Un nuevo disco de Cooper no es más que una excusa para salir de gira y que los medios no le perdamos la pista. “Aeropuerto” (Elefant Records), sin presentar novedades estilísticas, arrebata el corazón de los que disfrutamos de las melodías perfectas. Cooper, la mejor banda de power pop nacional.

El camino de baldosas amarillas que va desde mi despejada calva hasta las canciones que me hacen olvidar mi moderna existencia y ser una persona normal de nueve a seis, no solía pasar más allá de Glasgow. Con el tiempo y algo de esfuerzo, abandoné tan poco edificante elitismo, pero siempre hubo una excepción: Alejandro Díez, ya fuera rozando el éxito mainstream en los ochenta al frente de Los Flechazos o desde principios del siglo XXI bajo el nombre de Cooper y planteándome un severo problema moral cada vez que saca un disco.

“El pop ha perdido la capacidad de sorprender, pero no la de emocionar”

¿Es dueño de la fórmula mágica para componer pequeñas maravillas pop o se repite más que un gazpacho pasado de ajo? Lo cierto es que cada nuevo álbum es un diminuto manual de cómo transformar tres minutos de canción en una experiencia casi mística y el pop, queridos lectores, es algo de sensaciones. “El pop ha perdido la capacidad de sorprender, pero no la de emocionar. La sorpresa está en el que la escucha. Franz Ferdinand son los Talking Heads de ahora, y para una generación han sido un descubrimiento a través del cual han llegado a otros grupos similares. En el fondo lo que importa son las canciones. Si te gusta es suficiente, sea lo que sea”. No son, pero nunca lo fueron, buenos tiempos para un grupo como el suyo, y aun así con cada single consigue colarse en los primeros puestos de las listas de ventas. “De los tres singles anteriores al nuevo disco, el tercero fue número uno siete semanas. Ahora han cambiado el sistema porque les debió parecer muy raro. Empezaron a contabilizar las descargas por Internet, así que ahora estarán los de los politonos. Renunciar al soporte físico no tiene sentido para mí. Ha sido muy satisfactorio haberlo hecho con sus propias reglas y habernos situado por encima de artistas con fuertes campañas promocionales porque la gente siempre ha comprado lo que han dado, en eso también tenemos responsabilidad los que hacemos música”. Si fuera tan fácil… el problema es que muchas veces hay que bucear tanto para encontrar algo decente que uno pierde la esperanza y se queda con lo primero que encuentra. “Aeropuerto” es un paso más en la idea de Alejandro de ir editando Ep´s mientras que su compañía se lo permita. “Hay cuatro temas nuevos que he grabado con la misma banda que antes. Uno se llama ´Hyde Park´ y es la primera canción conscientemente nostálgica de Cooper. Es la que abre el disco y nos fuimos a Londres a grabar el vídeo. La última es ´La edad de la inocencia´, hay otra que se llama ´Lisboa´, y una versión de Nacha Pop, ´El sueño´”. Seguramente Cooper estarán actuando en más de un festival veraniego, pero parece que es complicado que tengan repercusión fuera del país. “En el sello están muy ilusionados con sacar el compacto en Italia y vamos a tocar en un festival en Inglaterra, pero Cooper no es Los Flechazos, que estaba dentro del circuito mod y podíamos ir a cualquier sitio. Creo que la barrera del idioma es demasiado importante”.