Posiblemente el discurrir deseado por cualquier banda haga referencia a uno guiado por una fuerte personalidad pero siempre sujeta a evolución constante. Características que este sexteto vitoriano lleva ejerciendo desde su nacimiento, y que ahora, con su nuevo álbum “Sewed with Light” (estrenado en exclusiva en Mondo Sonoro), igualmente mantiene ese pulso como presenta una contundente y enigmática colección de composiciones que conforman un concepto global de carácter casi metafísico. Con un cada vez menos categorizable hard rock tintado de psicodelia y rock progresivo, la voz de Jony Moreno, a su vez también paulatinamente más libre para acoplarse a cada situación, nos desvela algunos de los secretos que esconde este intenso y fascinante trabajo…

“Sewed with Light” es vuestro sexto disco y un escalón más en una evolución musical marcada por esa personal fusión entre el hard rock y los cada vez más patentes ambientes progresivos y psicódelicos, ¿es esa la representación con la que la banda se siente más identificada?
Aunque suene manido no somos muy de etiquetas, y el motivo no es otro que lo más importante para nosotros no es tanto si sonar más psicodélicos o progresivos, sino hacer buenas canciones. Eso es algo que se puede ver en la producción y desarrollo de algunos temas de este “Sewed With Light”, que sinceramente no creo que encajen en los parámetros que estamos comentando. Pero reconozco que nuestra música pasa inevitablemente por esos lares, sin duda.

En estas nuevas canciones hay una muy alta presencia de los teclados y sintetizadores, ¿cuánta “responsabilidad” en esa mayor participación tiene la entrada en la banda de Javi Free?
Javi es un músico muy técnico y además muy metódico. En los ensayos su única preocupación era encontrar nuevos sonidos para el disco, y a nosotros nos encanta experimentar y probar, así que ha sido una gozada. Ha hecho un trabajo complejo y sin duda importante.

Otro elemento que me resulta muy interesante es el uso en varios momentos de coros, algunos casi operísticos, que le aportan profundidad y épica al resultado, ¿era algo con lo que teníais claro queríais contar o surgió de forma más improvisada?
La verdad es que contábamos con ello. Generalmente llevamos los temas muy pensados al estudio, y la idea de los coros en “Together” y en “Inner Dark” surgió en los ensayos. También la de una soprano la llevaba mascando hace mucho tiempo, y en “The End Of The Day” ha quedado espectacular. El problema habitualmente es convertir las ideas en realidades, pero aquí tuvimos mucha ayuda con la colaboración de Dzast Ahotsak que lo hicieron con mucho gusto y profesionalidad.

Entonces incluso temas de estas características, con cierta complejidad, los lleváis cerrados a la hora de grabarlos, nada de improvisar…
La verdad es que lo llevamos bien pensado, aunque siempre hay algo que descubres en el estudio, e incluso a veces metes un instrumento nuevo, pero la gran mayoría está pensado. Me imagino que antes cuando las bandas se tiraban varios meses para grabar los discos podías pensar de esa otra manera, pero nosotros vamos dos semanas y tenemos que tener todo bien atado para evitar sorpresas que alarguen la grabación.

La tensión y potencia que transmite el disco queda paralizada durante una preciosa lenta, “You Guess But You Don’t Understand”. Al margen de su propia calidad, ¿también hace la función de ofrecer un respiro a esas ambientaciones más cargadas y densas?
Lo veo exactamente así, y lo pensaba cuando en el grupo comentábamos el orden, que generalmente también se decide entre todos, o más bien se “negocia” entre todos (risas). Para mi ese tema es el ojo del huracán, y me alegra que lo comentes y también que la pusiéramos donde está.

Cerráis el álbum con “The Beginning”, que parece todo un compendio de las diferentes caras que puede admitir vuestro sonido: hay teclados, sintetizadores, electricidad, cambios de ritmo, muchísima épica..
Sí, es cierto, es el primer tema que compusimos para este disco. Lo llegamos a tocar en el concierto de despedida de la gira de “La lucha”, pensaba que no íbamos a conseguir la épica que en el disco finalmente tiene y que pedía a gritos, porque es un tema que habla del inicio de todo, de que una imaginación de hormigas como la nuestra permite interiorizar la creación del universo. Perdona si me pongo profundo…

Éstas son unas letras con carga reflexiva, expresadas bajo un plano simbólico, a veces casi críptico, y que conforman un significado global, ¿la forma de esos textos debía encajar con la propuesta musical?
Para mi tienen que encajar con la canción, y de hecho siempre los hago con la música, a veces te viene la inspiración y te encaja todo en cinco minutos y otras es un infierno. Aunque tengas pensado “voy a hablar sobre este tema…” puede que la música no se preste a ello en absoluto. Tienes razón en que las letras no suelen ser evidentes, pero todas tienen un sentido, no me gustan las letras abstractas.

