Ayer un equipo de Mondo Tv estuvo compartiendo un día de concierto con La Pegatina. Banda catalana que se ha especializado en destilar lo que durante años se ha conocido como mestizaje, basado en el frenético ritmo que puede imprimir una guitarra rumbera, un acordeón, una trompeta y una trepidante y bailonga base rítmica.

"> Noticias música indie - MondoSonoro
De concierto con La Pegatina
Especiales / La Pegatina

De concierto con La Pegatina

02-03-2011

 

 

 

Nada nuevo que no se haya hecho con anterioridad, pero que estos jóvenes han sabido pasar por un filtro exento de complicaciones, dando con una fórmula tan sencilla como efectiva. Una propuesta que se basa en lo que siempre se espera de cualquier verbena o fiesta mayor: vamos a pasarlo bien sin parar de bailar ni un segundo, dejándonos todos nuestros prejuicios quejicosos y aburridos en el armario de casa. Habrá gente que piense que lo suyo es facilón y que le deben mucho a hermanos mayores de generación mestiza como Dusminguet, Macaco o Che Sudaka. Lo cual es cierto, pero la fortuna y habilidad de estos jóvenes es haber sabido conectar con todas esas generaciones más jóvenes, a las que Manu Chao les parece un mítico dinosaurio al que posiblemente no han tenido ni la ocasión de disfrutar en directo. Y para darse cuenta de ello tan solo hay que fijarse en el mayoritario público femenino de su concierto de ayer en la sala Faktoria de Terrassa con una media de edad que giraría alrededor de los veinte años. Una generación, la suya, con la que han conectado a base de curro organizado y a una ejemplar división de tareas, que provoca que todos los integrantes de la banda curren al unísono, hombro con hombro, confiando en sus posibilidades y constituyendo una actividad empresarial autogestionada que ha dado sus frutos.

Eso sin olvidarse de esas cuatro horas diarias que más o menos pasan cada uno de ellos delante de un ordenador, atendiendo las diferentes gestiones de su actividad como la venta de discos por internet, el merchandising o las redes sociales, para tener ese contacto directo y próximo con su público al que entienden, pues hablan su mismo idioma. Una labor que, según me cuenta el propio grupo, pasa por atender a unas quince redes sociales diferentes y en diferentes países e idiomas y que les ha llevado a tener números tan sorprendentes como envidiables que pasan por ejemplo por tener más de 60.000 seguidores en facebook.

Conclusión: aquí no se ha regalado nada de nada y si ahora La Pegatina vive un momento muy dulce, es porque han tenido las cosas bien claras desde el princpio y se lo han currado de lo lindo. Además han hecho gala de una profesionalidad que se aleja del clásico modelo de músico al que solo le interesa su actividad artística, y delega el resto de actividades de corte más empresarial, en terceras personas que pueden actuar con total libertad de acción, sin ningún tipo de control.

Claro que también hay que tener en cuenta otros factores muy importantes en su propuesta, como el hecho de haberse sabido rodear por asesores externos de sobrada experiencia. Buen ejemplo de ello sería el papel en la banda de Gambit, mítico bajista de los Radio Bemba de Manu Chao que además de producir a la banda, se ha encargado de dirigir con igual celo su directo. Diseñando un set list en el que no hay parones, y que trata de mantener al público arriba en todo momento. En busca de una experiencia que se pueda asemejar a un viaje en una montaña rusa repleto de sensaciones. Su atenta mirada y oído, se ha puesto al servicio de estos jóvenes músicos, en una especie de padrinazgo, basado en su amplia experiencia. Ha tratado de cuidar hasta el más mínimo de los detalles en busca de un objetivo: que la gente salga de un concierto de La Pegatina con ganas de más y lo expliquen en ese boca a boca masivo en el que se ha convertido internet. Más allá de la coartada artística, aquí lo que prevalece es la diversión y el desenfreno. Uno de los pilares de la música popular , no nos olvidemos.

Y por último están la personas, parte fundamental para que todo proyecto funciones, y en el caso que nos ocupa, tenemos unos chicos muy responsables y conscientes de su trabajo. Que además se marcan pautas estrictas como las de no beber antes de los conciertos (alguno de ellos ni siquiera después) y de los que desconozco ni siquiera si hacen uso de otras sustancias. Aunque me imagino que no, pues es la primera vez que me cuelo en el camerino de un grupo de su estilo, y no hay nadie liándose un porro… No cabe duda que soy de otra generación en la que el hachís o la maría, iba asociada al reggae, la rumba y al mestizaje. Y no deja de sorprenderme según que posturas más propias de los straight edge de mi generación de hace dos décadas, y con los que nunca acabe de compartir las mismas premisas. Con decir que la botella de vino de la cena de antes del bolo la pedí yo, mientras convivía con gente tomando agua!!!!!!.

Tonterías a parte, en unas semanas tendremos el vídeo de La Pegatina en Mondo Tv y podremos comprobar, por nosotros mismos, como es un día de concierto en la vida de esta banda catalana que se está convirtiendo por méritos propios en todo un fenómeno dentro de la escena mestiza catalana.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.