Fiesta popular
Conciertos / Aterciopelados

Fiesta popular

7 / 10
Tomás Crespo — 20-10-2016
Empresa — Charco
Fecha — 20 octubre, 2016
Sala — La Paqui (Antigua sala BUT), Madrid
Fotógrafo — Andrés Abella

Últimamente Colombia parece estar más vigente que nunca en nuestro país. Bien sea por el fallido acuerdo de paz entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos (otro Nobel polémico) o por el éxito de la serie de Netflix de cuyo nombre no quiero acordarme, el país latinoamericano está en boca de muchos. Qué mejor momento pues para que nos visitase la banda de rock más grande jamás salida de Colombia. Y sí, digo rock. Porque pese su fuertísima idiosincracia bogotana y el uso de recursos estilísticos propios del bolero y la canción latinoamericana, Aterciopelados son ante todo una banda de rock. Probablemente una de las mejores en el idioma de Cervantes. Por eso la falta de interés que los medios españoles les han prestado a lo largo de su extensa carrera sólo puede entenderse desde la altanería con la que solemos recibir aún a día hoy las propuestas musicales que nos llegan desde América latina. Una verdadera paradoja (teniendo en cuenta los muchos signos de identidad que compartimos) que convierte un concierto de esta envergadura fundamentalmente en una enorme celebración para los compatriotas del grupo. Y oye, ni tan mal.

La presencia mayoritaria de colombianos se hizo patente ya en la actuación de Pedrina y Río, unos teloneros nada menores que encandilaron a la sala con su pop desenfadado y asequible.

Pese a encontrarse a 8.000 kilómetros de distancia, Andrea Echeverrí y Hector Buitrago jugaban en casa. Flanqueados por una sólida formación rítmica a la que casi doblaban la edad, desgranaron uno a uno los temas más fundamentales de su trayectoria con alguna que otra sorpresa. El motivo para mirar atrás estaba justificado. No solo por su larga ausencia en España, sino también por la publicación de “Reluciente, Rechinante y Aterciopelado”, un CD+DVD en directo que repasa toda su carrera y el 20º aniversario de su emblemático disco "El Dorado”.

Comenzando por “Cosita seria”, el concierto bien se podría dividir en tres tramos perfectamente diferenciados. Una primera parte soberbia, con un tempo muy dinámico, en la que sonaron algunos de sus mejores temas (“Baracunatana”, “El estuche” o “El álbum”), además de “Re”, su reciente y particular homenaje al otro gran grupo latinoamericano Café Tacvba. Intachable.
A partir de aquí, y quizás por haber quemado demasiados cartuchos muy rápido, comenzaron a indagar en composiciones de corte melódico como “Soy la semilla nativa” , “Amo mis piernas” o incluso “Yo” de Echeverría en solitario. Canciones muy alejadas de su cumbre creativa, tanto lírica como musicalmente, cuya inclusión sorprendió y mucho, teniendo en cuenta que dejaron fuera “Caribe atómico” o “La estaca”. Aún así, el espectáculo se vio compensado por unas efectivas visuales y, sobretodo, por la presencia escénica de Andrea y su falta total de prejuicios (e incluso sentido del ridículo) a la hora de elegir vestuario. Su baile de sombreros, a cual más disparatado, en ningún momento resto sensatez a su propuesta. Al contrario, lo llenó de significado. La líder de Aterciopelados es un símbolo en sí misma. Una mujer con medio siglo a sus espaldas que se siente poderosa siendo exactamente como es y no lo que la sociedad quiere que sea.

El tramo final vino marcado por la incorporación de colaboradores sorpresa. Miguel Rivera de Maga tuvo la inmensa suerte de marcarse un dueto con Echeverri en la grandiosa “Maligno”. Sin llegar a actuar (aunque por un momento pareció estar a punto de hacerlo), la cantante Martirio tuvo su particular “cameo” cuando el grupo la interpeló desde el escenario y los focos de la sala la alumbraron para sorpresa del aforo. Este detalle, además de su actitud un tanto nerviosa, podría hacer pensar que la incorporación de “La Mari” de Chambao en el bis con “Florecita Rockera” fue más improvisada que otra cosa. En cualquier caso, un fin de celebración con sabor a verbena que hizo las veces de resumen de lo que fue el concierto: una gran fiesta popular.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.