Apátridas
Conciertos / Ilegales

Apátridas

9 / 10
Sergio Amor Herrero — 27-11-2019
Empresa — Jimmy Jazz
Fecha — 23 noviembre, 2019
Sala — Jimmy Jazz Gasteiz, Vitoria-Gasteiz
Fotógrafo — Stuart MacDonald

Los Ilegales lo volvieron a a hacer. Volvieron a tocar en la sala Jimmy Jazz de Vitoria-Gasteiz, y de nuevo colgaron en la puerta el imaginario letrero de “No Hay Entradas”. La gira “Rebelión Tour”, que les está llevando a visitar mil y un lugares de la geografía española y americana, sigue viento en popa. Igual que el grupo, que casi cuarenta años después, continúa dando clases de saber estar y profesionalidad.

“No Tanta, Tonto”, perteneciente a su más reciente disco, de idéntico nombre que la gira, abrió el concierto, y alternando blues de alcantarilla, rock and roll de frenopático, y ska de reformatorio, la banda del Demonio Martínez fue escupiendo canciones a velocidad supersónica (hasta treinta y seis temas llegamos a escuchar). “Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes”, “Hola Mamoncete”, o “Agotados De Esperar El Fin”, propusieron un viaje hacia un tiempo pasado no necesariamente mejor ni peor. El poderío altanero y guitarrero de “Suena En Los Clubs Un Blues Secreto” dio paso a uno de los pocos momentos de calma, la ambiental y progresiva “Enamorados De Varsovia”. Cuando los chicos pálidos atacaron “Yo Soy Quien Espía Los Juegos De Los Niños”, el público ya se encontraba metido en su bolsillo y viceversa. El bajo de Willy Vijande y la bateriá de Jaime Belaustegui ejercieron de asesinos silenciosos, y desde un sombrío pero siempre presente segundo plano, arroparon con efectividad a un inspirado Mike Vergara, quien se desdobló con naturalidad y repartió su habilidad musical entre los teclados y la guitarra rítmica. Todo ello presidido por el capo Jorge, maestro de ceremonias y de profesión macarra, magistral con la guitarra solista y auténtico con su lírica mordaz y provocadora. “La Chica Del Club De Golf”, una de las más celebradas, sonó dulce y romántica, y contrastó con la fiereza rockera de “Mi Amigo Omar”. En todos los terrenos habidos y por haber, los músicos se desenvolvieron como peces en el agua.

Uno de los mejores momentos de la noche se materializó con la interpretación de una versión de “Mi Calle”, canción de los clásicos Lone Star, a la que siguió otra imprescindible proclama ilegal, “Regreso Al Sexo Químicamente Puro”. A estas alturas, la gente ya tenía bien sudada la camiseta, pero aún quedaba por llegar el truco final. Con “Caramelos Podridos”, “Revuelta Juvenil En Mongolia”, y “Soy Un Macarra”, la mayor parte de las personas presentes estuvieron a punto de entregar su último aliento. El lenguaraz Martínez presentó y alabó a los miembros de su engrasada banda y nos invitó a seguir siendo partícipes de su pervertida eucaristía, regalándonos una incondicional bendición desde su púlpito de sacerdote excomulgado, mientras berreaba la espídica “Dextroanfetamina”. Para el bis dejaron “Hombre Solitario”, “Problema Sexual”, que terminó de desatar la locura en las primeras filas, y concluyeron con la esperadísima “Destruye” y su anárquico nihilismo vital. Regreso al Punk.

Un comentario
  1. https://youtu.be/8RGMi6FjDkg
    Ilegales en directo en Jimmy Jazz

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.