Priman en la mayoría de letras mensajes que engañan al publico para impresionar al oyente y ganar adeptos. Por ejemplo, es muy frecuente escuchar la cantidad de dinero que hacen los artistas con la supuesta droga que mueven, entre otros mensajes, y que resultan no ser lo que dicen ser. Pero les funciona y, lo peor, establecen malas tendencias en jóvenes que apenas están empezando a descubrir la vida y el mundo a través de la música… ¿Se identifican con este rap? ¿Por qué la Industria premia más estos contenidos que a otros que son más constructivos y contributivos con la sociedad?

(Juancho) Yo no me identifico. Aunque Aranjuez esté muy cerca de Madrid, yo tengo mentalidad de pueblo, ¿sabes? Y en un pueblo ocurre que si tú eres tonto y adoptas cosas que no son normales, la gente te lo dice. Nunca he tenido esa pose, de hecho en el rap siempre he pensado que me parece absurdo. Con mi música quiero transmitir algo real, ser lo mas sincero posible, simplemente porque es lo que hago. Si quiero aparentar eso,  está bien. Quiero decir, el hecho de que hagan ese tipo de música exponiendo eso no me parece mal. Tú puedes montarte tu película y que artísticamente esté guapo. Es como si yo te quiero dibujar un paisaje que no tiene nada que ver con el que yo vivo y pueda estar guapo. Otra cosa es que te puedan decir que eso no es real, no es lo que tú vives; a mí en ese sentido no me pueden sacar los colores. Luego, yo estudie Sociología e intento analizar las cosas desde una perspectiva poco condicionada por mi subjetividad, intento explicar por qué ocurren las cosas pero no las explico a nivel biológico. En mi caso yo me dí cuenta no sólo en el rap sino al estudiar ciertas cosas, que las grandes revoluciones no funcionan ya. El Sistema tiene suficientes mecanismos como para acabar con eso y al final es aburrido que te digan “tú tienes que hacer esto y esto”, y al final la gente que te lo dice no cumpla con el ejemplo. Yo claro que tengo conciencia social y quiero influir en la gente, pero nunca les voy a decir lo que tienen que hacer. Yo hablo de mi mismo y de cómo siento las cosas. Creo que hay otra forma de cambio, los microcambios. También quiero contextualizar que España es uno de los países con mayor fracaso escolar a nivel de Europa, y ocurre que al final a la gente le suda la polla que pongas referencias de ciertos autores. Prefieren un mensaje más directo, no valoran la elaboración.

(Frank) Creo que el problema no es el contenido sino la veracidad de ese contenido. El rap siempre ha sido chulería entonces también lo veo como algo normal, pero cada cual… Creo que se les premia más porqué no generan un problema social. Es decir, hay raperos como Pablo Hasél que tienen un mensaje que asusta más que ese otro mensaje. Pues tú, con ese mensaje de que “vendo droga” evitas que haya gente como Pablo Hasél, es decir, gente consciente. Si tú tienes un mensaje que es constructivo y ese mensaje promueve cosas positivas y además genera activismo, eso no compensa tanto como lo otro. Consigues gente más apática, gente que no sale a la calle a luchar por sus derechos para generarte problemas. De la otra manera tienes a gente chula ahí en la calle y tal. A ver, no creo que la industria en un momento dado promueva eso, la industria prefiere eso porque vende más, si lo otro vendiera más… Ese mensaje de positivismo, acción y educación sigue siendo un camino más largo y complicado. Pero no es la responsabilidad de los artistas que mi hijo acabe drogándose o vendiendo droga, es mi responsabilidad como padre.

El trap le está comiendo territorio al rap de siempre. Cecilio G vs Randy Akozta por ejemplo. ¿Qué refleja esto?

