. Precisamente estos últimos serían los encargados de abrir la noche del viernes en el Teatro Barceló ante un público algo escaso a primera hora. Sea como fuere, daba la impresión de que los pocos madrugadores se dividían entre curiosos y amantes de la psicodelia, conscientes de estar ante una banda más que interesante que a finales de mayo se embarcará en una gira internacional que les llevará a recorrer media Europa, parte de Australia y Norteamérica. Actualmente presentan The Year of the Monkey (Espora Records, 2017), cápsula del tiempo sonora que nos retrotrae a los Beatles preciosistas de Abbey Road.

El Mallorca Live Festival será uno de los primeros festivales veraniegos del año, con una alineación para todos los gustos en la que también estarán unos que llegaron hace poco de otro tiempo: Sobrinus. Protagonistas de ambos aperitivos, tanto en Madrid como en Barcelona, y aún celebrando la repercusión que está teniendo su regreso en la capital. La sala cogía rápidamente el color de las grandes noches con los más fieles en primera fila, esos que que vivieron otra época en la que bandas como Super Skunk, Buenas Noches Rose o Vacazul hacían suya la noche madrileña. No era necesario hacerse de rogar, y tras la entrada del grupo al escenario, uno a uno y bajo el ritmo de David Parrilla a la batería, sonaba Hit y Reina de la miel. Dos de las canciones más representativas de la banda, de engañosa base tenue absorbida por el funk y explosión posterior.

Quién iba a decirnos que en 2018 íbamos a estar disfrutando en directo de aquel 13 muecas compiladas (Desofá, 2003), canto de cisne de una banda diferente, abanderada del mejor rock madrileño, ese disconforme con las tendencias de turno y curioso por definición, escarbando siempre en busca de un elemento diferenciador. La banda formada por Sidney Gámez, Javier Fernández y David Parrilla hacía gala de un funk rock inspirado en Primus con toques de progresivo al que añadía una pericia verbal y unas estructuras complejas pocas veces vistas anteriormente. En 2005 se disolvían y nada parecía que fuese a salvarles de ser esa banda de culto eterna, reivindicada de vez en cuando por los nostálgicos. Pero el año pasado regresaban, primero con un concierto especial en el Sonorama y en adelante con dos noches vibrantes en la sala El Sol, donde precisamente ya comprobamos que lo importante no había cambiado.

Hubo tiempo para contentar a todos durante el concierto. Rescatando el hit de aquel disco homónimo de 1996, Pitufa y por supuesto clásicos como La loba y, ya en los bises, La noche me domina. Quedamos expectantes por conocer a qué lugares se dirige el grupo, tan alejado temporalmente de su cenit creativo y con una propuesta tan fuera de lugar según las corrientes actuales. Pero seguramente eso no importó nunca demasiado.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.