UN OTOÑO SOLEADO
Entrevistas / Sunny Day Real Estate

UN OTOÑO SOLEADO

Joan S. Luna — 27-10-2000
Fotógrafo — Archivo

CONVERTIDOS POR OBRA Y GRACIA DE LA PRENSA INTERNACIONAL EN LA ENIGMÁTICA FORMACIÓN QUE DIO FORMA AL MOVIMIENTO EMO, SUNNY DAY REAL ESTATE VAN MUCHO MÁS ALLÁ EN CADA UNA DE SUS OBRAS. EL CASO ES QUE ACABAN DE PUBLICAR "THE RISING TIDE" (TIME BOMB RECORDINGS/BMG, 00), SU MEJOR ÁLBUM HASTA LA FECHA, Y UNA OBRA QUE, POR MUCHO QUE SALGAN A LA LUZ NOMBRES COMO LOS DE BEATLES, U2, BUILT TO SPILL, RADIOHEAD E INCLUSO LOS PRIMEROS GENESIS, SIGUE SONANDO SOLAMENTE A ELLOS MISMOS. Y ESO ES MUCHO.

Incluso teniendo presente que "The Rising Tide" no se publicará en nuestro país de forma estrictamente oficial, el cuarto trabajo del ahora trío de Seattle Sunny Day Real Estate (nombre extraído de un tema de Talking Heads) cuenta con atractivos más que suficientes para convertirse en uno de nuestros discos favoritos de los últimos años. Porque mientras "Diary" (Sub Pop, 94) apuntaló, justo en los tiempos en los que el grunge andaba dando bandazos, las bases de una carrera que iría a más, el póstumo "Lp2" (conocido habitualmente como "Pink Album"; Sub Pop, 95) les reveló como una formación imprescindible y "How It Feels To Be Something On" (Sub Pop, 98) nos descubría nuevos horizontes en su segunda vida, este nuevo trabajo -tras un directo grabado con Joe Skyward (ex-Posies y ahora en Walkabouts) al bajo y titulado "Live 5/26/99"- reincide en los brillantes postulados de su antecesor, aunque echando puntualmente la vista atrás, a esos tiempos de guitarras más ásperas y musculadas. Por eso, "The Rising Tide" resulta ser el perfecto resumen de una carrera intachable y, desgraciadamente, más anónima de lo que nos gustaría. Aunque aceptémoslo, Sunny Day Real Estate no son una banda para todos los públicos. La densidad de su propuesta, su particular forma de huir de la obviedad y sus sentidas canciones no gustarán a todos, pero apasionarán a aquellos que les brinden una oportunidad. Porque si "Rain Song", con esa preciosa melodía y esas escasas pero emotivas notas de piano, no les oprime en corazón, mejor lo dejan. Para compartir puntos de vista al respecto, conversamos vía telefónica con Dan Hoerner, guitarrista, compositor y letrista de la banda (el carismático Jeremy Enigk y William Goldsmith completan la formación).

"Si la gente tiene que ponerle un nombre para poder acercarse no me importa cómo lo llamen. Yo nunca lo llamo emo, para mí es solamente rock´n´roll"

