TODOS QUEREMOS TENER NUEVE VIDAS
Entrevistas / Sargento Garcia

TODOS QUEREMOS TENER NUEVE VIDAS

Don Disturbios — 26-02-1999
Fotógrafo — Archivo

Sentado en una terraza de la Plaça Reial de Barcelona espero con cierta inquietud la llegada de Bruno García. No, no es mi primera entrevista, mis nervios no son por novato. Lo que me sucede es que quiero causar buena impresión y a la vez tengo la esperanza de encontrarme con un buen tipo. Es muy importante que haya buen rollo porque muy pronto nos vamos a embarcar en una gira de diez días y siete actuaciones por toda la península y nada puede acabar mal por mucho que los propio Sargento García se empeñen en decir lo contrario.

Acabar Mal es el primer single de adelanto que ha enviado Chewaka, su nuevo sello, a nuestro cubículo.El tema se desliza a través del suave reggae jamaicano y juega hábilmente con un estribillo que se te engancha, obligándote a cantar y a bailar sin prejuicios. Bueno, en realidad uno no deja de sentir la fiesta a lo largo de los diecisiete temas de «Un Poco Quema’o», su nuevo trabajo. Una fiesta que recoge el reggae, el son cubano, la salsa y todos los ritmos calientes que Bruno ha ido absorbiendo a lo largo de esta década. (Bruno) «Empecé montando un grupo llamado Ludwig Von 88 que fue un grupo faro del rock alternativo francés. Éramos una banda que producía sus propios discos y que intentaba tener un control total de lo que hacía. La música era básicamente punk pero nos íbamos por muchos más caminos. Cuando hacíamos los temas reggae subían al escenario unos colegas con los que más tarde monté un Sound Sistema en el que empecé a cantar en castellano encima de versiones de singles raggamuffin y jamaicanos. Organizábamos fiestas y un día se me ocurrió incorporar al reggae ritmos latinos, son cubano y cosas así. Ese fue el inicio de Sargento García». De hecho existe un primer trabajo –«Viva El Sargento»- de Sargento García (en Francia siguen llamándose Sergent García) editado con la independiente francesa Crash. Un pequeño sello muy artesanal montado por un colectivo de gente del que Bruno forma parte. El disco está hecho en su casa, ayudado de samplers, pero cuando hay que plasmar esos temas en directo surge la necesidad de reunir una banda que le ayude en la tarea. (Bruno) «La banda que me acompaña se llama los Locos del Barrio . Hay dos percusionistas, una batería, un bajo, un pianista… Ahora hemos añadido tres metales y un cantante que es cubano y que canta conmigo. Son músicos parisinos experimentados en tocar unos música africana, otros jazz y otros música latina». Tanto el disco como el directo se nutren de esa vitalidad, de ese amor por vivir, por aprovechar, por pasarlo bien sacando el máximo jugo, la máxima excitación. Canciones como «Nueve Vidas», «Jumpi» o «Si Yo Llego, Yo Llego» te inundan de esa filosofía existencial. Pero también está la otra cara de la moneda… (Bruno) «Aunque la vida es dura también es muy corta y hay que aprovechar al máximo y pasárselo bien, pero a la vez debemos tener los ojos bien abiertos con lo que nos rodea e intentar cambiar las cosas para que sean cada vez mejor… Creo que nosotros, por encima de todo, lo que promocionamos es la relación entre la gente. Se suele tener cierta paranoia sobre lo que no conoces y nosotros queremos que la gente rompa sus círculos y que se encuentren, que conozcan varias tribus, digamos, del rock al reggae, de varias culturas diferentes y promocionar el mestizaje, que es lo importante». A estas alturas ya estoy mucho más tranquilo, la conversación fluye y los puentes del entendimiento se empiezan a tender. Mondo Sonoro también cree en la multiculturalidad, el respeto y el fin de las fronteras mentales como única forma para superar los conflictos eternos entre los poderosos y los desposeídos y es que nosotros, como Sargento García, también estamos un poquito quema’itos. (Bruno) «Me preocupa mucho el individualismo. El que la gente se cierre y tan sólo se ocupe de si mismo como reacción a los problemas diarios, el problema de encontrar trabajo, de vivir decentemente… En Francia hay mucho grupos de extrema derecha que están subiendo como consecuencia de la miseria y no me refiero sólo a la miseria económica, también a la intelec-tual. La falta de libertad, la educa-ción, todo esto es lo que nos preocupa… Pese a todo, nosotros intentamos hacer un psicoanálisis de esta situación y extraer lo bueno, aunque haya muchos problemas en los barrios, también existe en esos mismos barrios mucha gente que trabaja en proyectos muy diversos como montar un grupo, una obra teatral o llevar niños a África para que conozcan sus raíces. Muchas y muchas cosas que ayudan a mejorar día a día la situación». Gentes anónimas que trabajan, colaboran y se implican en un día a día del que todos somos responsables. Una responsabilidad que el Sargento, pese a ser el personaje malo del Zorro, no elude y encara en temas como «Oye Mi Bomba», «Llévale Mi Canto» o «Que Palique». Canciones que tienen algo que decir, que debemos escuchar. Un compromiso que no es nuevo en Bruno y que viene heredado de su pasado punk. Un compromiso que ha sido común a muchas bandas, aunque a la hora de hablar de Francia todos tenemos un gran nombre en la cabeza. (Bruno) «Mano Negra abrió muchas puertas en Francia. París es una ciudad muy cosmopolita y eso ayuda mucho. Puedes ir un día a ver a un grupo cubano otro día a un grupo de Pakistán y también es cierto que han salido radios promocionando ese mestizaje como Radio Latina o Radio Nova que siempre están al loro de nuevas tendencias». Un cambio que como me explica Bruno les ha permitido entrar en los barrios, algo que con su anterior propuesta musical no conseguían. (Bruno) «El mensaje que lanzábamos bandas como Ludwig Von 88 no llegaba a los barrios, no les gustaba a los jóvenes de origen africano y en cambio el hip hop sí ha calado… Nuestra propuesta como Sargento García sí que es capaz de entrar en los barrios. Muchos amigos africanos cuando escuchan mi música me dicen: ¡hay que bien!, me recuerda a lo que escuchaban mis padres, porque la salsa pegó bastante fuerte en África durante los años sesenta en países como Senegal o Mali. Había muchos grupos cubanos que iban a tocar allí y forma más parte de su cultura. Además también es música para bailar, y eso les entra de forma muy directa». Tan directa como que nosotros, desde hace días, no podemos dejar de mover las caderas. «Un Poco Quema’o» está publicado por Chewaka / Virgin.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.