El rock toma Unbe (II)
Conciertos / Ezdok Fest

El rock toma Unbe (II)

8 / 10
I. Bárbara — hace 1 año
Empresa — Ezdok
Fecha — 02 junio, 2018
Sala — Complejo Deportivo Unbe
Fotógrafo — David Mars

Tras la intensa jornada del viernes en la que la lluvia hizo demasiado acto de presencia (crónica aquí), el tiempo acompañó en la segunda, aunque con un ligero y muy breve xirimiri que simplemente se quedó en un susto, y el público pudo disfrutar al máximo de las actuaciones y la comodidad del recinto. La buena asistencia de público gracias a la meteorología y a la presencia de la banda euskaldun con más tirón, junto con un bonito listado de bandas de nivel, dejaron una brillante jornada en el precioso enclave eibartarra.

Por desgracia no pudimos llegar a primera hora al recinto y nos perdimos las actuaciones de dos bandas que teníamos muchas ganas de catar: los rockeros asturianos Comité Eléctrico y el power dúo instrumental madrileño Doble Capa. Un potente y apetecible aperitivo para los primeros minutos de una jornada que se presentaba muy larga e intensa.

Llegamos con los primeros acordes de Mud Candies (foto inferior), la banda bilbaína que transita por la órbita del bluegrass moderno, tocando estilos como el country, el rockabilly y el swing. Ahora ha pasado de trío a cuarteto y lanza en estas fechas su primer largo, “What’s the hell’s wrong with heaven?”. En algunos temas contó con la colaboración de Goiatz Dutoo de los gasteiztarras Moonshine Wagon al violín, cuya aportación elevó la intensidad de sus temas con sabor americano añejo. Una propuesta que gustó, hizo mover unas cuantas caderas y se despidió con “Live goes on”, uno de los dos temas de su demo del 2015 que ha rescatado para incluir en su LP.

Los siguientes en subirse al escenario fueron los gasteiztarras The Soulbreaker Company (foto inferior) que ofrecieron una intensa actuación, combinando momentos explosivos con otros más pausados. La veterana banda, con una trayectoria de más de diez años, nos presentará en octubre su esperado sexto álbum, “Sewed with light”, y el sábado ya dejó algunos aperitivos. Nos sumergió con magnetismo por un rock clásico con pinceladas de psicodelia y progressive, con su inmenso vocalista Jony Moreno haciendo de maestro de ceremonias, secundado en ocasiones por Txus, vocalista de los también gasteiztarras Arenna y Dr Sax. Destacaron los temas de su último trabajo, “La Lucha”, como su primer pelotazo “Black wool yarn”, con sus potentes riffs y marcados teclados.

Una de las propuestas que mejor sabor de boca nos dejó fue la de Melange, seguramente debido a que era una de las pocas que no habíamos visto en directo anteriormente. Nos resultó apasionante escuchar en directo las melodías hipnóticas de los madrileños, un emocionante rock progresivo salpicado de psicodelia, bossa nova y ritmos africanos, incluso música medieval y flamenco patrio. El sonido del cuarteto provoca que le vengan a la mente a uno una ran avalancha de influencias muy dispares. Continúan presentando su segundo álbum “ Viento bravo” y no faltaron temas como “Ruinas” cuyos redobles inauguraron su actuación, o la maravilla de “Río Revuelto”.

Kokein jugaban en casa y sabedores de la importancia de su actuación, ofrecieron una de las más destacadas del festival. Su vocalista Zaloa Urain, engalanada en un elegante vestido de lentejuelas, se mostró imponente sobre el escenario, y se erigió como una de las frontwoman más destacadas de la escena vasca. Tras 15 años en activo, el año pasado facturaron probablemente su mejor disco, “Lurphekariä”. Le metieron un buen repaso con algunos de los temas más destacados del álbum como “Beste behin” con el que empezaron, “Ohi duen bezala” o “Gaur”, y clásicos como “Lotuta egon arren”. No podía faltar la reivindicación contra la sentencia de los jóvenes de Alsasua, muy presente durante el festival.

