Diez canciones que huelen a Carnaval
Especiales / Lori Meyers

Diez canciones que huelen a Carnaval

Ozantoño Torres — 29-02-2020

Antes de abandonar la carne y de que nos invada la cuaresma, nos permitimos algo de guasa carnavalera de la mano de nuestro querido Ozantoño Torres y lo que ha venido a llamar el chirigotindie. Una selección de diez canciones de artistas comunes a este mondo nuestro y que emanan algo de pitorreo…

Hay veces en las que el cuerpo nos pide un chute de Nick Drake. Pero en otras temporadas del año nuestras neuronas claman por algo que le despierte el despiporre padre, la juerga masterclass y, por tanto, el cachondeo pirata en el sentido estricto de la palabra. Sí, for your info; Estamos en Carnaval. En este mes, una vez guardados el belén y las bolas de colores, es hora de sacar y planchar by the way el disfraz de payaso así como tener a mano el lapislázuli y la caja de maquillajes. Y eso mismo vamos a hacer con un ramillete de canciones. Compositores que se nutren las neuronas para buscar rimas jocosas, letras con doble sentido y muchas estrofas plagadas de coña marinera. Pues sí, no siempre hay que vivir del postureo y ser un cara agria pues, haberlas haylas ocasiones en que necesitamos parranda, cachondeo y ser modo Vera Luque, Tino Tovar, hermanos Carapapas, Kike Remolino. O el recientemente fallecido Juan Carlos Aragón; todo un RockStar de las letras en carnestolendas. Sin más dilación; esto es Carnaval, esto es Carnaval… y aquí hay que mamar.


1 Murga de los currelantes. Carlos Cano

Qué mejor empezar con tronío, powerfull y compostura. Hete aquí el incomparable e inimitable Carlos Cano, y su Murga de los currelantes (1975). En ella se retrata la sociedad española y andaluza de cuando la pana y el final del franquismo. No falta detalle; el futbol, los toros, la lotería, el ‘seíllas’, las bombas de Palomares y hasta el escándalo Sofico Renta. Un clásico del guaseo y la rechufla que nos viene que ni al pelo como primer compás de este artículo. Y encima por la puerta grande; Carlos Cano feat LaVidaMisma.

 

 

2 Reggae-búho. Grupo de Expertos Solynieve

Todo el mundo sabe que cuando a Los Planetas les da la virulé toman descansos y hacen sus cosicas de aquí en allá; que si ahora Fuerza Nueva, ahora Los Evangelistas, luego su poquito de Los Pilotos o Grupo de Expertos Solynieve . Es a este último a quién hemos acudido para echar mano de su Reggae-búho, cuya letra está en perfecta sintonía con las cosas que acaecen a cualquier párrafo de La chirigota del Selu. De su protagonista, el simpar José Manuel -criatura de purita sociología X generation, modus malafollense- se nos narra su vida cotidiana y es  escucharla para que se te encaje una cosa en la cornisa de los labios que bien podríamos llamar sonrisa, o carcajada. Cuando Jota se pone es un cachondo como la copa de un pino.  Cuplé pa ser vitoreado en la final del Falla. 

 

 

3 Famélicos Famosos. Sr Chinarro

Si hay un personaje cuyo mundo ya de por sí es un Carnaval andante, ese es, sin duda, el Sr. Chinarro, aka Antonio Luque. Cualquier canción suya es una guasa con doble filo, sentido variado y mucho submundo. Todo en él suena como a pregón, como a tanguillo del barrio La Viña. Cualquier composición suya valdría, pero como debía elegir solo una, me he ido a su Famélicos Famosos, de 2014, donde la sociedad del instagramer, el youtuber, el famoseo de cachiporra y los posturetas telebasuril son retratados con sorna chinarra. Cuando pasen treinta años y queramos escuchar algo que nos lleve a la cultura de la década dos diez, esta canción y punto. Coplilla de cajón y pito hasta decir basta.

 

 

4 Emborracharme. Lori Meyers

Hay algo por lo que se caracterizan algunos chirigoteros, como por ejemplo; el Love. Casi todas sus composiciones empiezan con un sentido figurado que encaja en broma sicalíptica, guiño al macarraque y la caidita de Roma entre los trigales verdes. Y de eso también trata este Emborracharme de los Lori Meyers, donde el Méndez comienza diciendo cosas como que muy lirilis y románticas, pero finiquita la misma soltando que tiene ganas de follarse a la destinataria de la canción. Sin más contemplaciones; Love modo Puretas del Caribe.