“Salir de una situación a priori controlada aumenta la experiencia exponencialmente”

Habéis grabado en California con el productor Tim Green. No es la primera vez que os desplazáis, pero al margen de la valía de la gente con la que elegís trabajar, ¿hay algo también de buscar lugares, personas nuevas y participar de experiencias diferentes?
Hace poco lo comentaba y creo que aquí también tienes razón… A lo que yo me refería era a la palabra explorar, en todos los sentidos, salir de una situación a priori controlada aumenta la experiencia exponencialmente. Además, para una banda como nosotros ir a grabar a Estados Unidos era una deuda con nosotros mismos que había que cumplir, y hemos tenido la mejor oportunidad con “Sewed with Light”.

Vuestras portadas suelen ser bonitas y llamativas, como la de este nuevo disco, ¿es un elemento que también cuidáis y con el que jugáis para empezar a transmitir sensaciones?
Totalmente, para nosotros la portada ya es parte del disco en sí. Para que te hagas una idea de lo importante que es, para nosotros en alguna ocasión algún diseñador ha llegado a mandar más de veinte diseños porque no nos poníamos de acuerdo, cierto que no ha sido en esta ocasión, pero para que entiendas la importancia…

El disco ha sido editado por Underground Legends, una discográfica que a priori parece ideal para un álbum como éste, ¿fueron esos los motivos para decidirse para trabajar con ellos?
La propuesta que nos hicieron Underground Legends se ajustaba bastante a nuestra idea para este disco. Además llevábamos casi toda nuestra carrera trabajando de la misma manera, y queríamos un cambio, y por ahora estamos muy contentos.

Ser una banda formada por seis integrantes, ¿dificulta llegar a un entendimiento a la hora de compaginar esos diversos perfiles y opiniones o hay una distribución de papeles muy asumida?
Pues te engañaría si te dijera que es un camino de rosas. ¿Es difícil? Pues sí, pero la experiencia juega a nuestro favor y ya sabemos manejarnos unos a otros. Nunca nos hemos faltado al respeto, y en cuanto a la música las diferencias a la hora de enfocar una canción son puramente artísticas o creativas, somos amigos y nunca ha habido lucha de egos. Fuera de eso creo que no tenemos muchas diferencias en el día a día.

“La cultura se ha mercantilizado, se ha pasado de arte a producto”

Pertenecéis a ese tipo de bandas que acumulan excelentes críticas y cuentan con un considerable número de férreos seguidores. Viendo cómo funciona, y está, el mundo de la música, ¿consideráis que un grupo de vuestras características -que inevitablemente pertenece a un contexto underground- es en el único ámbito en el que puede aspirar a moverse y resulta difícil superar esas barreras para proyectarse hasta un público mayoritario?
Es una gran pregunta, pero con muchísimos matices… Desde donde yo lo veo, para llegar a un público mayoritario tienen que pasar al menos una de estas dos cosas: que tengas una gran promoción y el público te conozca, y/o que hagas música expresamente para ellos; y nosotros no cumplimos ninguna de esas condiciones. La cultura se ha mercantilizado, se ha pasado de arte a producto, por lo que no veo a una banda que hace temas de 7 minutos compitiendo con el último himno del perreo. Que hagas buenas canciones no es una condición indispensable, porque como puedes ver, a la gran mayoría de bandas con mucha promoción que hace música para el público mayoritario se le permite prescindir de la creatividad.

Son ya quince años de historia de la banda, cuando echáis la vista atrás, ¿veis muy diferente el presente a esos inicios en que os juntasteis unos cuantos amigos?
El otro día me hicieron una pregunta parecida, y la verdad es que te sientes como el abuelo de los Wherter’s Originals, pero debo decir que no, que yo no tengo la sensación de que hayan cambiado tantas cosas más allá de que nos hemos hecho adultos y lo que eso conlleva… La música ha estado con nosotros más de la mitad de nuestras vida, forma parte de nosotros y cada disco, cada gira, la enfocamos de la misma manera que la vez anterior. Sí te diré que cuando miro atrás tengo una sensación de plenitud, de que dimos batalla desde el principio y que por eso seguimos aquí y eso mola, la verdad.