Sobre el agua del pantano de Lanuza y bajo la luna de sangre más larga de la que hay constancia se vio pasar la historia viva de la música gitana por Pirineos Sur. Para hacerlo posible, la organización unió en un mismo escenario a artistas que seguramente antes nadie habría imaginado compartiendo las tablas. En esta coctelera se mezcló el flamenco tradicional con visiones más subversivas, rock psicodélico, fanfarrias de Europa del Este, música disco o incluso reggaetón electrolatino.

Diego Carrasco destapó el tarro de las esencias con un espectáculo único en el que celebró los 50 años de su carrera, un pedazo de artista que se mostró sincero, directo y que sigue haciendo bailar los ritmos flamencos a su son. Tras Diego Carrasco, los hermanos gitanos Reyes y compañía se hicieron con el escenario y trasladaron al público a las raíces de la música popular flamenca, la de la rumba gitana, los fandangos y las bulerías. Mucha gente entre el público echó de menos algunos de sus hits, pero cómo no hacerlo con un grupo que ha vendido más de 60 millones de copias.

Cambio de chip para recibir a Moncho Chavea Music Factory, tres raperos conocidos por incluir pinceladas de flamenco y música gitana en las nuevas corrientes de música trap. Contagiaron de su energía y atrajeron con la frescura de un concepto musical bastante audaz y original, aunque la puesta en escena se fue desinflando bastante por un Moncho Chavea bastante despistado. El cierre fue un broche de oro sin ninguna discusión. La fanfarria gitana con sabor eslavo de Shantel dinamitó la noche con fuegos artificiales a ritmo de base discotequera, ritmos ska, melodías klezmer totalmente pegadizas y una puesta en escena impecable. En conclusión, pasó por el escenario el pasado, el presente y el futuro de un género musical, el gitano, que es patrimonio de la humanidad por su riqueza y diversidad.

Shantel en Pirineos Sur. Foto, Jaime Oriz

Moncho Chavea Music Factory en Pirineos Sur. Foto, Jaime Oriz

Diego Carrasco en Pirineos Sur. Foto, Jaime Oriz

Diego Carrasco en Pirineos Sur. Foto, Jaime Oriz

Shantel en Pirineos Sur. Foto, Jaime Oriz

Shantel en Pirineos Sur. Foto, Jaime Oriz