 

 

5 Canción de guerra. Supersubmarina

¿Y dónde me dejan esos pasodobles dedicados a la paz en el mundo como candidata a Miss Universo? Sí, es algo habitual. Pero, no se sabe por qué, terminan poniéndote la piel de gallina o haciéndote disimular una lagrimica secada de estrangis en la manga de la sudadera. Me pasa lo mismito con este himno de los Supersubmarina; su Canción de Guerra (2013), bien podría ser un pasodoble perfecto de Juan Carlos Aragón. La guerra, ese  monstruo detestable que solo gusta a políticos carianaranjados y al negocio armamentístico, y que tanto horripila al populacho, ¿será porque somos esa pieza que más la sufre cuando toca? A ser sincero; he escogido esta porque, oye, a los de Chino y los suyos se les espera por estos lares del musiqueo, pero ya. ¡Volved pronto, chavales, se os echa muchito de menos! Y aunque esta columna tenga guasa, este comentario no.

 

 

6 Como yo te amo. Niños Mutantes

Todo buen repertorio carnavalesco merece su buen momento popurrí. Sí, eso de las canciones de moda o conocidas, adaptadas con estribillos y rimas de partirse la caja, gusta una jartá. Ahí el Selu es un top. Pero también lo son los Niños Mutantes, y me refiero cuando les dio por adaptar ese himno cañí de cuando lo cañí ni se llevaba. Les quedó fetén el Como yo te amo Juradesco y Raphaelino. Juan Alberto Martínez y los suyos son un primor en el guaseo, y desde esta versión los tenemos ahí, arribita. A ver si pronto se arrancan con otro hit de tal encaje, ¿Qué tal una cover del Será porqué te amo de Ricci e Poveri? Ideas vintage que no falten.

 

7 Totomami. Pony Bravo

Pero claro, muchas letras, mucho jijijí jajajá, pero no todo es Cádiz, no todo el mundo monta comparsas, cuartetos y chirigotas. Eso sí, nadie del tunanteo nocheriego se pierdeuna fiesta de Carnaval. ¿A ver a qué zanguango no le pirra algo así? Y ahí estáPony Bravo, concretamente el Totomami; un chute fiestorrero de traca y muy señor nuestro que, cuando suena a eso de las y tantas de la noche… ¿A ver quién es el guapo que se las pira a casa? Y la que está en la barra disfrazada de Rapunzel se suelta la melena, deja atrás el cubata y entra como un mihura en la pista.Y ya nos importa un rábano perder la máscara, la peluca y hasta la compostura. Bueno, esto último está aniquilado desde que comenzó la noche; y lo sabes.

 

 

8  Los Managers. Pata Negra y Kiko Veneno.

Si algo caracteriza a una buena agrupación chirigotera es la presentación, en la cual echan toda la carne en el asador. Míticas son las de grandes autores como Antonio Martínez Ares, Los Carapapas, Juan Carlos Aragón o Antonio Martín, entre otros. Pero si tenemos una historia, una presentación excelsa en nuestro repertorio sureño esa es Los managers de Pata Negra, con letra de Kiko Veneno; en ella conocemos al Matías con la coleta, al Rafa con su fofito y el Nono que lleva la mesa. Una letra excelsa y divertida a son de pasodoble, que no desentonaría en una presentación por todo lo alto en el Falla.

 

 

9 Estrella de los Mares. Apartamentos Acapulco

Los buenos letristas del Carnaval son aquellos que saben sorprendernos en un buen pasodoble con final feliz. Antonio Martínez Ares, por ejemplo, suele usar mucho este recurso en sus cosas, y le da resultado. Comparando el indie con el carnaval gaditano tal vez lo más Martínez Ares de la escena indieluza es ese Estrella de los Mares de Apartamentos Acapulco. Bellísima melodía, tan Arcade Fire 2004 ella, que termina refulgiendo ese popular canto litúrgico de misa dominical, resonando con destello cofrade tras trono de Dolorosa. Y ahí radica su fuerza, ¿Carnaval? ¿Semana Santa? ¿Y Qué más da?

 

10 Betis. Silvio y Sacramento.

Y como el final siempre es el plato fuerte de la fiesta, no puedo dejar atrás a Silvio y Sacramento. Bueno, a Silvio Fernández Melgarejo; alguien que era un carnaval 24hours by the day. Un chirigotero sin ser de Cádiz y sin gustarle el carnaval. Él era de la Semana Santa y del Sevilla. “Espera, –os preguntaréis- ¿Pero si acabas de decir que era sevillista y la canción que eliges es la titulada Betis?”. Y os respondo, impacientes almas de cántaro; en una partida de cartas él, que estaba en el bando perdedor, apostó componer  y cantar una pieza en honor al equipo rival. Cumplió. Eso sí, se las apañó, y en la misma mencionó al Sánchez Pizjuán. Incluso se comenta que cuando la entonaba en directo no pronunciaba la ‘B’ inicial y soltaba un lacónico «Etis».  Carnavalero hasta decir basta.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.