“Polifonía” es el primer largo de Ruido Paraíso, el nuevo proyecto en solitario de Aníbal Gómez, que publicará este jueves 18 de noviembre.

Tras unos cuántos adelantos (alguno de ellos estrenado en MondoSonoro y todo, como fue el caso de “Control”), ya tenemos aquí el que se convertirá mañana -es decir, el jueves 18 de noviembre- en el debut de Ruido Paraíso. El disco, compuesto por doce cortes, que ha sido grabado en los Perdido Studios de Albacete con Javier Fernández (Chucho), mezclado y masterizado en The Groove (Álex Ferrer, Sidechains) y producido por él mismo.

Además, para que no se diga, tenemos un comentario, tema a tema, del propio Aníbal Gómez:

01 – ¨Más De Mil Años”

La compuse hace bastantes años y siempre supe que acabaría grabándola porque con el paso del tiempo seguía gustándome. Es un tema pop, con un estribillo muy melódico, una especie de cruce entre Pet Shop Boys y el pop romántico español de otra época. Habla de la inseguridad y de la inminente ruptura, dibujado todo con un fondo de ciencia ficción. Es el estandarte del lado pop bailable del disco, uno de los estilos del álbum, que junto con el resto le acaban dando forma a “Polifonía”.

02 – “Repetías La Palabra Del Señor”

No habla de la religión, como puede parecer a primera vista. Habla de la dependencia, del miedo a salirte del camino marcado por temor a lo desconocido, de la repetición de patrones porque sí, del levantarte por la mañana y seguir la inercia de una vida que quizás no sea la que te habías propuesto vivir. Habla de la facilidad con la que todos nos sometemos a cualquier cosa que pueda pensar o responder por nosotros, porque así nos evitaremos muchos problemas. Y claro, es un precio alto el que luego se paga. La canción tiene un sonido cristalino con esas guitarras de fondo que van envenenando la canción. Todo está envuelto en una secuencia muy rítmica, construida con batería real y electrónica, que se funden para crear ese sonido entre orgánico y artificial.

03 – “Lo Mal Que Puede Acabar”

Otro tema de pop bailable que funciona guay como single. Tiene un riff de sinte muy pegadizo, muy agradecido para el directo. Las melodías transmiten cierta melancolía, pero resultan frescas debido a todos esos sintes y a los coros, que le dan mucha alegría a la canción. La letra es una reprimenda al corazón. Está dedicada a las personas compulsivas e impulsivas que se dejan llevar, las que siempre descubren las consecuencias una vez que han hecho la acción. Las que aun sabiendo que algo no va a funcionar, no pueden evitarlo y terminan metiéndose hasta el fondo porque son muy pasionales.

04 – “Agujero De Luz”

Es una de mis favoritas. Funciona como un bálsamo contra la pérdida. Habla de la conexión con todo lo que amamos, aunque no esté físicamente junto a nosotros. Lo compuse como un tema rock hace algunos años y aunque siempre me gustó la melodía, había algo que no me cuadraba. Al final me lo llevé a un terreno más misterioso, más galáctico, haciéndolo más bailable y oscuro, juntando una melodía muy pop con un fondo muy techno.

05 – “Control”

Me inspiré en un hecho muy concreto que prefiero no explicar. Mejor que cada uno se lleve el significado a dónde quiera. Es lo que mola de la música, el que cada uno la hace suya en una especie de visión única e individual, como cuando te imaginas los personajes de un libro. Es un tema muy rock pero lleno de sintes, todos un poco desquiciados. La melodía me recuerda un poco al pop de Albacete, liderado por Fernando Alfaro, que siempre seguimos tan de cerca mis amigos y yo. Una conexión espiritual y geográfica, claro.

06 – “Cerca De Mí”

Un tema directo y sencillo de pop bailable. El estribillo tiene unos coros muy sixties con un efecto muy theremín bastante marciano. Habla de lo dramático de cualquier situación, de lo dados que somos a terminar convirtiendo cualquier episodio de nuestra vida en una tragedia griega. De la vulnerabilidad y de lo trascendente que parece todo cuando estamos atravesándolo y que luego con el tiempo se convierte en una nimiedad. Javier Fernández le dio un toque muy disco cuando grabó el bajo, casi parece extraído de la banda sonora de la película “Roller Boogie”.

07 – “Bienvenida”

Pop con guitarras hawaianas. Una canción muy rítmica, casi ochentera, rindiendo un poco un homenaje a mis amados Alaska y Dinarama. La letra es una especie de cuento sobre una chica que habla con el mar para que se la lleve pronto porque no soporta estar aquí. Y cuando al final todo parece perdido pues alguien siempre te tiende una mano. Habla de evadirse, de todos esos momentos en los que pasamos pensando en otra cosa mientras está sucediendo algo delante de nosotros. De que estamos pero no estamos.

08 – “Las Aguas Del Mal”

La escribí hace unos años en una época de bajón. La canción ha dado muchas vueltas. Cuando la grabamos en el estudio era un tema rock más acelerado. Al final, como no me convencía, le bajé los bpm y al igual que hice con “Agujero De Luz”, la llevé a un terreno más techno y de baile oscuro. La producción del tema quizás sea la más Depeche del disco, al fin y al cabo son mi grupo fetiche, algo estaría haciendo mal si no dejase ver su influencia en mi música. Es un tema bastante tenebroso: hay casas tapiadas, malos presagios, naufragios, aguas insidiosas, animales disecados, incendios y diarios perdidos. Todo subidón.

09 – “Hielo”

Un tema rock encerrado en una especie de ritmo dance quebradizo. La canción tiene una secuencia de sinte arpegiado que está presente casi todo el tiempo. En la letra hay alguien que le reprocha a otra persona toda la mierda que le ha echado encima. La otra persona es de esas que arrasa con todo lo que se encuentra a su paso y lo deja todo destrozado.

10 – “Me Comenta Gente”

Es una canción extraña, de estructura confusa, una especie de tema pop anti pop, un caramelo salado. El estribillo se gasta unos coros muy Beatles. A mitad de canción surge un patrón, como muy Daft Punk, a partir de varios instrumentos y voces, como si fuese un remix del tema que estamos oyendo. Las melodías van cambiando, lo que hacen todavía más difícil hacer que la canción entre a la primera.

11 – “Tus Amigos”

Lo que más me trajo de cabeza en la producción de las canciones fue conseguir que los ritmos fueran muy contundentes, como los ritmos ochenteros de las cajas de ritmos, pero que fuesen muy orgánicos. Para conseguirlo, primero secuencié todas las baterías electrónicas y después Javier Ferández grabó todo el disco con batería real en el estudio de grabación. Más tarde en la mezcla fuimos quitando, poniendo y mezclando. Es una canción sencilla, poco pretenciosa. El estribillo es muy directo, pegadizo y con unos coros muy pop.

12 – “El Salón De La Extinción”

Es la canción que cierra el disco. A pesar de que contiene la palabra “extinción”, término poco alentador, no deja de ser un tema optimista, que habla de la pasión y del amor, los motores que mueven toda nuestra maquinaria. Es una canción de pop-rock ruidoso pero con una producción cristalina al mismo tiempo, la esencia un poco del proyecto, esa convivencia armónica entre el dance, el pop, el rock y lo melódico. La voz tiene ese extraño efecto de arrastre entrecortado que también está en otras canciones del disco. Hay muchos sintes con mucho brillo y dos pequeños homenajes. Uno a Wendy Carlos, con ese arpegio en la segunda estrofa y otro al Bubblegum pop, con esos coros al final.