Quizá porque se han planteado hacer una gira de presentación de “Alegato meridional” de solamente siete conciertos –o también porque había ganas del súper grupo granaíno de nombres futboleros–, el paso del Grupo de expertos solynieve por Barcelona agotó las entradas y el oxígeno de la sala [2] del Apolo, que antes de empezar el concierto ya estaba abarrotada –demasiado, para mi gusto. Juan Rodríguez “Jota” de Los Planetas y Manu Ferrón, (reconvertidos en Montero Castillo y Aguirre Suárez para la ocasión) salieron al escenario con sus compañeros Víctor Lapido (Lagartija Nick), Miguel López (Los Planetas) y Antonio Lomas (José Ignacio Lapido) con todas las de ganar, y a buena fe que lo hicieron –y, si se nos permite el símil futbolero, con nota. Querían hacernos pasar un buen rato y de paso también disfrutar ellos. Los tazones que iban sorbiendo constantemente ayudaron un poco a conseguir este objetivo, aunque lo que de verdad les hizo flotar por alguna parte y no bajar –por recordar su canción inicial y declaración de intenciones “El sur, el mediodía y la libertad “– fue su acercamiento sonoro al sur, que aunque en directo pierda alguno de los matices del disco funciona y se condimenta gracias al entusiasmo del público, tan entregado como cada vez que Los Planetas (juntos o por separado) visitan Barcelona. Una vez hubieron tocado todo el repertorio del disco –del cual brillaron especialmente “Billy total”, repetida en los bises, “La balada de buscando mi destino” (versión de los Byrds) y el single “Se ve que hay calidad”– nos regalaron un alucinado y bailable a lo Rapture “Reggae búho”, el homenaje a las Vainica Doble (“Déjame vivir con alegría”) y “Ese once”, última exhibición de las ganas de pasarlo bien de Montero Castillo y el resto de su alineación musical.