Abraham Boba, como la copa de un pino
Conciertos / Abraham Boba

Abraham Boba, como la copa de un pino

8 / 10
Raúl Julián — 08-05-2011
Sala — La Lata de Bombillas
Fotógrafo — Raúl Julián

Tras recientes visitas como miembro (imprescindible) de la troupe de Nacho Vegas y Julio de la Rosa, Abraham Boba ejercía como merecido protagonista para presentar su tercer e inspirado disco “Los días desierto” (Limbo Starr, 11), retratado entre aquella profunda y personal canción de autor trabajada por sus célebres colegas. El concierto fue programado en el inhabitual y temprano horario de las siete de la tarde, condicionado por el enésimo partido de fútbol decisivo de la temporada y consiguiente inicio enrarecido y apresurado. El reparo resultó olvidado con el ininterrumpido fluir del catálogo propiedad del artista ante medio centenar de espectadores. Acompañado por banda completa, Boba compartió alteraciones románticas con narraciones acerca de contusiones vitales y vivencias urbanas en las que imaginarse o reconocerse. Potenciales himnos resignados como “Podría haber sido peor”, “Hagamos algo antes de morir” o “Así se vive aquí” añadieron intensidad mientras la noción temporal resultaba diluida, con ejecución centrada en el reciente álbum y paradas destacadas en “Fin de año”, “Como en Hollywood”, “Otra canción de amor” o “Cosas que duelen”, junto a recuperaciones del antecesor “La Educación” (Limbo Starr, 09) como “Frío”, “Juan y la defensa” y la propia “La Educación”, además de “Las hermanas Sánchez” extraída del debut homónimo de 2007. Sólo queda gritarlo bien alto por si alguien aún no se ha enterado: Abraham Boba es un compositor tan descomunal como cautivador intérprete.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.