Ruassian Circles, duelo en las sombras
Conciertos / Russian Circles

Ruassian Circles, duelo en las sombras

8 / 10
Alfredo Arias — 19-10-2013
Empresa — Giradiscos
Sala — Shoko
Fotógrafo — Alfredo Arias

Hacer una crónica de un concierto instrumental es un reto, más cuando es un grupo con una densidad y respeto tan brutal como el que destilan Russian Circles. Por si esto fuera poco el trío norteamericano se lanzo de gira europea para presentar su nuevo disco “Memorial” que saldrá a la calle el 29 de octubre. Pero llamar gira de presentación al concierto de la sala Shoko Live le va un poco grande. De un set list de, en principio diez temas, solo tocaron nueve de los cuales  “1777” y “Deficit” pertenecen al nuevo disco. De hecho “Deficit” hace las veces de single y junto a “Memorial” son los temas que han adelantado. Lo que no me explico es como este último no lo hicieron, ya que llevan tocándolo en todos los conciertos de la gira junto a Chelsea Wolf. Todo estaba preparado en el escenario, pero inexplicablemente se cayó de los bises esta colaboración que sí aparece en el último disco. Hasta aquí las quejas, si se les puede llamar así, el resto son todo parabienes.

Da gusto ver como esta banda en tan solo tres-cuatros años ha ido subiendo de aforo y cambiando a salas de conciertos cada vez más grandes. Es una pasada  ver como con una puesta en escena espartana son capaces de abducir a su público que va a verles con un respeto fastuoso. La gente apenas habla y son pocos los móviles que asoman para grabar algo o sacar alguna foto sobre las cabezas. Este grupo ha sabido hacerse un hueco y hacerse respetar, que su público se acerque a ellos a escuchar, a sentir devoción por lo que hacen y por eso se centran en unas composiciones enrevesadas que te hacen flipar literalmente. Uno de sus fuertes es ver a Dave Turncrantz a las baquetas, un batería de pegada fuerte y una técnica arrolladora. Aunque destacarlo sobre Mike Sullivan o Brian Cook no sería justo. Respecto al resto del set list no se diferenció mucho del de su última visita, incluido un final épico de la mano de “Youngblood”, apertura con “309”, buena presencia de los temas de su anterior disco “Empros”…. En definitiva, con todos los peros un bolazo.

Y para empezar unos teloneros de lujo ya que Chelsea Wolfe son una banda de lo más interesante, que también venían con un disco nuevo al que hicieron un pequeño repaso. Es imposible quedarse frio ante la arrolladora sonoridad de la banda que, pese a hundir sus raíces en bandas oscuras como Bauhaus o Cocteau Twins, han conseguido crear un sonido propio con una electricidad en lucha con la electrónica más oscura que les dota de un sonido cautivador. Lástima no haber podido ver la totalidad del concierto, me faltaron los primeros temas. Aun así ya tengo la nota mental para no perdérmelos en la próxima ocasión. Y el maridaje con Russian Circles fue casi perfecto, solo les faltó esa pequeña pizca de fusión.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.