La casa de papel (4 T)
Cine - Series / Álex Pina

La casa de papel (4 T)

7 / 10
Alejandro Teiga Robles — 06-04-2020
Empresa — Atresmedia Televisión
Fotógrafo — Archivo

Vuelven los atracadores de mono rojo y mascara de Dalí. Llegan con una cuarta temporada de ocho horas y preparados para sacarnos de la rutina en la que nos encontramos sumergidos. Los protagonistas de “La casa de papel” también están atrapados, concretamente siguiendo la trama dejada justo al final de la tercera temporada, donde los ladrones se encuentran en más problemas que nunca dentro del Banco de España: Nairobi (Alba Flores) lucha por sobrevivir al disparo de un francotirador de la policía nacional; El Profesor (Álvaro Morte) está totalmente desesperado porque cree haber perdido a su querida Lisboa (Itziar Ituño) y, por último pero no menos importante, dentro del banco Tokio (Úrsula Corberó) planea tomar las riendas de la banda plantándole cara a un caótico Palermo (Rodrigo de la Serna).

Tras haber visto los ocho capítulos de esta cuarta entrega de “La casa de papel”, la definiría como un vehículo que se encuentra acelerando de cero a cien; va de menos a más desde el capítulo uno al ocho. Hay una clara diferencia entre la primera mitad y la segunda de la temporada. En la primera parte la acción se centra en los diálogos y en desarrollar más en profundidad la historia, mientras que la segunda parte nos guarda los episodios más espectaculares, con grandes giros de guion y unas espectaculares persecuciones y escenas de acción dentro del Banco de España. Otra de las grandes características a destacar reside en la exquisita actuación de alguno de los protagonistas de la serie como  Palermo (Rodrigo de la Serna), Nairobi (Alba Flores), Berlín (Pedro Alonso), El Profesor (Álvaro Morte) y Alicia Sierra (Najwa Nimri), que, sin menospreciar al resto del elenco, cada vez que aparecen en pantalla sabes que vas a disfrutar al máximo de esas escenas.

Otra sorpresa destacada es el villano de esta temporada, Gandía (José Manuel Poga), el cual logra a la perfección crear un personaje odioso y que te den ganas de que lo ejecuten en cada escena en la que aparece.

En definitiva, ¿Es esta cuarta entrega la mejor de la serie? La repuesta es rotundamente no. La serie sigue la trama de la tercera temporada de manera continuista, pero con unos giros de guion (a veces excesivos) que logran enganchar al espectador capítulo tras capítulo. Pero que no sea la mejor temporada no tiene nada de malo, es igual de disfrutable que las anteriores y te dejará con las ganas suficientes para esperar una quinta dosis.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.