(Frank) Es lo que ha dicho Juancho antes, es una tendencia que dentro dos o tres años… ¿Que pasó con el dubstep? Son subgéneros del momento, de la moda, dentro de un genero. El rock, el rap, el reggae son géneros que siempre van a estar ahí. Las modas ya sabes lo que son, pan para hoy y hambre…

(Juancho) El trap se va a acabar dentro de nada, pero no lo veo como algo malo, simplemente es cambio. El problema que tiene es la poca durabilidad. 

Juancho: “El trap se va a acabar dentro de nada, pero no lo veo como algo malo, simplemente es cambio” 

Una canción no cambia el mundo pero sí la manera de verlo. ¿ Cómo se ve el mundo a través “The Blues”, tu último disco Juancho, y cómo se ve a través de “Los negros también iremos a luna”, tu último disco Frank?

(Juancho) Lo veo de forma inquieta. Estoy en un punto de mi vida en el que me siento muy inseguro con respecto al futuro. Con Suite Soprano tenia una comodidad a la que he renunciado por mi felicidad personal y es complicado porque estoy renunciando a poder vivir de esto, o a tener la seguridad de poder vivir de esto un tiempo más por un proyecto que es nuevo, el cual soy consciente que tiene menos reproducciones, es menos escuchable para un publico masificado. De esto saldré o reforzado o más jodido. Estoy en un punto en el que no me siento cómodo y me planteo mucho mi futuro, en plan “qué debo hacer, por dónde tirar…”. Pero también es bueno, ocurre muchas veces, no sólo en el rap, que en los periodos de crisis aparecen cosas creativas.

(Frank) Yo lo que estoy viendo con este disco es que restar es sumar. Vengo de dos discos donde sumé mucho tiempo, mucha complejidad, mucha novedad, mucha experimentación, y no funcionaron. Este es el disco más imprevisible que he hecho, el menos planificado y el más aleatorio, y es curioso que está gustando más que los anteriores. También lo he puesto un pelín más fácil en muchas cosas. Es un disco que resalta la madurez y la tranquilidad, la tranquilidad de no rallarse tanto con las cosas y seguir hacia adelante. Este disco me ha hecho ver las cosas prácticas del mundo de un modo sencillo. Es la confirmación de que musical y líricamente estoy tranquilo. Pero eso no quita que sea humano y tenga mis momentos, ¿no? Momentos en los que haces un concierto y no tienes apoyo de la gente, eso te influye…

(Juancho) Sobre todo cuando ya lo has vivido. Recuerdo la primera vez que cuatro personas se cantaron mis letras en un concierto, fue la polla. A día de hoy si cantan cuatro yo estoy ralladísimo. Las primeras veces son irrepetibles, una vez has vivido eso necesitas un estímulo distinto para poder disfrutarlo como la primera vez y yo estoy en busca de esa sensación.

(Frank) Te digo una cosa, quizás no acabes buscando la satisfacción sino que encuentras el pragmatismo. Es decir, “voy a subir al escenario y voy a hacer esto que sé hacer muy bien haya quien haya, eso es lo que yo he hecho y lo que yo hago. Mi satisfacción es haberlo hecho bien”.

(Juancho) A mí en ese sentido me importa un poco más porque dependo económicamente de que vaya gente a los conciertos. Si no tuviese esa necesidad seguramente me lo tomaría de otra manera..

(Frank) Oye, que a mí me viene debuti económicamente, pero no me queda más remedio.

(Juancho) Pero al final tienes otros ingresos económicos por otras actividades. Desde mi punto de vista no es así, dependo exclusivamente de esto, pero el balance es positivo porque aunque tenga mis crisis he hecho lo que he querido aún con muchos contextos en contra.

Cerrando ya, sabes que de aquí a veinte años nos volveremos a dar cita, Juancho, pero está vez serás tú el que asuma y acepte el cambio generacional…

(Juancho) Pero Frank a mi lado también, ¿no? No vamos a matarle todavía… Ya miraremos a los nuevos cómo “estos chavales de mierda”…

(Frank) Todo viejo ahí, canas y arrugas. Lo propongo en el rap. Los Rolling Stones, ese es mi objetivo. En ese encuentro desde luego estaré.