Energía revitalizante
Conciertos / Karavana

Energía revitalizante

8 / 10
Elena Martínez — 11-04-2022
Fecha — 09 abril, 2022
Sala — Razzmatazz 3, barcelona
Fotógrafo — Elena Martínez

Karavana llegaban este pasado sábado a Barcelona en su último concierto en salas hasta octubre de este año para llenar la sala 3 de Razzmatazz de saltos, gritos y pogos con un enérgico concierto en el que presentaban oficialmente en directo su último y primer disco “Muertos en la disco” (Vanana Records, 21).

Al son de “Vivaldi”, Emilio, en el bajo; Gonzalo y Fabián, ambos en guitarra y voz; y Jaime, en la batería, ocuparon el escenario dando brincos y con una energía brutal que se contagiaba a todo el presente en la sala. Siguieron al ritmo de “Si te digo la verdad”, un tema con el que disfrutas la amistad y celebras el superar un desamor, con el que el público gritó a pleno pulmón aquello de “Quiero partirme el pecho con mis amigos” y era exactamente lo que estaba ocurriendo ese sábado noche en aquel pequeño rincón de la ciudad catalana.

Las luces tenues de la escena hacían que el público se sintiera más dentro del escenario, se sentía como una reunión de amigos donde las cervezas volaban y tenías que procurar que el de al lado entre gritos y saltos no te la tirara encima. El cuarteto siguió con “Muertos en la disco” y “Cada vez que me miras” y, entre canción y canción, el público se volvía frenético y es que “¡Gonzalito, Gonzalito!” se escuchaba cada dos por tres en mitad de la sala proveniente de un grupo de personas, y claro, Gonzalo tuvo que aclarar ente vítores y más aclamaciones que estaba muy contento de poder tocar en la ciudad, ya que varios miembros de su familia vivían aquí y todos ellos habían venido a verle.

“Joder que depresión, ya no me apetece ni llamarte”, así empieza “Resaca Pop”, con la que el público se vino inmediatamente arriba y es que ¿cómo no se va a gritar por todo lo alto “lo bien que sienta olvidarte”? Fue uno de los momentos álgidos del concierto, de los muchos que tuvo, dejando claro que a Karavana todavía les queda mucho terrero en el que crecer y desarrollarse.

La banda prosiguió con su repertorio, todas con el estilo de Karavana por bandera. En directo han afianzado su sonido que se queda entre el rock y el pop y que, sin esconder nunca sus referentes, ha madurado a toda velocidad desde que compartieron sus primeros temas hasta el momento actual. Temas como “(Illo) ya no puedo más” o “Fiesta With U” demuestran que se puede hacer un disco polivalente, que se puede escuchar en casa tranquilamente y con el que también puedes acabar revolucionando una sala entera un sábado noche. Han aprendido de los mejores, y eso se nota.

El concierto se encontraba en su punto más álgido cuando sonó “Qué putada”, un tema con el que se saltó –y mucho– de forma extenuante y en el que nos bañaron en confeti, inundando nuestras cabezas de colorido. Lástima que fuera entonces cuando anunciaron que solamente les quedaba una pieza por interpretar. Y esa era "Strokes", la canción más aclamada de la banda y que Karavana utilizaron para despedir uno de esos conciertos que te dejan con muchas ganas de más, en el buen sentido. Pero incluso así fue fantástico poder corear a pleno pulmón junto a Gonzalo y Fabián aquello de "saltaré por tu ventana si pones a C. Tangana", punto final a una etapa de Karavana en salas con este repertorio.

Así, el cuarteto demostró tener una mano excelente para brindarnos toda la energía que esperábamos de su parte, sin un minuto de bajón en toda la hora de actuación. Cuando desaparecieron del escenario y se abrieron las luces, a la mayoría solamente se nos ocurrió decir: "Y ahora, ¿dónde sigue la fiesta?".

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.