Como así lo ratifican los diferentes premios europeos recibidos como mejor festival indoor, la nueva edición del festival electrónico más sugerente de estos tiempos en territorio nacional desborda un año más por la elección de sus propuestas, que aúnan a nombres imprescindibles de la vanguardia sonora actual.

De Gazelle Twin a Holly Herndon, Santiago se convertirá por unos días en la capital 2.0 de toda Europa. Cinco días cuya oferta incluye desde conciertos en la Iglesia de la Universidad como el de la harpista Mary Lattimore, el viernes a las 18:00. La actuación de esta espeleóloga de la belleza barroca es uno de los platos fuertes de este año, y más con álbumes tan cercanos en el tiempo como el extraordinario “Hundred of Days”.

Desde la comunión entre el ambient y el drone, se hacen obligatorias las experiencias a partir de las sesiones ofrecidas por entomólogos en la materia con la inquietud de Loscil, Rafael Antón Irisarri y Drew McDowall & Florence To: Time Machines.

Tampoco debemos olvidar a terroristas del noise cibernétivo como Blank Mass y a los fineses Amnesia Scanner, autores de un pop esquizoide de arrojo mecánico. Performances como las de estos últimos también estarán acompañados por exploradores del saxofón como Bendik Giske y gigantes de la escena berlinesa con la influencia de Bill Kouligas.

Dentro de la oferta dedicada a clásicos contemporáneos, la presencia del productor y DJ Kode9 resulta todo una invitación a dejarse abstraer por la matemática de los graves llevada a cabo por el ideólogo del sello Hyperdub. Otro viaje sin nostalgia es el que ofrecerán pioneros de la IDM como Plaid. Los también miembros de The Black Dog prometen sumergir al personal en un puzle estilístico ligado a la hipnosis a través del arrebato de sus ritmos cubistas.

En lo más alto de la propuestas de este año, quienes se llevan la palma son Holly Herndon y Gazelle Twin, posiblemente las dos visionarias más brillantes de la jungla pop actual. Reunir a ambas en una misma edición no solo es toda una declaración de intenciones, sino que incide en enfocar la vista hacia Santiago de Compostela a lo largo de un repóquer de fechas donde también habrá propuestas tan apetecibles como las ofrecidas por Kali Malone, Lafawndah, Renick Bell y Eli Keszler.

Pero el WOS no solamente estará poblado de artistas foráneos, sino que, a diferencia de muchos otros festivales gallegos, incluso con menos caché, contará con una significativa presencia gallega de artistas locales. Desde la experimentadora del violoncello Margarida Mariño a  la Dj Clara!, perteneciente al colectivo prankster PRR! PRR!, acudirán siete artistas provenientes de diferentes partes de la geografía galaica. Sin duda, una manera ideal de testar el boyante estado de salud de la música proveniente desde la investigación electrónica gallega.