Hoerner formó parte, junto a Enigk, del embrión de la banda. Procedente de ciertas formaciones punk como Resolution, tomaría contacto en los ochenta con sus compañeros, que por aquel entonces también militaban en grupos punk como Christ On A Crutch o Brotherhood. Más tarde, con la separación del grupo en 1995, optaría por irse a vivir una granja y por hacerse con un trabajo alimenticio en la discográfica Atlantic, que mantendría hasta el retorno del grupo un par de años más tarde. Mientras, Enigk se entregaría a Dios y firmaría un bello disco en solitario ("The Return Of The Frog Queen" -editado también por Sub Pop) con infinidad de arreglos de cuerda, y Goldsmith entraría a formar parte de los Foo Fighters de Dave Grohl junto a Nate Mendel, por aquel entonces bajista oficial de Sunny Day Real Estate. Aclarado su pasado y apuntados sus antecedentes, centrémonos en "The Rising Tide", un disco lánguido aquí y cortante allá, un trabajo precioso allí y oscuro acá. "Me alegro de que consideres que "Killed By An Angel" y "Snibe" son temas oscuros, primero porque ese es el concepto general de álbum, y después porque esas son dos de las canciones más importantes a nivel personal que jamás haya escrito. En este disco he escrito muchas letras y esas dos tocaban una parte muy oscura en mí, sentía que esas canciones hablaban de unas cosas muy concretas en relación con lo que yo he pasado en América. Por eso son una respuesta a la cultura americana, y es increíble que podáis sentir esa especie de oscuridad en todo el mundo". De todos modos, aunque "Killed By An Angel" se mantiene entre lo mejor del disco, ahí están piezas como "Rain Song" que se mantienen muy arriba en la carrera del grupo. "Esa es otra de mis favoritas, me encanta. Lo que ocurre es que no hemos tenido aún la oportunidad de tocarla en un escenario. No hemos dado con el sonido correcto, pero vamos a trabajar en ella y espero que podamos tocarla en Europa y en España". Y mientras, en lo musical, Sunny Day Real Estate presentan aquí varías direcciones, en lo lírico vamos a encontrarnos con ciertos temas universales que, por otro lado, marcan las fronteras de su mundo particular. Textos en los que el amor, los sentimientos verdaderos, a veces muy humanos, a veces casi religiosos, fluyen con sorprendente soltura. Como si Enigk y Hoerner compartiesen un universo sentimental en común. "Jeremy y yo llevamos escribiendo juntos desde hace tanto tiempo y de forma tan cercana. Coge por ejemplo "Killed By An Angel", no teníamos texto para esa canción, pero Jeremy cantaba la melodía y marcaba el ritmo añadiéndole una cierta emoción. Después cogí ese tema y lo escuché decenas de veces hasta que sentí una emoción similar… yo escribo mis letras a partir de lo que Jeremy me transmite. Estamos muy unidos en ese sentido y tenemos una base común en la que no necesitamos decir palabras para entendernos. Jeremy construye el tema según sus sentimientos, así que yo me mantengo al margen, escucho y después intento construir una historia coherente y con sentido a partir de eso, de unos sentimientos". Existe esa conexión, pero tampoco deberíamos olvidar que William Goldsmith, superada la enfermedad que casi le aleja del mundo de la música, sigue atrás casi en la sombra, extrayendo todo su partido a unas baterías siempre eficaces. Eso sí, sigue manteniendo sus sesiones de acupuntura semanales, sus clases de yoga y meditación. "William jamás se cuestionó eso en serio. Tuvo verdaderos problemas -algo así como un carpal tunnels syndrome-, pero ahora está realmente bien. Necesitaba un tiempo para aprender a tocar sin dañarse, sin que sus brazos sufriesen, y eso es lo que hizo. Ahora toca incluso mejor".

Dejando a un lado los problemas de Goldsmith, los de Seattle tampoco han funcionado demasiado bien respecto a los bajistas. Primero Hoerner componiendo las partes de bajo, después Mendel y a continuación Jeff Palmer (ex-Granfaloon Bus y Mommyheads…) y Joe Skyward (ex-Posies y ahora con Walkabouts), para que haya acabado siendo el propio Enigk quien se haya encargado de las cuatro cuerdas en "The Rising Tide", mientras que Nick Macri (bajista de Euphone) se encargará de trasladarlas al directo. De locos, vamos. "Resulta muy complicado permitir que alguien que no está dentro del concepto de la formación pueda aportar su personalidad en este grupo. Así que, por ejemplo con Jeff Palmer, intentamos tenerle en Sunny Day Real Estate de forma estable, pero cuando llegó el momento de escribir y crear música nos resultó imposible permitir una influencia externa entrase en nuestra música. Aunque ocurre especialmente con Jeremy, somos tan concretos en lo que buscamos y estamos tan concentrados en obtener exactamente ese sonido y no otro, que no somos capaces de aceptar otras influencias. Jeff era un excelente bajista de directo y un gran tipo, pero nos dimos cuenta de que a la hora de componer no era la persona adecuada para este grupo. Es algo parecido a lo que pasó con Skyward. Es un gran bajista, pero cuando nos centramos en hacer canciones preferimos no dejar que otras personas dirijan nuestra música. Esa es la razón por la que decidimos ser un trío y que Jeremy se encargase también del bajo. Por eso ha sido tan divertido hacer este disco, porque hemos podido liberarnos de la influencia de otra persona. Solamente nosotros, cómodos y con la intención de componer un montón de buenos temas". De todos modos, sorprende que Hoerner, cincuenta por ciento compositivo de la formación, no aparezca acreditado en el tema "Faces In Disguise", ni siquiera como intérprete. "Esa es una canción que Jeremy había compuesto para su disco en solitario. La tenía casi terminada. Intenté añadirle algunas cosas, pero él quería que se mantuviese como la tenía en su cabeza, así que poco había que yo pudiese hacer. La toco en directo, pero en el disco no me pareció buena idea al

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.