Lunas de hiel
Conciertos / Rabba Rabba Girl!

Lunas de hiel

7 / 10
Aitor Bakaikoa — 22-04-2021
Empresa — Muskerra Ekoizpenak
Fecha — 18 abril, 2021
Sala — Sala BBK / Bilbao
Fotógrafo — Carlos Garcia Azpiazu

La franquiciada, gélida, hortera y neoliberalizada Gran Vía bilbaína acogía un nuevo concierto matutino del ciclo musical para la promoción de las féminas en el negociado rock “Rabba Rabba Girl”; serial este ideado por el hostelero rockero y entusiasta, Txarly Romero, junto a la colaboración profesional de Luis “Muskerra”.

Ante únicamente ciento veinte espectadores permitidos por la legislación pandémica, con puntualidad británica y el “Maniac” del “one-hit-wonder” ochentero Michael Sembello, sonando de fondo, salía al estrado la nueva banda bilbaína SEDA (especie de supergrupo local, conformado a la voz por la lideresa Virginia Fernández -Jardín Infierno, Toro y la Niña del Frenesí, Doctor Deseo, El Deseo del Doctor…-, Félix Landa -Extremoduro- a la guitarra, Mikel Caballero -Gatibu. Erabatera…- al bajo, Galder Creo -Bilillo. Tacoma. Penadas por la Ley. Cavaliere…- a los parches y el apoyo como segundo hacha de Joseba B. Lenoir -Sexty Sexers. Willis Drumond. Sumision City Blues. Oskar Benas y Los Vampiros del Ritmo. Joseba B. Lenoir Gang…-) con el claro objetivo de presentar su opera prima, “The Belly” (Gaztelupeko Hotsak), grabado en los estudios Silver Recordings de Martin Guevara (Cápsula) y cuya portada ha corrido a cargo de la renombrada diseñadora, Miriam Ocariz. Con un inicial sonido tormentoso, que afortunadamente fue amainando progresivamente, el quinteto esbozó con sapiencia sus querencias por el punk-rock, el aussie-rock, el folk-rock o el blues pantanoso y por esa actitud escénica de loba herida por parte de la frontwoman. A destacar la bluesy y acústica “Drunken Lover”, muy a lo unos Beasts of Bourbon refrenados, los ecos a Patti Smith en “Passenger” o la coda final con un “Let it Go”, que encajaría en el repertorio de la Iguana de Detroit.

Con los acordes del “Réquiem en Re Menor. K. 626: Secuencia. Lacrimosa” (tácito y común homenaje a Eduardo Benavente y El Ángel) afloraba en la sala una más que bien conservada Ana Isabel Fernández (Ana Curra), acompañada por una rejuvenecida banda constituida por la histórica bajista de Las Víboras malasañeras, Klub (junto a Luis Auserón y su finado compañero, Enrique Sierra) o Los Ventiladores, Pilar Román, el parcheador Iván Santana (Santo. Digital 21…) y Ángel Berdiales (Liquid Sun, Khasmir, Manolo Tena…). Recordar que bajista y guitarrista también forman en la banda del Johnny Thunders de Xixona, Rober Perdut, y que echamos de menos al gran Cesar Scappa. La de El Escorial inició la misa negra con rock gótico post-afterpunk con “Fundido Negro”, sita en su último larga duración “Huaca”, para pasar inmediatamente a ejecutar marcialmente himnos “permanentes” como “El Acto”, la sublime “Nacidos para Dominar”, “Te Gustará”, unas remozadas “Heroes” y “Quiero ser Santa”, o “Tengo un Pasajero”, donde las imágenes de “Alien” bien podrían haber sido cambiadas por la ida que siniestramente azota diariamente a las almas andantes capitalinas. Las reminiscencias de pop pegamoide en “En esta tarde gris” y la potencia de unos Lords of the New Church en “Pájaros de Mal Agüero” (ambas de su primer álbum en solitario del 87), acompañaron a la cima a la reina absoluta del aquelarre diurno, la enigmática y creciente “Hiel”, una especie de oda litúrgica por los múltiples fallecidos en este nuevo mundo muerto que nos toca vivir, dada la venganza final de la naturaleza hacia el continuo y depredador ser humano.

Cual sabia y veterana, la madrileña ejecutó una triunfante traca final definida por los covers de un mucho más rocker “Ghost Rider” de Suicide o el “Quiero Ser tu Perro” stoogesiano, que en su día también hicieron las añoradas Vulpes, y que fue majestuosamente acompañado por imágenes del film de Pasolini “Saló o los 120 dias de Sodoma”; la fuerza cruda de “Unidos” (aprovechando escenas de “Freaks” de Todd Browning); la atemporal “Autosuficiencia” (cuyo videoclip fue rodado en chez Diego A. Manrique, allá en los albores de los ochentas patrios) y la punkrockera “Un día en Texas”. Magistral lección de la princesa de las tinieblas en su tercera reencarnación.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.