Y entonces llegó para muchos el momento más esperado del festival. Berri Txarrak (foto inferior y encabezado) llegaba a Eibar con ganas de ofrecer en Euskadi su segundo concierto de la gira del gran “Infrasoinuak”, tras el histórico concierto que ofreció en marzo en el BEC de Barakaldo (crónica aquí). Poco o nada podemos decir del trío que no se haya dicho ya: es una máquina perfectamente engrasada y una fuente inagotable de creatividad. Tras volver a disfrutar de su directo por milésima vez, destacaría su entrega: da igual el lugar en el que actúen y el número de personas a las que se “enfrenten”, Gorka, David y Galder van a saltar al escenario a darlo todo como si fuera el concierto más importante de la banda. Y así lo hicieron, salieron a dar un buen repaso de su último trabajo con “Dardararen bat”, “Infrasoinuak”, “Spoiler”, “Zaldi zauritua”, “Beude” o “Katedral bat” con la que cerraron el concierto. Y, como no podía faltar, le pegaron un variado repaso a su extensa discografía, con dos ya clásicos de su triple disco del 20 aniversario como “Bigarren itzala” y “Lemak, aingurak” además de “Hitzen oinarri Ahula”, el hardcoreta “FAQ” del “Haria”, “Etorkizuneko aurrekari guztiak” del ”Payola” (con mensaje para la derecha incluido), del “Jaio.Musika.Hil” no faltaron el tema que da nombre al disco, “Zertarako amestu”, “Bueltazen” u “Oreka”, con sorpresa en el interludio: no sonó versión del “Kids” de MGMT sino el “David eta Goliath” de Su Ta Gar, un guiño a la histórica banda local y con reivindicación implicita ¡Momentazo! Y para rematar el concierto, clásicos de su primera época como “Ikasten” u “Oihu”, uno de los momentos álgidos del concierto junto con “Dena ez du balio” que contó una vez más en directo tras varios años (si no nos equivocamos) con la colaboración de Lete, bateria de Kokein y vocalista de Cobra, cantando el texto de Tim Mcllrath. Otro gran concierto de Berri Txarrak para variar.

El papelón de tocar tras Berri lo tenía Biznaga (foto inferior) y si había una banda que podía llegar y mantener el interés de la audiencia con su rabia y potencia era el cuarteto malagueño-madrileño con su punk 3.0. La verdad es que Biznaga es una de nuestras debilidades entre las bandas de la escena estatal, nos apasiona su cóctel de influencias punk y rock, sus textos, mala baba y ritmos acelerados. Los tres cuartos de hora que duró su actuación pasaron como una exhalación con temas de sus dos discos. Arrancaron con “Cul de sal” enlazándola con “Brigadas enfadadas” y posteriormente pusieron la carne en el asador con “Fiebre”, “Divino fracaso”, “No pretendas escapar” o “Nigredo”, entre otras. Remataron la jugada en modo arrollador con “Los cachorros”, “Maquinas blandas”, “Una ciudad cualquiera” y “Mediocridad y confort”. Comentaban que igual se tenían que venir a vivir a Euskadi viendo lo mucho que tocaban por aquí. Por nosotros, encantados.

El trío alicantino de post punk Futuro Terror (foto inferior), una de las bandas más interesantes del underground estatal, era la siguiente y llegaba a Eibar presentando su último trabajo, “Precipicio”. De dicho discazo sonaron, entre otros temas, los grandes “Precipicio”, “Aelita”, “Urgentes” o “El Paso Dyatlov”, además de joyas de su debut “Su nombre real es otro” como “Toynbee Idea”, “Futuro Terror” o “Salir de aquí” . Para destacar sus cambios de registro desde momentos más sosegados moviendose por terrenos punk-pop a otros espídicos punk rock.

Y cuando parecía que todo el pescado estaba ya vendido, llegó la “actuación” del festival (para nuestra humilde opinión, por supuesto). Ya nos habían advertido que lo de Cuchillo de Fuego era un tema serio, y se corroboró completamente. Ya no solo fue la actuación sino el ambiente que se generó gracias al público que aguantó hasta última hora, compuesto desde curiosos que no sabían lo que se iban a encontrar a acérrimos de la banda gallega y el staff, que disfrutó con una gran sonrisa y la sensación de un gran trabajo realizado. Lo del cuarteto de Pontevedra es una maravillosa locura; Hardcore, punk, rock…con unas letras irónicas para troncharse. El vocalista nos deleitó con una inconmensurable actuación. Su explicación sobre el dron invisible que les mutilaría si no dejaban de tocar a la hora indicada, inmenso. Con “Erasmus infinito”, “Hombre blanco” y “Nocturno” de su último trabajo ya nos tenían ganados, y con temas de su debut como “Electrónica Martinez”, “Estrella Park” y “Bouquet” nos conquistaron para siempre. El apoteósico final con “Forforcio” al grito de “Bárbara Rey”, “Yvonne Reyes “ y…”Somos los reyes de España”, nos dejo una sonrisa para los días posteriores y esa sensación de haber disfrutado no ya de un descubrimiento de los que te deja marcado, sino de un festival que se ha ganado un lugar especial en nuestro corazoncito.

Zorionak a los organizadores y esperemos que haya Ezdok Fest para muchos años más.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies