MISHIMA ES UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA LA HIPERACTIVA, AUNQUE COMERCIALMENTE IGNORADA, ESCENA POP BARCELONESA; OTRA OPORTUNIDAD PARA INTENTAR OBTENER, DE UNA VEZ POR TODAS, EL MERECIDO RECONOCIMIENTO POPULAR.

Pocas semanas después de haber presentado en vivo su “Lipstick Traces” (The Rest In Silence/K-Industria Cultural, 00) en la ciudad, David, cantante y guitarrista nos acerca un poco más al ambicioso debut de la banda. A su lado, en Mishima, Oscar, establecido temporalmente en Londres, encargado de esas cajas de ritmos que más de uno ya comparó (y créanme, bien) con The Magnetic Fields, Christian, guitarrista y también responsable desde su estudio de la grabación de este álbum, Marc a los teclados y Dani al bajo, estos dos últimos ex-miembros de Orange. “Las doce canciones de “Lipstick Traces” nos hablan de la perdida del amor y de la juventud como si de una misma cosa se tratara, provocando en su protagonista, un sentimiento de tristeza, que en su exteriorización puede llegar a lo patético, a lo ridículo. Aunque, hasta en esa locura, existe la posibilidad de crear un alter-ego (en este caso Doppelganger), un doble que nos acompañe, nos consuele…”.

“Las doce canciones de “Lipstick Traces” nos hablan de la pérdida del amor y de la juventud”

De esta entrañable historia destacaríamos, anulando por unos instantes, si se nos permite, su sentido global, algunos temas como “Time After Time”, una muy personal adaptación de la obra de Chet Baker, “if God gave me the power to sense beauty why does he condanm me to such a hideous life?”, la más accesible, single si lo hubiera, y “Covards”, otro perfecto ejemplo de la característica mezcla utilizada por Mishima entre instrumentos acústicos y bases electrónicas, que aquí utiliza curiosamente el catalán como idioma y a la que David dedica un pequeño comentario. “De la misma manera que Los Planetas han conseguido escribir en un buen castellano pop, que es muy difícil, supuso para mi todo un reto intentar hacer lo mismo pero en catalán (que es su lengua materna, aun siendo su madre holandesa)”. Influencias y comparaciones, como las en un principio mencionadas, suelen ser un eficiente recurso en este tipo de entrevistas a recién llegados, pero Mishima parece dejar muy clara su opinión sobre las mismas. “Indudablemente es todo un honor que utilicen nombres de la categoría de The Magnetic Fields, Divine Comedy o Arab Strab para referirse a nuestra música; creo también necesarias esas referencias para que el lector, en este caso, pueda hacerse una idea del tipo de música que va escuchar, aunque estoy seguro de que tales similitudes son debidas a que esos grupos crecieron musicalmente escuchando la misma música que nosotros”. “Lipstick Traces”, está distribuido por K Industria y editado por The Rest Is Silence, sello creado por algunos de los miembros de Mishima, (www.therestissilence.com). Compañía que, en un futuro, planea editar otros proyectos de sus componentes, como es el caso de Felicidad Blanch (Marc) o la inminente aparición del primer álbum de Songstore (Christian).