Rap underground de aquí (Parte 3)
Especiales /

Rap underground de aquí (Parte 3)

Alfonso Gil Royo — 11-05-2016
Fotógrafo — Archivo

El pasado mes de marzo Cheb Ruben publicaba su segundo disco, "Vestido con chilaba". Como no, autoeditado. Y que supone el último capítulo de una carrera en la que además ha publicado cinco maquetas, todo ello bajo un mismo estilo, un mismo guión para crear un rap que él define como "Música fría, para gente que está más para allá que para acá. Por mi parte, me considero un escritor en paro con problemas de musas y de drogas. Hago rap porque no sé hacer mucho más".

Cheb Rüben es de esos cantantes que abre su corazón y su mente en sus canciones, aunque a veces en esta haya más pensamientos negativos que positivos. Sin embargo, no son sus virtudes como escritor lo que más nos atañe para este reportaje, sino su visión desencantada de la industria musical en general y el underground en particular, en la que muchos otros cantantes se ven reflejados: "Para mí, personalmente, el underground no es nada. No llevo el underground por bandera porque no me identifico con el concepto actualmente. A lo mejor en 2008 cuando sacaba temas grabados con el micr

Cheb Rüben es de esos cantantes que abre su corazón y su mente en sus canciones, aunque a veces en esta haya más pensamientos negativos que positivos. Sin embargo, no son sus virtudes como escritor lo que más nos atañe para este reportaje, sino su visión desencantada de la industria musical en general y el underground en particular, en la que muchos otros cantantes se ven reflejados: "Para mí, personalmente, el underground no es nada. No llevo el underground por bandera porque no me identifico con el concepto actualmente. A lo mejor en 2008 cuando sacaba temas grabados con el micro del karaoke que se pasaba la gente por el MSN si podría ser underground" reconoce el cantante, quien cree que esa ya es una etapa cerrada para él: "Ahora mismo mis últimos trabajos no tienen nada que envidiar a lo que se puede llamar mainstream”, añade. Son palabras de un MC deseoso de que su trabajo se vea recompensado. No ya con el reconocimiento del público, ni con visitas de Youtube (que generan pocos ingresos para los artistas independientes), sino con una recompensa que pueda convertir su talento en una profesión estable y con garantías: "Creo que la escena pasa por un buen momento. Desde que se empezó a editar de forma profesional, ha tenido varias épocas en las que parecía que iba a despuntar pero por unas cosas o por otras, nunca ha terminado de despegar. Me refiero al apoyo de las radios y tal. Hay mucha diversidad actualmente, tienes movidas para cada estado de animo... unas veces mejor hecho y otras peor. Me gustaría cambiar que en vez de 100 personas haya quinientas personas en mis conciertos y mis ganancias se multipliquen por cinco. Estamos en ello".

Con "Kinda Sandness" y "Vestido con chilaba", sus dos últimos discos, sus aspiraciones de conseguirlo se han incrementado, desde luego, ya que estamos ante dos notables discos que además cumplen con las características del rap que se está generando en los últimos tiempos en España; intimista, autobiográfico y melancólico. Pesimista y optimista al mismo tiempo, pero sobre todo sincero. Un notable aporte a una música, el rap, "que tiene la virtud de que puede ser creada con pocos medios. Porque en el rap, quien quiere, puede".

Sigue leyendo ---->

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.