Streaming completo de su primer álbum y comentarios de las canciones a cargo de Natalia

La Villana es Natalia Quintanal, vocalista y compositora en Nosoträsh, Electra y Anne Arbor, que arrancó este proyecto ni más ni menos que en 2006 (aproximadamente en el mismo momento en que Nosoträsh dejaron de funcionar como grupo) componiendo unas canciones que empezaron a registrarse en el estudio en 2008, en Teisco Estudios (Gijón), con la producción de Pedro Vigil. Ajustando los tiempos al transcurrir de la vida de La Villana, el álbum se pudo finalizar en el año 2012.

Con la masterización del disco, La Villana comienza a buscar un lugar donde puedan habitar esas canciones y www.lavillanacanta.com se crea para convertirse en ese espacio donde desde el mes de abril de 2014, y cada día 5 del mes se publica una canción, arropado por las letras y los autorretratos.

Pero además de Natalia este es un proyecto del que han participado otrso músicos: el citado Pedro Vigil en los arreglos y la producción, Pablo Quintanal echando una mano en la composición de los temas, o músicos como Gonzalo Guardiola, José Ramón Feito, Ángel Ruiz, Álvaro Escudero, Ricardo Fernández, Agustín Lara, Zoran Miljenovic o las voces de Elle Belga. Todo esto da como resultado el disco que puedes escuchar íntegramente a continuación y que seguro que va a dar que hablar mucho en los próximos meses.

1.- “Crujidos”

Como muchas de las canciones, no todas, primero escribí la letra y luego tarareé la melodía y con esto llegué al estudio; eso sí, detrás de esa letra hay una historia de alguien que “hasta aquí
llegó y no pudo más”.
Crujir es muy sonoro en el sentido del verbo y en su fonética y por eso no sólo la protagonista cruje, también lo hace la canción.

2.- “Maletas y billetes”

Se iba a llamar “La emigranta”, pero al final en esta obra había demasiados personajes. Soy de Gijón y siempre he vivido en Gijón, me hubiera gustado vivir, en algún momento de mi vida
pasada y durante poco tiempo, en algún otro lugar, pero no lo hice y ahora ya no me gustaría. Pero, a mi alrededor son muchos los que se han ido y los que se siguen marchando, a veces les
envidio y otras veces… Adoro Gijón (es visceral, no tiene una explicación justificada).

3.- “La Villana”

Al igual que la voz de Leonard Cohen está siempre arropada por esas voces femeninas, yo lo único que quería en esta canción era un coro de hombres, muchos hombres, y que con sus tonos
graves lo envolvieran todo, la estrofa, el estribillo, todo. Por suerte, el productor, no sólo entendió mi idea, también consiguió que entrara en razón.

4.- “Pliegues”

Antes que una letra, esta canción fue una imagen que aún hoy, ya grabada y llevada al directo, sigue permaneciendo. No cuenta una historia, cuenta lo que vi en un instante.

5.- “La culpable”

Otra de esas canciones que nació siendo letra y a la que luego puse melodía con tres acordes de mi guitarra. La protagonista pone punto y final a un sentimiento de culpabilidad católica con un
levantamiento de hombros y un gesto muy a lo Belén Esteban…

6.- “Descosiendo y cantando”

En el momento de componer esta canción junto a mi hermano lo que mas me preocupaba era añadirle mi emoción ejerciendo de “cantacanciones”.

7.- “El taxista y la sirena”

Mis personajes favoritos, también podría llamarse el cobarde y la inconsciente, pero era poco poético. Una guitarra de Pablo y una de mis historias, como punto de partida para empezar a
componer melodías.

8.- “La fondista”

Es la primera canción que compuse y que está en el límite espacio-tiempo de ser una canción de Nosoträsh o una canción de La Villana, o quizás fue la canción que hizo posible La Villana,
creo que esto último.

9.- “El fuego amigo”

Quizás se aleja un poco de la línea del resto de las canciones del disco, tanto por su letra como por la música pero es sin duda una de mis favoritas. Lo peor de esta canción son las ganas que
te entran de bailar como el enano de “Twin Peaks”.

10.- “El maniatado”

Nunca me ha gustado el sonido de la gaita pero fue inevitable empezar a componer esta canción después de escuchar a un grupo de gaitas de Navia en la Noche Celta de Porcía (Asturias). El
protagonista lleva una carga muy pesada y no entiende que, en ocasiones, es necesario pedir ayuda o pararse a descansar.

11.- “San Cristóbal”

Canción de amor.

12.- “La estraperlista”

Cuando era pequeña oía contar a los mayores que mi abuela era estraperlista y a mi eso siempre me pareció muy misterioso, no tenía claro si era bueno o malo pero hacía que la imaginara muy
“Villana”.