El Madrid Popfest ha lanzado las primeras confirmaciones de su próxima edición, que tendrá lugar los días 22 y 23 de marzo en la sala Galileo Galilei.

El festival, meca particular en el panorama estatal para cualquier aficionado al indie pop que se precie, vuelve otro año más manteniendo ese entusiasmo DIY que le ha caracterizado siempre, la autogestión y la ausencia de patrocinadores. Y lo hace, también, apostando por la sangre nueva, por la paridad sobre el escenario y por acoger el estreno en España de varios grupos del ámbito anglosajón.

Es el caso de Martha, probablemente el nombre más destacado de la lista, una banda muy querida en el circuito independiente tanto por su compromiso político -siguen firmes a su condición de banda queer, horizontal, straight edge, vegana y libertaria- como por la efectividad de su punk pop. También debutan por estos lares Young Scum, “autores de uno de los mejores discos de indiepop de este año” en palabras del festival, y los norteamericanos Pale Lights, buenos seguidores de la escuela Go-Betweens. El cuarto nombre internacional es The Ballet, un dúo neoyorquino manifiestamente gay que factura un indie pop a medio camino entre los 90 y los 60.

En cuanto a nombres nacionales están Amparito, que debutarán el año que viene con un LP producido por Paco Loco, Belenciana, proyecto en solitario de la bajista de Las Chillers que bebe de clásicos del indie pop estatal como Family o La Buena Vida, y Pablo Prisma y las Pirámides, unos habituales del underground madrileño que aquí tiran de casiotones, cajas de ritmos y teclados para construir un pop entre poético y lisérgico.

Los abonos para el festival están a la venta por 35 euros más gastos en Entradium, y próximamente saldrán también entradas de día.