A vueltas con la realidad

2018 ha sido la culminación y quién sabe si el final de ese cine de autor que se llamó “el otro cine español”, con Isaki Lacuesta y Elías León Siminiani como máximos exponentes. Un cine con una evidente atracción por la estética realista (cuando no hiperrealista). En lo que respecta al cine comercial, Mediaset y Atresmedia prosiguen en su política de comedias sainetescas y adaptaciones (desde “Superlópez” a “El mejor verano de mi vida”), pero la entrada de Netflix en el mercado audiovisual ha apoyado la entrada de filmes de corte más intimista como “La enfermedad del domingo” y, sobre todo, de documentales como “Camarón: flamenco y revolución” o “Desenterrando Sad Hill”. Tan peculiar como sus protagonistas ha sido el fenómeno “Campeones”, de un director tan imprevisible como Fesser. Sorprende la práctica ausencia de los clásicos de la Era Miró, de los que solo aguanta (y por apoyo de los jóvenes) José Luis Cuerda. Con todo, lo más extraordinario de 2018 ha sido que las mujeres han demostrado tener poder: Celia Rico, Elena Trapé, Isabel Peña, Isa Ocampo, Arantxa Echevarría, Esther García…

1,.Entre dos aguas – Isaki Lacuesta
Doce años después de La leyenda del tiempo todo lo que podía ir a peor, ha ido a peor. Lacuesta cierra un ciclo, y quién sabe si una época, con una película que es un elogio de la diversidad: dirigida por un catalán, interpretada por andaluces y triunfante en Donosti. Un monumento contra la aporafobia, el rechazo al pobre/humilde, pandemia de nuestro tiempo.

2.-Apuntes para una película de atracos – León Siminiani
A Simiani le fascina Rififí, de Dassin, pero su película le ha quedado mucho más Rufufú de Monicelli: un gran comedia sobre el cine de atracos y la diferencia de clase en el que el botín se lo lleva Flako, el cómico enmascarado. Tras Mapa, Siminani vuelve a demostrar que nadie ha sido capaz de plasmar en imágenes mejor que él la llamada “autoficción”.

3.-Carmen y Lola – Arantxa Echevarría
Historia de amor racial y lésbica, Carmen y Lola es una película que rompe tabúes sobre tabúes. Por eso ha molestado tanto. Por eso nos gusta. Frente a los Gipsy Kings de la telerrealidad y su impostada excentricidad, sus protagonistas desprenden una frescura rara vez vista en el cine social español.

4.-Viaje al cuarto de una madre – Celia Rico
Tras su premiado corto Luisa no está en casa, la sevillana Celica Rico Clavellino debuta en el largometraje con otros dos retratos íntimos femeninos, los de una madre y su hija. Delicada y certera, la cinta ofrece además excelentes interpretaciones, con especial mención a Anna Castillo, fuera de su registro habitual.

5.-El Reino – Rodrígo Sorogoyen
La consagración definitiva de Rodrigo Sorogoyen como cineasta llega con una película sobre la corrupción en España a la altura de los grandes thrillers políticos de Alberto Rodríguez o Enrique Urbizu. Con La red social de Fincher en el punto de mira, Sorogoyen consigue su obra más contenida y precisa. Excelente De la Torre.

6.-Quién te cantará – Carlos Vermut
Vermut se confirma como uno de los perros verdes del cine español con una nueva película enigma que evoca los fantasmas emocionales y el terror psicológico de autor de Ingmar Bergman. En Quién te cantará hay espacio también para el costumbrismo marciano, el humor negro y el latido interior inquietante que, a veces, produce la existencia.

7.-La enfermedad del domingo – Ramón Salazar
Tres nombres triunfan en La enfermedad del domingo. Duelo de actrices espléndido entre Bárbara Lennie y Susi Sánchez en este frío reencuentro de una madre y su hija. Y Ramón Salazar, que, con una dirección exquisita, elegante y poética, se reivindica como cineasta después de más de una década en segundo plano.

8.-I Hate New York – Gustavo Sánchez
Gustavo Sánchez debuta con un documental salpicado de intenciones experimentales y rodado nada menos que a lo largo de diez años. A través de sus cuatro protagonistas, nos sumerge en las distintas caras de la transexualidad en una ciudad de las monstruosas dimensiones de Nueva York.

9.-Yo la busco – Sara Gutiérrez Galve
El prometedor debut de la catalana Sara Gutiérrez Galve, una suerte de ¡Jo qué noche! barcelonesa, seduce por su frescura, la naturalidad de sus interpretaciones, el retrato despreocupado de una generación y el elenco de personajes secundarios en torno a su protagonistas, un muy notable Dani Casellas premiado en Málaga.

10.-Todos lo saben – Asghar Farhadi
El último filme del iraní Farhadi constata, aún en territorio extranjero, lo que todos ya sabíamos. Por una parte, su maestría analizando personajes a través de tramas de thriller. Por otra, la grandeza interpretativa de Javier Bardem, capaz de incorporar nuevos matices a su repertorio después de treinta años de carrera.